Hay un plan para asesinar a Chávez

Poco tiempo antes de iniciar la campaña presidencial de 2012, la burguesía venezolana y otras élites en el extranjero desarrollaron una feroz campaña mediática destinada a hacer creer que Hugo Chávez se encontraba al borde de la muerte debido a un cáncer terminal.

Opiniones médicas de dudosa procedencia, falsos informes oncológicos y demás documentos fraudulentos pretendieron ser validados ante los venezolanos como verdaderos dictámenes profesionales de especialistas de la salud.

Sin embargo, el tiempo demostró la bajeza y falsedad con la que actuaron estos indignos profesionales de la ciencia médica, que sádicamente se prestaron a la creación de una matriz mediática con fines políticos. La verdad prevaleció por la fuerza de los hechos, Chávez atravesó la campaña electoral sin novedad relativa a su estado de salud, y como ya se sabe ganó la elección presidencial de manera aplastante.

Aunque fue un total fracaso ese desquiciado intento de debilitar la imagen del presidente venezolano con especulaciones de cáncer terminal y muerte cercana, la contrarrevolución parece no encontrar otro recurso para hacer propaganda que retomar esa repulsiva tarea de matar a Chávez en el plano mediático.

Es así como ha renacido la matriz de opinión sobre un severo agravamiento del estado de salud de nuestro Jefe de Estado que lo habría forzado a irse a Cuba con carácter de emergencia.

Lo que buscan la inescrupulosa dirigencia oposicionista y sus jefes en el exterior, es desmoralizar al pueblo chavista y hacerle creer que a pesar de la victoria electoral revolucionaria que ratificó a Chávez en el mando, hay una situación de orfandad para todos los bolivarianos, pues falta poco para que el líder desaparezca físicamente.

Esa repulsiva operación mediática intenta excitar a cualquier traidor dentro del gobierno para que salga a la luz pública y genere conmoción y confusión en el contexto político a fin de que el oposicionismo saque provecho de ello.

Esta obsesión opocisionista por el asesinato mediático de Chávez, persigue fomentar desconsuelo y abstencionismo entre los electores que apoyan la Revolución Socialista Venezolana. La mejor forma de combatir a estas plagas enemigas del pueblo es saliendo a votar masivamente por gobernaciones y consejos legislativos este 16 de diciembre porque tenemos Chávez y revolución para rato y los acontecimientos lo están demostrando.

Tenemos la gran posibilidad de conquistar el triunfo en todos los estados de Venezuela siempre y cuando demostremos una participación semejante a la alcanzada en la reciente elección presidencial.

Por la inclusión social, por la justa distribución de la riqueza petrolera, por las misiones y programas sociales, por leyes que defienden a los más necesitados, por el poder popular, por la independencia y la soberanía, por un país con oportunidades para todos y todas, por la unidad del pueblo, hay que salir a votar por los candidatos de Chávez.

Constitucionalista. Profesor de estudios políticos e internacionales.

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 2924 veces.