Dolor pero con fortaleza como los grandes pueblos

Pildoritas 146 (año V)


Hoy, hay que reconocerlo, esta Patria pasa por un trance que llega hasta el extremo de helar nuestros huesos, o mejor para ser exacto, la mayor parte de esta Patria y buena parte de la Patria grande, América, expectante ante la posibilidad de que un ser que desde que apareció en escena, conquistó millones de corazones, con su actuación poco común en la mayoría de los humanos y más aun en personajes que por circunstancias de la vida o por predestinación ocupan lugar preponderante en la sociedad y la vida de los pueblos, hoy con el corazón latiendo más rápido, con la angustia que nos embarga, como a una familia gigantesca que supera los ocho millones de adultos y millones de niños, niñas y adolescentes nacidos y nacidas en revolución aquí, y muchos millones en el mundo, lloramos y oramos porque ahora, cuando existe la posibilidad de no tenerlo entre nosotros físicamente, es cuando nos percatamos del profundo amor que él nos ha dado y de cuántos sacrificios, hasta el de ofrendar su propia vida por nosotros ha hecho y aun sigue haciendo desde su lecho de enfermo.

Quizá no es exagerado afirmar que lo que sucede en esta Patria de tantos héroes, es algo que si se busca en la historia de los pueblos, no ha sucedido, porque ver a un pueblo como aquí, en la calle, llorando y orando, en vigilia, no es común y sucede porque existe un ser de la dimensiones del comandante Chávez, capas de inspirar tanto amor y tantos sentimientos de solidaridad, que llegan hasta el poder oír expresiones de venezolanos, ofreciendo a Dios su vida a cambio de la de él, a quien ya el pueblo considera más que un presidente, un padre, un segundo Libertador, todo logrado por su obra, por su entrega, por su prédica y práctica en beneficio de los humildes, con un lenguaje similar al de el gran Jesús de Nazaret, que después de más de dos mil años, recibe en toda la tierra el amor y gratitud de millones de seres que creyendo en su palabra como en la de este digno hombre, no olvidan ni olvidarán todo lo que hizo por nosotros y sigue haciendo, y el legado eterno de sus enseñanzas.Quienes desde sus posiciones mezquinas, egoístas, al lado de aquellos que durante todos los tiempos han abrazado los designios del mal, que aquí los hay, y en varias oportunidades han mostrado sus fauces sedientas de sangre, están a la espera de que nuestro amado Presidente sea derrotado por la muerte, creyendo que con ello pueden lograr sus objetivos perversos de regresar a revertir la inmensa obra acumulada en esta hermosa revolución hecha a pulso por él, se equivocan como ya se han equivocado cuando este hombre inmenso a la vanguardia, los ha derrotado en todos los frentes pero que además nos enseñó a ser todos él, y por ello si se atreven nos encontrarán como millones de Chávez dispuestos a no dejar afectar ni una milésima nuestras conquistas y seguros de que esta vez la República, no se va a perder porque ya se ha consolidado para siempre con la inspiración de nuestros héroes, libertadores de siglos pasados y ahora la de este digno heredero de aquellos que es Chávez, quien como ellos nos ha dado la libertad y completado la independencia truncada por aquellos que aun en este siglo conservan herederos de su maldad para con los pueblos que luchan por su liberación.¡Si vienen, nos van a encontrar a todos convertidos en Chávez y no pasarán!

[email protected]


Esta nota ha sido leída aproximadamente 743 veces.