Para la sanación del comandante presidente Chávez

Las palabras ejes fundamentales de la metáfora cantada como fuentes de poder...

En nuestras culturas latinoamericanas, Caribeñas y Oceánicas y en especial en nuestra querida Matria Venezuela, se posee una alta consideración al poder de las palabras, ellas son un poder activador de energías internas y externas que se van vinculando con sus pares, ¡si¡ a través de las palabras, activamos sentimientos positivos, sueños, pensares maravillosos pero también pueden activarse sentimientos negativos y nefastos, la fuerza imántica de la palabra atraerá esas energías hacia quien las emite, la fuerza imántica de las palabras atraerá hacia nosotros todo lo bueno, lo placentero, las esperanzas pero también puede atraer las cosas malas que expresemos.

“…las palabras constituyen el poder que tienes para crear, Son un don que proviene directamente de Dios…- Las palabras no son sólo sonidos o símbolos escritos. Son una fuerza; constituyen el poder que tienen para expresar y comunicar, para pensar y, en consecuencia, para crear los acontecimientos de tu vida.” (Ruiz, 1998.Pág.51)

Las palabras son los ejes fundamentales de la metáfora, y la fuente de poder del canto esta conformada por éstas, una gran mayoría de los procesos de sanación recurren al canto como elemento para la mediación de sus conocimientos, metáforas cantadas van hilvanando percepciones e interpretaciones del mundo, sobre el mundo físico, tangible, pero también del mundo intangible, espiritual, simbólico; de manera que la metáfora cantada va contribuyendo con la construcción de conocimientos y saberes de los sujetos, sea signado por una intencionalidad pre establecida por un grupo, o auto construida por si mismo en relación con los otros y las otras. En fin las metáforas en general y en especial las cantadas pueden contribuir al reconocimiento de las potencialidades del pueblo, entre las cuales se encuentra el poder de la sanación, hecho que hemos vivenciado a través de múltiples expresiones del pueblo venezolano elevando sus oraciones, cantos, mantras, pidiendo por la recuperación del Presidente Chávez, expresiones vueltas metáforas que permiten fortalecer la esperanza en las transformaciones, en fin metáforas para la liberación.

En el proceso de transformación que vive nuestra amada República Bolivariana de Venezuela, vemos constantemente como surgen del pueblo metáforas diversas que van tomando fuerza y nutriendo este proceso revolucionario, muchas retomadas del imaginario colectivo, de la memoria histórica del pueblo: “…esta revolución busca la máxima suma de felicidad posible para el pueblo”, “…la revolución avanza a paso de vencedores”, “Patria socialismo y vida”, “Chávez corazón del Pueblo”, “ Chávez somos todos” entre muchas otras que nos dan cuenta de cómo el poder de las palabras esta estrechamente vinculado con el poder político expresado en el ser y hacer del pueblo. La expresión emanada de nuestro Comandante presidente Hugo Chávez “Viviremos y venceremos” lleva implícito un conjuro contra la muerte, contra la mala vibra, contra la dominación que impera al sentirnos tristes por la posibilidad de una perdida, contra el “encaprichamiento” que dicen nuestros viejos cuando una persona se enferma y se deja llevar por la angustia, la desolación y la desesperanza, un conjuro que está en la palabra de millones no sólo en nuestro país sino en el mundo, en lenguas diversas, en oraciones diversas, en múltiples capillas, en complejidades de religiones y religiosidades, en reuniones compartidas y colectivas de feligreses de religiones que en otras latitudes seria imposible observarlas, en el sentir de miles de Ateos que han encontrado como vía de comunicarse con el ser supremo a través de la palabra sensible y llana al pedirle la sanación de nuestro presidente.

Es importante destacar que las metáforas también pueden servir para la dominación, muestra de ello podemos observarlo en múltiples intentos mediáticos en nuestro país, en trasmitir mensajes a través de metáforas visuales, sonoras, habladas, vinculadas a la guerra, a la destrucción, a la desesperanza, a la frustración, a la confusión, intentos diversos para que no logremos centrar (nos), para que no logremos vernos como pueblo en nuestras potencialidades, y se adentren en el imaginario colectivo para agudizar las contradicciones alrededor de la construcción del socialismo del siglo XXI.

De allí la necesidad que fomentemos dentro de los espacios educativos, culturales y sociopolíticos y en general en todos los espacios cotidianos donde nos desenvolvamos, el saber leer “entre líneas”, el saber mirar, el saber intuir, el saber sentir, el saber escuchar los silencios, el saber escuchar el sentido de las palabras, el saber escuchar nuestro cuerpo, nuestras emociones, el saber escuchar el sonido de la naturaleza, el saber escuchar los mensajes de las manos, en fin el saber escuchar a los otros, para descifrar y comprender los conocimientos y sentimientos que llevan implícito los mensajes. Si nos adentramos a este mundo del saber, seguramente podremos interpretar los mensajes y dialogar mucho mejor con los otros e incluso buscar estrategias para enfrentarlos.

El trabajar la mediación pedagógica de las metáforas y en especial las metáforas cantadas brinda una posibilidad extraordinaria para el análisis y reflexión critica de la realidad, a través de ellas podemos dar respuestas o plantearnos nuevas interrogantes en torno a mensajes diversos, además haciéndolo ejecutaremos una acción que nos producirá placer y fomentaremos el sentir placer en los otros y otras ante el bálsamo de los sonidos melódicos de las palabras, las cuales no podemos seguirlas viendo o escuchando como fragmentos de una historia, sino como parte de una integralidad.

“Podemos emplear el sonido curativo en la meditación y en la vida cotidiana. Cantar es sencillo y accesible a todos, pero cantar prestando atención a lo que se esta haciendo puede ser un poderoso medio curativo” (Thondup, 164)

Debemos preguntarnos ¿a que fuente de poder estamos fortaleciendo con nuestros mensajes: escritos, hablados, cantados, poetizados, danzados, pintados, musicalizados, etc.? este proceso revolucionario venezolano esta propiciando la democratización del conocimiento, la participación activa y protagónica del pueblo a través del poder popular, la contraloría social en todos los ámbitos, por ello es importante reflexionar nuestro papel al contribuir con generar ese cambio profundo, no sólo en lo que hablamos y decimos, sino en cómo lo hacemos, en cómo lo trasmitimos, no podemos hablar en pro de la revolución utilizando el lenguaje y las metáforas de la dominación, no podemos hablar en pro de la revolución teniendo comportamientos y practicas de la colonización, participando en hechos deshonestos, no podemos hablar en pro de la revolución buscando el protagonismo individual cuando la participación protagónica es de todo un pueblo que dijo basta, a la representación de unos pocos que querían hablar y decidir por él, tal como nos lo dijo el Che Guevara en 1960:

“Lo que nosotros tenemos que practicar hoy, es la solidaridad. No debemos acercarnos al pueblo a decir: Aquí estamos. Venimos a darte la caridad de nuestra presencia, a enseñarte con nuestra presencia, a enseñarte con nuestra ciencia, a demostrarte tus errores, tu incultura, tu falta de conocimientos elementales”. Debemos ir con afán investigativo y con espíritu humilde, a aprender en la gran fuente de sabiduría que es el pueblo.”

Asumamos con mucha responsabilidad los mensajes que lanzamos al viento

“…necesitamos un cambio fundamental en nuestros pensamientos, percepciones y valores.-Los albores de este cambio, de este desplazamiento desde una concepción mecanicista a una concepción holística de la realidad, se dejan ya sentir en todos los campos, y van a presidir muy probablemente esta década.” (Capra, 1981)

El pueblo venezolano y los pueblos del mundo, lanzamos nuestros, cantos, poemas, oraciones y plegarias por la salud y sanación de nuestro amado presidente Chávez, lanzamos en miles de idiomas el conjuro contra la muerte y la desesperanza, lanzamos nuestro conjuro contra el Capitalismo y todas sus expresiones de mercado, nuestro conjuro contra las expresiones de odio y desolación que algunos medios privados de información han difundido las 24 horas del día, nuestro conjuro a favor de la vida, lo esparcimos a través de los cuatro elementos: Agua, tierra, viento y aire en éste día 16 de Diciembre donde el pueblo venezolano una vez más decidirá de manera democrática los destinos del país a nivel regional. Nuestro conjuro llegará a los confines de la tierra pues lleva dentro el fuego sagrado de nuestro amado Simón Bolívar.

[email protected]

16 de Diciembre 2012

DIALOGO CON LOS AUTORES



CAPRA, FRITJOF (1998) La trama de la vida. Barcelona: Editorial Anagrama.
España.
RUIZ Miguel (1998) Los cuatro acuerdos. 7ma edición. Ediciones Urano S.A. Barcelona.
THONDUP Turku (1997) El poder curativo de la mente. La salud más allá del cuerpo. Ediciones B, S, A. Barcelona


Esta nota ha sido leída aproximadamente 817 veces.