Sindéresis

Oh dios mío...resucitó Chavez

Brincaban en una pata porque Chávez salía a Cuba a mejorar un estado de salud irremediable. La apetecida e inminente muerte del presidente los deleitaba. Con ese bandido bajo cuatro metros de tierra, seguro si ganaremos el 16-D, era la apostilla. El odio al presidente, de porfiado, había pasado expresamente a obstinado. De nada le sirvió a ese muérgano, que dos millones de hambrientos le dieran el triunfo en octubre, murmurarían. Menos mal, porque ahora si se envainó…sería la frase bamboleante desde Miami al este de Caracas.

Probablemente Orlando Urdaneta, estaría preparando su declaración más apoteósica que reivindicaría sus deseos más necrófilos. Uribe enmudecería, no por respeto, sino por ruego silente a que se diera pronto lo irremediable. Las malévolas cúpulas opositoras de este país, cambiarían las estrategias electorales de estos días, agregándole el condimento necrófilo como timón de sus propósitos. Perucho Estanga, Ortega, Teodoro y Juan Fernández, ya estarían librando las notas de invitación al sarao, que en novenario celebrarían el 17-D. Qué carrizo importaría que Bolívar algún día muriera ese día..! Al carajo Bolívar..! Porque la vaina ahorita era Chávez, que lo anhelarían fuera de juego, para que hasta el más alebrestado de sus candidatos se metiera en alguna gobernación.

O sea por ejemplo, en Maracaibo Pablote, sonreirían. Y también, algún otro concurrente, aludiría al adeco-saurio Morel, o al bufón del Táchira, rematarían. Porque el burguete justiciero de Los Teques ni que Chávez hubiera desaparecido antes del 7-O, tendría algún chance, proferirían. Y de Salas en Valencia, ni te cuento, exclamaría algún dipsómano coleado entre las huestes de los Celli. Pero en las otras regiones seguro ganamos, y todo sería fiesta, ese lunes por la noche. Pero hasta hoy le damos chance, brindarían entre los tintineos de las copas de whisky y champagne. Este año nuevo, se adelantó, expresarían, ya mojados bastante en el atosigante licor. Caída la medianoche y ya en la madrugada, a alguno de los pocos cuerdos que disimulado sonreía en la tertulia, gritó despavorido. Regreso Chávez..! Y los concurrentes hicieron rememorar al mundo la huida de Miraflores aquel 13 de octubre.


[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 2796 veces.