Bien dice un dicho: los militares no tienen más domicilio que sus banderas


En todo estado incluso en el estado burgués, siempre se ha visto que el aparato o poder militar va subordinado al aparato o poder civil como aparente muestra de democracia, de ese modo esto quiere decir que si en un estado donde la burguesía predomina sobre sobre el proletariado tendrá el control del poder militar para sofocarlo y reprimirlo lo cual hace a dicho aparato o brazo armado cómplice u operario motriz de una dictadura que se disfraza de democracia que es la alternación en el poder de las oligarquías de diferente color partidista, ya que por los medios que tengan a su alcance los estamentos castrenses están ligados a su ideología burguesa por medio de la penetración de un modelo doctrinario y educativo a su favor y dicha doctrina ideológica se vuelve su bandera, hay que aclarar no todos son receptivos a dicha ideología burguesa

También es preciso anotar con importante resalto que en el estado popular o socialista; el aparato o poder militar va de la mano con las aspiraciones del pueblo, va subordinado al mandato de las mayorías y ha de obedecer un nuevo estado de transformación social y estructural de las instituciones cuando estas pasan al proceso de transición política del viejo estado burgués al nuevo estado el estado popular y socialista, por lo tanto en el socialismo si existe cohesión entre el binomio pueblo- fuerzas armadas, ya que los estamentos castrenses pasan a tener un cambio ideológico a favor del proletariado y/o clases populares así pasan a que sus banderas sean la defensa y consolidación constante de las aspiraciones populares para la patria.

En Colombia las dictaduras oligárquicas aparentan tener fuerza precisamente porque se sostienen en la sumisión y subordinación que les emana el poder militar y el poder de los órganos paramilitares, por lo tanto si en un estado como el nuestro donde ha predominado el mandato de la burguesía; poco ha contribuido a cambiar la realidad social la existencia de movimientos populares pacíficos y otros armados precisamente por la fuerza que dicha clase tiene, y pareciera que esperanza de cambio estuviera muy lejos por cualquiera de esas dos vías, es esencial intentar correrle la silla sobre la cual se apoyan los burgueses y esa silla es las fuerzas armadas, si un pueblo o una parte de este como tal que intentase fraccionar la disciplina, las reglas y dividir a dicha silla, sensibilizándola y llegando al corazón de ella para que se ponga de su parte , es muy posible, demasiado posible que una parte de dicho aparato militar pueda contribuir a la instauración o por lo menos ser la antesala que podría conducir a las masas a un estado de transformación social, en donde por supuesto un nuevo foco insurreccional pueda y ha de crearse, de todos modos si dicha parte del aparato castrense llegase a contribuir al pueblo a la toma del poder lo cual hace necesario para este fin la activación previa de un mecanismo de penetración ideológica para llamar la atención de las masas castrenses, en ese caso dado de que esto se llegase a dar, es claro que una vez dado el posible estallido social, debe haber un estado de transición donde las cabezas de dicha parte castrense junto al pueblo hagan parte de un gobierno de transición, pero cuando dicho estado de transición pase, el poder gubernamental tiene que pasar a estar regido por el poder civil para sostener el equilibrio ejemplarizante de una nueva democracia, la democracia popular y verdaderamente participativa, de otro modo si dicho foco insurreccional llegase a fracasar la moral de la burguesía podría verse diezmada y muchos de sus actuales títeres serviles que aleguen ser institucionalistas o constitucionalistas podrían verse seducidos o atraídos hacia los orígenes, el mecanismo y las propuestas de dicha acción cívico-castrense rebelde y de ese modo pasarse y sumarse a las filas del foco insurreccional novedoso para ellos y así finiquitar las pretensiones que se tengan sobre un nuevo modelo de estado y nación.

[email protected]


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1195 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales


Manuel Andres Ibarra


Visite el perfil de Manuel Andres Ibarra para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.



US Y /actualidad/a156015.htmlCUS