Ser optimistas

No recuerdo en que reflexión de Fidel, probablemente una sobre el cambio climático, leí que el ser humano mientras tiene vida está obligado a ser optimista y esperar siempre lo mejor del porvenir; es así como los revolucionarios tenemos que actuar hasta en las más difíciles situaciones, yo profundizaría mas el concepto asegurando que no basta con ser optimistas, además no debemos permitir que esos momentos nos detengan, pues nuestro deber primordial es permanecer luchando y hacerlo con la alegría característica que es propia de aquellos que buscan una vida mejor o como diría “El Comandante”, la lucha para “Vivir Viviendo”. También vino a mi mente una idea expresada por Cristina Fernández, de quien me declaro admirador, en la oportunidad en que UNASUR realizara un homenaje a su amado Néstor, ella expreso: “El vivió profundamente y siempre al máximo y pienso que de otra manera no hubiera podido seguir viviendo”, expresando así una sabiduría llena de amor; así que veo que la capacidad que poseen los revolucionarios de ser optimistas es infinita y tenemos que trabajar todos en preservarla.

Por otra parte, el verdadero amor en todas sus manifestaciones es optimista, esto se evidencia en el comportamiento de los hombres y las mujeres que llevaron y llevan sobre sus hombros, el pensamiento y la acción revolucionarios de la humanidad, que son en definitiva los que hacen avanzar la historia hacia rumbos mejores. Uno de esos hombres especiales y mas que esto yo diría “Extraordinario” es nuestro “Comandante Chávez”, que ha hecho historia en el poco tiempo como dirigente conocido en el mundo, al punto que se ha convertido en un conductor político de importancia planetaria, que sirve de referencia a los procesos revolucionarios de todos los continentes; por eso y porque para nosotros en Venezuela y mas allá en Latinoamérica su presencia es vital; es necesario ser optimistas y generar un gran movimiento que lo cubra con el amor que sentimos por él; así la vida y nuestra querida hermana Cuba, nos lo devolverán sano y salvo, para que siga conduciendo nuestros destinos con ese fervor patriótico y revolucionario que lo caracteriza. De esta manera, estamos obligados a ser optimistas y más aun tenemos que profundizar en nuestra fe espiritual, para que creemos una fuerza multiétnica y pluriespiritual, que salven de una vez a nuestro “Comandante Chávez” de esta amenaza a su existencia física; porque sabemos que desde otro punto de vista, tiene ganado el sitial, conductor y líder fundamental del “Socialismo Bolivariano del Siglo XXI y de la Revolución Bolivariana” para Venezuela y Latinoamérica y en definitiva para la humanidad. Por todo esto y porque el amor tiene que ser más fuerte que el odio, estamos obligados a ser optimistas y tener fe en que el 10 de Enero de 2013, asistiremos a la juramentación de Chávez en la Asamblea Nacional como presidente reelecto de la Republica Bolivariana de Venezuela para que pueda cumplir su consigna de “Vivir Viviendo”.

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 794 veces.