Pildoritas 144 (año V)

Gracias Dios por no privarnos de la dicha de seguir contando con el amor de este hombre fuera de serie.

No nos tomó por sorpresa la noticia conocida ayer por la boca del Vicepresidente, el Ser Supremo no podía dejar huérfano a su pueblo, de un hombre que El mismo, en su infinita misericordia designó para que viniese a luchar por lo pobres, por la igualdad, por la paz, por la unidad, a repartir amor, es decir a hacer de la predica evangélica que hace más de dos mil años, por estas fechas, hecho hombre, el Ser Supremo vino a traerle a la humanidad y Bolívar con su espada comenzó a consolidar luchando contra las fuerzas del mal, no se podían truncar los logros de un hombre que vino a continuar la reivindicación de los seres más olvidados y excluidos de esta Patria.

Dios todo lo hace perfecto y solo El sabe las razones por las cuales ha querido que su hijo, privilegiado con dotes de héroe y gigantescas virtudes, reciba un alto en su desbocada carrera en repartirle amor a los desamparados de esta Patria, tal vez era necesario llamarlo a que se ocupara de su propia existencia y entendiera que tiene que cuidar su vida porque no le pertenece, su vida es propiedad de todo un pueblo porque Dios se la concedió pensando en nosotros, que después de sufrir por tantos años la explotación, la exclusión de poderosos, merecíamos que El en su misericordia fijara sus ojos en este pueblo heroico y para ello nos envió a ese hombre inmenso, por ello y porque su obra aun está en desarrollo, va a permitir que se quede mucho tiempo más entre nosotros y cumpla su promesa de pobreza cero, de lograr la reivindicación de los mas desamparados, de transformar este país en ejemplo para la humanidad, como ya a comenzado a serlo bajo su especial forma de hacer las cosas, siempre invocando la protección de Dios, razón por la cual ha sido invencible en mil batallas.

El solo hecho de ver a un pueblo en la calle, en las iglesias, llorando, orando, cantando, pidiéndole al Supremo Hacedor nos diera la dicha inmensa de seguir recibiendo sus bendiciones a través de de este hombre fuera de serie, hizo que se llegara hasta el cielo y estamos seguros nuestra amado presidente, regresará más fuerte e impregnado por reflexiones muy profundas, a seguir entregándole a su pueblo la dicha de ver casi a diario la sonrisa de niños que de un rancho van a vivir en una casa digna, a enfermos que recuperan su salud porque aquí existe un ser especial que se ocupa de ellos, a millones de niños, jóvenes y adultos que inundan las aulas de nuevas universidades, a ancianos que reciben lo que siempre les fue negado o repartido en migajas, a mujeres que son padre y madre y hoy ven cómo este hombre procura casi que convirtiéndose en padre de sus hijos y se ocupa de ellos, de personas con dificultades en su capacidad, en los que fijó sus ojos para reivindicarlos, tanto que ordenó una misión especial para llevarles un poquito de felicidad, de quienes morían bajo los puentes, o en bancos de las plazas y ahora tienen la oportunidad de volver a la vida normal en refugios dignos, de quienes vivían para morir antes de tiempo por no tener qué comer para quienes creo las casas de alimentación, el mismo ser que se ha ocupado de que mediante la práctica deportiva masificada y de competencia, comencemos a ser una patria más saludable, pero que también seamos capaces de lograr se cante nuestro himno y se ize nuestra bandera, en los más altos escenarios del mundo del deporte, el hombre que colocó la Patria de Bolívar en el más alto sitial en el concierto mundial de naciones, porque procuró hacerle saber al mundo que existimos, que no somos sólo petróleo, otras riquezas, y mujeres bellas, sino que por fin aquí se comenzó a hacer justicia social para la igualdad.

Ese ser fuera de serie vive, Dios colocó su manos sobre su cuerpo resentido por tanta entrega y le concedió a él el poder continuar para completar su obra y a nosotros la dicha de seguir recibiendo como beneficiarios o como testigos de su inmenso amor, las bendiciones del Dios Misericordioso que nunca abandona a quienes le aman y le elevan sus ruegos en oraciones por millones.


¡Gracias Dios! Chávez seguirá viviendo y venciendo por tu misericordia y nosotros con él


[email protected]


Esta nota ha sido leída aproximadamente 951 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /actualidad/a155865.htmlCUS