Dios, te suplico cura a Chávez

En todos los asuntos importantes en la política economía, cultura, tenemos que dar un salto en la oscuridad y hacemos una elección, vacilar es la respuesta a nuestra elección, pero, sea lo que sea por lo que adoptemos, al elegir asumimos los riesgos, si un hombre y una mujer deciden volver la espalda a Dios y al futuro, nadie puede impedirlo tampoco nadie puede probarlo de forma indubitable que está en un error.

Si esa persona piensa de forma diferente y obra en consecuencia yo no veo como nadie pueda demostrarle que está equivocado, a cada cual le corresponde actuar como le parece mejor, si se equivoca tanto peor para él o ella y, aun cuando no sabemos con certeza acerca de Dios, en estos momentos te pido por la salud de Chávez, es obrar en busca de lo mejor por tu pueblo, pero, si tu muerte pone fin a todo sepamos que podemos morir defendiendo la revolución.

Si hemos de discutir este asunto debemos admitir la posibilidad que Chávez siga vivo, es lo que todos nosotros deseamos, y la persona que así opine necesita ir mas adelante con Dios, es una importante opción de importancia vital de no ya Chávez es eterno.

En la medida del bien para la revolución y para Chávez, Dios no es una cuestión impuesta, hasta don Pepe Mujica ateo confeso visito a Dios para pedir por la salud de Chávez; el resto no podemos permanecer escépticos debemos esperar un milagro porque las constantes cirugías hablan por la ciencia, una luz nos hace falta. De esa forma evitaríamos el error si Dios fuera algo falso, perderíamos el bien si fuera algo verdadero, con la misma seguridad que si positivamente escogeríamos no creer, así, el escepticismo no es evitar una opción es más bien la opción por un determinado riesgo y ese riesgo presidente Chávez es, que te veamos el próximo 10 de enero en la Asamblea para proclamarte una vez mas presidente de Venezuela y líder de los revolucionarios, esa es la verdad que me preocupa camarada por el riesgo de perder tu verdad para siempre por uno o dos actos públicos que merman su salud camarada presidente.

No se trata si Chávez llega al 10 de enero porque así será para ser proclamado presidente por 6 años más, se trata del entendimiento de una pasión revolucionaria dicte una ley más allá de la ciencia que es lo que verdaderamente garantiza la sabiduría suprema de Dios, no un engaño por engaño ¿qué prueba tenemos de que un engaño debido a la esperanza sea peor que uno debido al miedo? Yo no veo ninguna diferencia y me niego a obedecer el precepto científico respecto al cáncer cuando muchos se han curado, muchos lo han hecho, así mi interés es suficientemente importante para darme el derecho a escoger mis riesgos personales.

Si Dios es verdadero y, sin embargo, la evidencia en favor de él no es aun suficiente yo no quiero perder el derecho a la única oportunidad que tengo en la vida para pedirle a Dios que cure al presidente Chávez y a todos los que sufren esta enfermedad o, de lo contrario, que tome mi vida por la del presidente aun cuando me exponga aun grave error porque mi vida no vale tanto en estos momentos como la de Chávez. Millones te necesitamos camarada para sacar adelante la revolución, no es una solicitud pasional ya que considero a los pueblos de la región desde este nuevo ángulo de Dios, profético y acertado.

Todo esto en el supuesto de que realmente sea cierto y profético y de que, aun para nosotros que estudiamos el tema la religión de Dios no sea una hipótesis sino que pueda ser algo vivo, verdadero con Chávez porque los pueblos te necesitan.

De esta forma para la mayoría de nosotros Dios se presenta como una forma más avanzada, coloca un veto aún más ilógico a nuestra fe porque las religiones son el opio de los pueblos por todo lo que culturalmente representan para la moral y la ética, así, las revoluciones dejan de ser para nosotros un puro algo para ser un alguien con Chávez, Correa, Evo, Mujica, con ellos, cualquier relación de cambio con los pueblos se hace presente.

Tiempo en el que en cierto sentido somos porciones de gentes que mostramos una curiosa autonomía, soberanía y libertad como si fuéramos pequeñas revoluciones, activos por nuestra cuenta, sentimos también como si el llamado a Dios nos sirviera para consolidar la revolución, sentimos eso, porque, es verdad, no estamos preparados a seguir sin Chávez, y ese su más grave error.

Este es un sentimiento más agudo desde hace un año y medio, nos viene impuesto y sabemos de dónde de prestar a los pobres un mejor servicio, a la integración regional una mejor dirección y a los gobiernos de Correa y Evo, un mejor soporte revolucionario, y con el servicio de un Dios milagroso y revolucionario, permitirá, a nuestra lógica y a nuestra vida un mejor desarrollo y crecimiento.

Es difícil evitar esta lógica pero la libertad de creer abarca varias situaciones que el entendimiento por sí solo no puede entender, las opciones religiosas no parecen un absurdo a aquel que las tiene como objeto de su consideración.

Sin embargo, es un error aceptar que Dios le pertenece solo a las religiones. El intelectualismo puro con su veto contra los avances de nuestra voluntad no lo puede permitir sería un absurdo y lógicamente requiere de nuestra participación para arrebatar esa creencia a las religiones porque Dios no es una propiedad S.A. Además, las religiones hace rato perdieron afinidad con la gente, de aquí que yo y muchos mas no aceptemos a las religiones por hipócritas y falsas, hay que buscar la realidad con el intelecto.

En el caso de Chávez y en el del pueblo por el socialismo estamos poniendo nuestra vida de por medio con la oposición y con los EEUU, no podemos perderlos de vista, al contrario, es nuestro deber respetarlos como enemigos y respetar nuestra libertad, con ello lograremos conformar una Republica revolucionaria e intelectual tanto en el terreno especulativo como en el práctico.


[email protected]>

Esta nota ha sido leída aproximadamente 951 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /actualidad/a156141.htmlCUS