La victoria de este domingo

Todo hace pensar que, este 16 de diciembre, las fuerzas bolivarianas obtendrán la victoria en las 23 entidades federales, que constituyen el territorio nacional. Algunos dirán que es exceso de optimismo; pero hay muchas señales que apuntan hacia un triunfo arrollador, en los próximos comicios. Triunfo con el cual se fortalecerá, todavía más, nuestra democracia revolucionaria.

Una de las variables a tomar en cuenta, en la jornada del fin de semana, es el grado de conciencia que ha adquirido el pueblo venezolano, durante el gobierno del Comandante Hugo Chávez. Ya la mayoría de los ciudadanos, radicados en este país, reconocen los avances alcanzados en este periodo de cambios. A pesar de que –según una reciente investigación del MINCI- el 60 por ciento de los logros de la actual gestión no se divulga en los medios impresos y audiovisuales. Por supuesto –y así lo confirma el estudio- el 40 por ciento restante consiste en la difusión de medias verdades o noticas fuera de contexto. En esta coyuntura, los magnates de la comunicación se rebanan el cerebro para presentar a los gobernadores de la oposición como ejemplos de buena gerencia; lo cual es totalmente falso. Se les quiere presentar como prototipos de la nueva política, cuando en realidad son hijos de AD y COPEI. Con los años no han cambiado, y en sus terruños gobiernan con los mismos signos de la etapa adeco-copeyana. Estos caciques no pierden la ocasión para acusar a los bolivarianos de las siguientes lacras: sectarismo, ineficiencia, autoritarismo, holgazanería, corrupción. Sin embargo, en los territorios regidos por nuestros adversarios, se han repotenciado los males arriba señalados. Y desde esos espacios continúan conspirando –incluso con asesoría extranjera- para destruir el sueño de la patria socialista; desde esos lugares permanecen saboteando los planes y programas, emanados de los poderes nacionales.

Por eso, el domingo 16 de diciembre, los opositores sensatos no ratificarán con sus votos la continuidad de aquellas gestiones. Tampoco avalarán a aquellos “recién llegados a la política”, que aparecen levantando la espada de la honestidad. Pero cuando se les investiga, no se descubre ninguna coherencia con lo que pregonan. Tal es el caso del delincuente de la construcción, que aspira ser gobernador en la tierra del poeta Cruz Salmerón Acosta; y quien ha estafado a cientos de coterráneos, urgidos de una vivienda digna. El mismo que se presenta como un santo varón; sin ningún vínculo con los malhechores que pasaron por la casa de gobierno.

No es de extrañar que miles de compatriotas -que tradicionalmente han sufragado contra el chavismo- este fin de semana lo hagan por los candidatos de la Revolución. Y en el caso del estado Sucre, ellos también escogerán a un hombre decente. Un ser humano que no se ha enfermado con los logros académicos y gerenciales. Una persona sencilla que, sin lugar a dudas, sabrá orientar nuestros cuantiosos recursos para el bienestar de todos los sucrenses. Un educador que impulsará los planes y programas, emanados por el Ejecutivo Nacional, para convertir a nuestra entidad federal en la pequeña potencia del Mar Caribe. Ese personaje es el PROFESOR LUIS ACUÑA CEDEÑO.

Con esta victoria del domingo 16 de diciembre, estaremos dando pasos agigantados hacia la construcción de la nueva hegemonía; es decir, hacia la conformación del poder popular. Propuesta que, con tanto empeño, ha sido defendida por nuestro Presidente; a quien, desde este punto del Oriente, deseamos pronta recuperación.


No se remitó correo del autor

*El autor es miembro del Colectivo CERROJO

Esta nota ha sido leída aproximadamente 654 veces.