Opinión, Política i Amor

Chávez no se va, los tendremos aquí en enero al frente de su revolución i su pueblo noble i leal

 ?Todos los deberes del médico respecto al enfermo

  no son otra cosa que explanaciones ocasionales del

  Sencillo  y esencial mandamiento en que el arte de

  Curar tiene su regla de oro: el bien del paciente?

                        Pedro Laín Entralgo

      Esta es una enseñanza a distancia, aprendida en uno de los libros de este eminente médico español, de amplia cultura inmaterial, que conocí en Madrid, i que enseñé a mis alumnos de Ética Médica. El verdadero médico que según Osler, empieza por ser un buen hombre, pone siempre empatía en la relación médico paciente, i por eso pienso que ningún médico, por impreparado que esté, quiere daño o fracaso para la faena curativa que emprende con el enfermo, porque se trata de un ser humano que necesita ayuda. Sé, cuánto se piensa mal de nuestros colegas cubanos, a pesar de saber del adelanto que nos tomó la medicina cubana, que en tiempos pasados, cuando tuvo profesionales de prestigio mundial, i que si alguna virtud han conservado es la formación humanística i ética que se requiere para aliviar, consolar o curar, porque ninguno en el mundo ni en la historia ha sido mago o un ser sobrenatural que garantice curar, porque sería como en la novela de Saramago, LAS INTERMITENCIAS DE LA MUERTE, poder erradicarla de un país por decreto. Algunos de los grandes médicos del pasado, aquí en el Zulia como Dagnino o Esteva Parra nos vinieron de Cuba.

     En cuanto a la enfermedad del presidente Hugo Rafael Chávez Frías, no ha podido haber en la historia, mayor claridad i transparencias de los hechos desde que comentó su proceso. En QUE PASA, un diario local, la gente puede ver hasta un pormenorizado recuento de todas sus fases evolutivas e informativas, cosa que la oposición nunca vio en las enfermedades i decesos de Bethancourt,  Leoni,  Luis Herrera o Caldera que, aunque murieron ya no siendo presidentes, ha debido ser un deber político i social, para con el pueblo, informar claramente lo que les sucedía. Incluso, a Luis Herrera, los medios de comunicación, por haberles quitado la propaganda de cigarrillos i licores, lo borraron de la faz de la tierra. De su muerte i entierro, no supimos nada.

      Sin embargo, desde que el presidente Chávez informó de su padecimiento, los políticos i pseudo-políticos, los aventureros del montón, i los comunicadores sociales, internamente hicieron fiesta i aprovecharon cuanta circunstancia tuvieron a mano, para tomar un proceso nosológico respetable,i utilizarlo en la campaña electoral, acontecimiento que se hizo público desde el comienzo por ser de un hombre que está i seguirá estando al frente de este país, el cual es absolutamente innegable que se ha transformado positivamente como jamás imaginaron los dinosaurios de la IV República, pasando a ser el ejemplo de América Latina en muchos aspectos comprobados internacionalmente, i que hemos tenido la oportunidad de comparar con el desastre neoliberal que hunde a Europa.  Entonces, el presidente Chávez como buen paciente, no solamente ha seguido afrontando la realidad i dándola a conocer a su pueblo, sino que ha puesto toda su confianza i su fe, en los médicos cubanos i venezolanos que le tratan, cumpliendo meticulosamente las reglas generales que le imponen. Por eso, cuando ya se había ido a Cuba para el más reciente chequeo, i arreciaron las especulaciones de ignorantes periodistas, dependiente de los dólares que reciben por sus traiciones a la patria, algunos gaznápiros de mui bajos niveles de testosterona o de progesterona las mujeres (no merecen llamarse damas o señoras), las especulaciones i mentiras arreciaron, porque se saben repetidos por los mafiosos de Miami i sobre todos, por ese pueblo español que en el siglo XXI, todavía tienen la lacra de una monarquía, vaga i consumidora en exceso, mientras el pueblo pasa hambre, miseria i desempleo, i sus periódicos basureros como el ABC de Madrid i El País, se regodean en las mentiras, calumnias i engaños.

    Tengo la experiencia, no solamente de mis estudios de medicina i filosofía, sino también la personal de estar luchando ya hace varios años con un cáncer de colon, i las consecuencias de los tratamientos; i a pesar de que he evolucionado bien, tuve una recidiva, luego una eventración, i otras molestias menores que también necesitan intervenciones, i eso es frecuente en muchísimos pacientes. Por eso sin tener que exponer aquí, pormenores de  diagnóstico, tratamiento i pronóstico, comprendo lo que sucede en nuestro primer presidente de verdad de la era republicana; con la escasa excepción de Castro (como se ha reivindicado actualmente) de Isaías medina Angarita, i del novelista Rómulo Gallegos que no estaba preparado para la tarea política, pero quiso hacerlo con honradez i corrección (eliminados todos tres por las faenas terrorista del Imperio, ladrón de materias primas i petróleo), el surgimiento de un líder de la calidad humana de Hugo Chávez, fue una gran suerte del destino o una bendición para otros, para reemprender después de doscientos años, la tarea que Simón Bolívar i otros libertadores, iniciaron en la América Hispana o Íbero Americana. Lo que Bolívar no puedo concluir como un sueño libertario completo, lo ha estado haciendo con inusitado empuje en Venezuela i en toda América i quizá muchos pueblos del mundo, quien el 4 de febrero supo ganarse el corazón i la conciencia del pueblo venezolano, por ahora i por siempre, i  el ejemplo que Caracas dio del himno nacional, se haya extendido por todo el continente. Ya no son solamente Cuba i Venezuela, sino gran parte de los países del continente i el Caribe los que sabrán valorar la soberanía i el valor de la vida.

     Como médico, filósofo i colaborador en ese librito azul que es nuestra Constitución Bolivariana, pienso que el presidente Chávez lo que ha querido hacer es tomar precauciones ante las eventualidades que escapan a los pronósticos, pero al mismo tiempo valorar los que vale su pueblo, sus soldados, sus hombres de pensamiento, i la reacción de esa oposición que ya en la madrugada de ayer, el par de orates de la campaña electoral, se reunieron no para comer ?suaparas? o cambiarles cauchos al cachivache del autobús del progreso, sino para conspirar i buscar lo de siempre: la desestabilización del país. No han visto, parece, a ese pueblo noble i valiente, rogando a Dios en las plazas, i demostrando que la revolución no es solamente de un hombre, sino como se ha dicho, de un liderazgo colectivo. Empero, Chávez volverá a tomar posesión de su tercera presidencia i otra vez la ?burro-cracia?, volverá a sus albañales a conspirar i suspirar porque el Imperio les siga sosteniendo con dólares su vagancia e incapacidades. He recibido bellos e interesantes correos, lleno de sensibilidad, razones puras i amor de patria, en respaldo a Chávez, entre otros de Daniela Saidman, Enrique Rodríguez Mota, Alí Gutiérrez, Raúl Bracho, Prieto Oberto,  i se que continuarán llegando, todos demostrando que Hugo Rafael Chávez Frías, no solo es un presidente que se admira, respeta i acata, sino, fundamentalmente que se ama. Se ama, como jamás he encontrado un caso igual, en toda la historia del mundo que he leído. Hasta pronto presidente, ¡lo estamos esperando de nuevo, con devoción i amor!

 

[email protected]


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1662 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales


Roberto Jiménez Maggiolo


Visite el perfil de Roberto Jiménez Maggiolo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.



US Y /actualidad/a155742.htmlCUS