Anomia sobre ruedas

Violación de la ley, sin ley, ilegal, criminal, desorden, confusión, desmadre, despelote son expresiones que aluden al tráfico urbano y dibujan el estado de caos o ruptura que parece signar la vida capitalina.

Vivimos o sobrevivimos persuadidos de una sociedad caracterizada por la ruptura o ausencia de normas sociales y legales. Sufrimos tanto la degradación de las normas como la imposibilidad de llamar a las cosas por su nombre, suerte de anomia del lenguaje. Transitamos peligrosamente entre la ausencia, ruptura, colapso del sistema de normas y la confusión, el desorden y la negación del principio de autoridad, en tanto degradación del poder.

En cuanto al tránsito, asistimos a una suerte de ruptura de pactos de convivencia entre peatones, motorizados, transporte público y vehículos privados. Quiebre expresado en la forma en que se transita por los espacios públicos, en el desprecio absoluto del derecho del otro y en una serie de conductas observables que configuran en este sector un conjunto social anómico. La caótica situación del tránsito proviene del colapso de las normas y de una ausencia ¿aparente o real? del poder público. Tal situación no solo violenta las legítimas pretensiones de la ciudadanía de “vivir mejor”, sino que la convence de su impotencia e incapacidad de dirigir su destino; mientras que el gobierno impone leyes y medidas que luego es incapaz de hacer cumplir. Toma cuerpo el convencimiento de que se vive entre la anomia en lo social y la anarquía en lo político.

Las noticias dibujan un país al margen de la ley y refuerzan la convicción de que impera la ingobernabilidad: “Motorizados agudizan el caos vial” y generan “anarquía”. “Tráfico lento y fatigoso”: No hace falta ser un experto en asuntos viales para darse cuenta de que el tránsito en Caracas empeora cada día. “Un atasco que paralizó Caracas”: una gandola causo la congestión” y “durante 18 horas la autopista Francisco Fajardo fue un infierno”. Impera la duda en torno a normas, leyes y medidas: “Vao en la fajardo agudizó las colas”…y “convirtieron la ciudad en un infierno”. “Critican irregular aplicación de las normas de tránsito terrestre” y se denuncia que “Se ha desdibujado figura del fiscal de tránsito” y se aplican medidas espasmódicas, mientras que “el problema de fondo es la anarquía y la impunidad.”

¿Hasta que el cuerpo aguante?

[email protected]


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2132 veces.

Maryclen Stelling


Visite el perfil de Maryclen Stelling para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.

Comparte en las redes sociales