Me duele mucho Chávez pero más la corrupción

Entre la alegría del retorno del presidente de Cuba, entre chistes y anécdotas simpáticas, y la tristeza profunda por la infausta noticia de la dura recaída, de lo que les oímos alguna vez a unos médicos que ese cáncer (según en la pelvis) es reiterativo, que la única opción es cortar una sección muscular que inutilizaría una extremidad de Chávez. Apartando el dolor que nos inunda que nos hace pensar en la unión política tanto del Polo Patriótico como de los independientes con criterio de humanidad y solidaridad que siguen siendo mayoría, estamos seguros de que invocando a la energía positiva de los patriotas, los que le agradecemos ser parte de un país soberano, y apegado como es el Presidente a su fe cristiana y a la devoción a sus santos, confiamos en que regresará a continuar trabajando por todos los venezolanos y extranjeros que aquí habitamos.

En caso de que la operación le elimine un miembro, una extremidad, una pierna, considero, en mi humilde opinión, que Chávez puede seguir gobernando porque continuaría con su lucidez, su brillantez mental, su condición visionaria, su liderazgo internacional porque es único en el planeta Tierra. Y recordamos el ejemplo de Franklin Delano Roosevelt que fue presidente de USA reelecto 3 veces y padecía de para lisis en las piernas, me permito anexar lo que busqué en Google: “En agosto de 1921, mientras la familia Roosevelt estaba de vacaciones en la isla de Campobello, New Brunswick, Franklin enfermó con poliomielitis, una infección viral de las fibras nerviosas de la columna vertebral, que probablemente contrajo nadando en el agua estancada de un lago cercano. El resultado fue que Roosevelt se quedó total y permanentemente paralizado de cintura para abajo. Al principio, los músculos de su abdomen y la parte más baja de la espalda también se vieron afectados, pero más tarde se recuperaron. De esta forma, podía levantarse y, con la ayuda de muletas, mantenerse de pie, pero no podía andar. Al contrario que en otras formas de paraplejia, sus intestinos, vejiga y funciones sexuales no se vieron afectadas. Sujetando sus piernas y caderas por medio de abrazaderas de hierro, aprendió a caminar distancias cortas girando su torso mientras se apoyaba con un bastón. Usaba silla de ruedas en la intimidad, pero se cuidó mucho de ser visto en público con ella, aunque en ocasiones apareció con muletas. Normalmente se mostraba de pie, mientras se apoyaba en un lado en uno de sus hijos”

Se trata del único presidente, tras romper la tradición establecida por George Washington de no ser elegido por más de dos mandatos (o no reelegirse más de una vez), que ha gobernado durante cuatro mandatos (1933-1945). Le sucedió en el cargo el entonces Vicepresidente Harry Truman a quien poco conoció en vida. Y lo veíamos junto a Churchil y Stalin , siempre sentado en su silla de ruedas oculta. Entonces ¿no puede Chávez con algún impedimento físico gobernar un País ya encaminado en el desarrollo integral?

El verdadero cáncer que debemos quitarnos, además de la ineficiencia que Chávez destacó, es el de la corrupción, en cualquiera de las formas y en todos los niveles, a sabiendas que fue la más acentuada herencia negativa de todas las que nos dejó la vieja democracia bipartidista adeco-copeyana, tal como las que denuncié en artículos anteriores, claro solo para que las investiguen ya que me las suministraron unos conocidos escuálidos. Y es que es la única forma de enterarnos ya que los “pseudorevolucionarios” hacen negocios a placer con aquellos a quienes no les interesa denunciar ya que es una manera de hacer negocios sin tener que ser revolucionarios. Y porque esos pseudorevolucionarios no son pendejos para establecer contactos, mucho menos negocios y peor, negocios ilícitos o trajines con revolucionarios serios. Y recurren a los escuálidos. Estos gozando se burlan y comentan con razón que ahora la corrupción sigue. Yo con mi viajadera a Anzoátegui me contacto con tutilimundi, mi función mental de viejo fablistán me lo permite y como saben que no escribo en ningún medio impreso de circulación física, y no leen estas páginas, sueltan prendas para demostrar algunas cagadas del gobierno. Luego de las elecciones, como es lógico, ampliaré algunas pero la que debe ser investigada con urgencia es la de algunos funcionarios del Seniat en este estado, por lo menos que me lo han dicho. Después de los artículos donde mencioné algo del Seniat, este fin de semana me echaron un cuento de alguien que tuvo la oportunidad de estar en la zona del complejo Turístico El Morro, done se dice que está la mayor lavadora de dólares de Venezuela (todos el mundo habla de ello y no conocemos de ninguna investigación), y fue a una casa donde el “funcionario” mostró aspectos de sus actos de corrupción y me dijo el visitante que luego al finalizar te digo de quien se trata, finalizó el cuento de los aspavientos de riqueza y me dijo: es un fiscal del Seniat.

Así como nos preguntábamos ¿por qué no empleamos en algo a Eduardo Samán? ¿Existe el Indepabis de antes? Como mencioné en los anteriores artículos muchos piensan que Vielma Mora en vez de gobernador debería volver al Seniat. O que cabello se ponga las pilas y no esté creyendo en todos sus funcionarios, hay muchos serios pero también los hay dañados. Cámaras y grabadoras con ellos. O peines, como los llaman

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 2160 veces.

Simón E Lacise R


Visite el perfil de Simón Lacise para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.