Monitor 16-D: estado por estado

Nicia Maldonado en Amazonas.   Luego de la victoria que, con el 53,49% de los votos, obtuvo el presidente Chávez en este estado el 7-O, Liborio Guarulla está más que asustado.  Sabe de su desgaste y recuerda que su liderazgo se desvaneció hace algunos años, tanto que su última relección la logró por una ventaja pírrica de 1.697 votos (2,68%).  Nicia tiene probabilidades de ganar.

Aristóbulo en Anzoátegui. Es Istúriz uno de los dirigentes fundamentales de la Revolución desde hace 2 décadas. Su designación como candidato a gobernador de Anzoátegui obedece a la necesidad de revertir el declive que el chavismo ha sufrido durante el último lustro en la tierra de Antonio Armas y Miguel Otero Silva.  En las presidenciales ganó Chávez con el 51,56%, y la misión encomendada a Aristóbulo se orienta a cohesionar el apoyo popular para retornar al 55% con el que Tarek William Saab fue relecto en 2008. Además de ser un dirigente de alta popularidad a escala nacional, Istúriz tendrá la ventaja de enfrentarse al adeco y poco carismático exalcalde de Cantaura, Antonio Barreto Sira, quien fue inhabilitado por unos años en virtud de actos de corrupción cometidos durante su gestión municipal, y que perdió con Tarek en las regionales de 2004 por una paliza inolvidable. Además, el guayabo opositor generado por el triunfo del comandante sigue intenso en la clase media anzoatiguense y seguramente va a generar una abstención mayor en este segmento. Es decir, el escenario es propicio para que gane el candidato del Gran Polo Patriótico; sin embargo -y ya lo habrá hecho- debe precisar las causas de la derrota en las Parlamentarias de 2010 y actuar en consecuencia.

Ramón Carrizales en Apure. Más de 105.000 apureños votarán por Ramón Carrizales y lo harán su gobernador para el siguiente cuatrienio.  El antichavismo, que sigue despechado, en el mejor de los casos se acercará a los 65.000 votos.

Tareck El Aissami en Aragua. El pasado 21 de octubre, en relación al proceso en Aragua, dijimos: “… en el peor escenario probable, la alternativa socialista va a vencer el próximo 16-D con, al menos, 70.000 votos de diferencia” (http://www.aporrea.org/regionales/a152698.html).

Adán Chávez en Barinas. El 31 de octubre opinamos: “…Para el próximo 16 de diciembre puede esperarse que ese 56%, en el peor de los escenarios para el chavismo, acompañen a Adán en su relección. Quizás la ventaja se amplíe dado que la oposición en este estado aun no termina de enterrar su muerto y sabe que una nueva derrota les espera. Sin embargo, el Gran Polo Patriótico deberá esmerarse en superar el triunfalismo, conservar la concentración y cerrar el juego perfecto” (http://www.aporrea.org/regionales/a153404.html).

Rangel Gómez en Bolívar. La confrontación entre algunos factores del GPP ha sido evidente y se ha reflejado en los resultados de los últimos procesos comiciales.  Hasta ahora, Rangel Gómez ha salido airoso y, conforme al estudio de las tendencias electorales, estimamos que podría gozar de una ventaja suficiente para ser relecto.  Ahora, no sabemos del crecimiento del antirangelismo que pregonan algunos dirigentes de izquierda en Bolívar.  Lo que sí sabemos es que esa postura solo beneficia, al menos en términos electorales, a la candidatura de la MUD.  ¿Es eso lo que buscan: el triunfo de Andrés Velásquez?  

Ameliach en Carabobo.  El 16 de diciembre de 2011 dijimos: “…luego de ganar la relección el próximo 7 de octubre, el escenario estará preparado para una nueva victoria del candidato que presente Chávez: así de sencillo. Sólo se necesita una figura con proyección nacional que cohesione la base social de la revolución en nuestra entidad…

Además de la improbabilidad de divisiones en nuestra base de apoyo popular, los enfrentamientos entre distintos sectores del antichavismo carabobeño facilitarán aun más el triunfo del candidato de la revolución. En efecto, los odios que han ido acumulándose durante décadas seguramente estimularán el voto gratuito a nuestro favor de algunos sectores adversos al actual gobernador” (http://www.aporrea.org/regionales/a135487.html).  Luego, el pasado 26 de noviembre, ratificamos nuestra posición, pero advertimos que se requiere garantizar la movilización de la militancia socialista: “… el principal reto del GPP en este momento consiste en seguir incentivando a nuestras bases para que se incorporen y cohesionen en torno a las candidaturas presentadas y al desarrollo del Estado Comunal y de los principios constitucionales que fundamentan la participación del pueblo” (http://www.aporrea.org/actualidad/a154917.html).  Aunque los últimos estudios de IVAD e HINTERLACES, las únicas encuestadoras serias que han tomado muestras en Carabobo, coinciden en que la victoria de Francisco Ameliach es un hecho consumado, debe exigirse a toda la maquinaria el mejor desempeño posible.

 

Erika Farías en Cojedes.  Alrededor de 80.000 cojedeños le darán el triunfo a la candidata del GPP. El de la MUD, con su mejor esfuerzo, si acaso llegará a 60.000.

 

Lizeta Hernández en Delta Amacuro. La Revolución, como siempre, va a ganar en la tierra de nuestros hermanos waraos.  Con un mínimo de 40.000 votos, Lizeta será relecta.

Stella Lugo en Falcón. En el peor escenario para el GPP, Stella sería relecta con 200.000 votos.  Y en el mejor escenario para la oposición, el candidato copeyano obtendría 180.000. Es decir, habrá paliza.

Rodríguez Chacín en Guárico. Más de 160.000 guariqueños darán el triunfo al candidato de Chávez.  Así estará la cosa para el abanderado de la MUD y FEDECAMARAS que en esta entidad Capriles Radonski obtuvo 135.451 votos, ¿cuántos sacará él?

Reyes Reyes en Lara. En la tierra de Pío Tamayo y Alirio Díaz, la situación es interesante.  Henry Falcón viene de obtener, con su partido Avanzada Progresista, el 15,63% de los votos en apoyo a Capriles Radonski el 7 de octubre pasado, y en las elecciones parlamentarias de 2010 totalizó, con el PPT de entonces, el 28,42%. Es decir, su base social es una minoría que requiere del respaldo del antichavismo más rancio para poder ganar. Mientras tanto, en la acera de la izquierda está Luis Reyes Reyes, único representante del presidente Chávez al frente de un caudal popular que alcanzó el 51,44% el 7-O y el 40,79% en las parlamentarias de 2010. Para el 16-D, el candidato de Chávez ganará si logra cohesionar la tendencia socio-electoral revolucionaria y si el oposicionismo visceral sufre la misma desmovilización que está padeciendo en casi todos los estados del país.

Alexis Ramírez en Mérida. Más de 190.000 merideños van a concretar su apoyo a favor de nuestro amigo Alexis Ramírez.  La batalla que se está librando en esta entidad supone el cuidado de cada uno de los elementos que configuran la escena electoral, y su triunfo dependerá, entre otras cosas, del rol que esté desempeñando el gobernador actual y de la capacidad que tenga el GPP de cohesionar todas las tendencias internas en torno al candidato de Chávez.     

Elías Jaua en Miranda. El 18 de octubre nos referimos a la elección en Miranda: “… a Elías Jaua, al igual que a todos los candidatos a gobernadores que ha postulado Chávez, le corresponde tratar de cohesionar esa base social de apoyo con la cual cuenta el Presidente. Si lo logra tendrá amplias probabilidades de ganar, más si se toma en cuenta que la abstención va a incrementarse el 16-D (en relación al 7-O) y que el antichavismo (social) aun sufre la resaca de la tan reciente derrota. Claro que Elías no solo es un candidato de Chávez.  Ha sido su mano derecha durante algunos años. Para muchos, él ha sido una extensión del comandante, el encargado de atender las innumerables contingencias, de coordinar las acciones de los ministros en momentos de dificultades.  Su lealtad es un valor que para nosotros los venezolanos tiene mucho peso.

Para Jaua no debe ser complicado lograr que todos los factores revolucionarios, partidos y colectivos, lo acompañen.  Él sabe que, además de articular con los jerarcas de dichos factores, la clave está en profundizar y llegar hasta sus bases.  A diferencia de Capriles, Elías no tiene enemigos internos que sean capaces de moverle el piso.

Ambos comandos deben estar organizando sus agendas de recorridos, actos, ruedas de prensa y, sobre todo, sacando cuentas. Ya habrán analizado nuevamente lo que ocurrió en 2004 y la factibilidad de que se repita: Chávez ganó en agosto de ese año el referendo con fines revocatorios con el 50,9% en Miranda. Tres meses más tarde, Diosdado Cabello ganó la gobernación con el 51,87%. En el R.R. la abstención alcanzó el 28,39% y en las regionales, 54,16%: se incrementó un 25,77%” (http://www.aporrea.org/regionales/a152476.html).

Yelitze Santaella en Monagas. El 30 de octubre hablamos sobre nuestra proyección en la tierra de Simón Sáez Mérida y Mateo Manaure: “En el peor escenario para el Gran Polo Patriótico, su candidata a la gobernación de Monagas, Yelitza Santaella, ganaría con, al menos, 195.000 votos: entre el 53 y el 56 por ciento de los sufragios válidos dependiendo del nivel que alcance la abstención.  El antichavismo rancio, representado por Soraya Hernández (MUD), tendría como techo el 35%, y "El Gato" Briceño, actual gobernador, entre el 9 y el 12%”  (http://www.aporrea.org/regionales/a153360.html).  Ahora, la lucha a muerte entre los dos candidatos antichavistas pareciera que va a alterar los porcentajes que estimamos aquel día para Soraya y “El Gato”.  Lo que sí es seguro es que la suma de las votaciones de ambos va a oscilar entre 44 y 47%, no más.  

Mata Figueroa en Nueva Esparta. El 23 de febrero de 2008, Aporrea nos publicó el artículo “Nueva Esparta: ¿bastión opositor?” (http://www.aporrea.org/actualidad/a51651.html). En aquella oportunidad nos planteábamos lo siguiente: “… la posibilidad de recuperar el gobierno en la isla pudiera radicar en: 1. La presentación de un candidato único, mujer u hombre, radicado y con trayectoria pública en la isla, que tenga capacidad para consolidar la base mínima de apoyo y pueda despertar en los otros sectores pro-chavistas el interés en participar, considerando que esto último sólo será posible si se establecen mecanismos efectivos para su inclusión política…”  Pues bien, para este proceso, el Gran Polo Patriótico presenta un candidato que reúne esas características.  Cuatro años después de aquel escrito, aunque se proyecta un resultado reñido, puede advertirse que la Revolución cuenta, nuevamente, con una opción de ganar en la tierra de Luis Beltrán Prieto Figueroa.   

Castro Soteldo en Portuguesa. El 21 de noviembre hablamos sobre la elección en Portuguesa: “En el peor escenario para el Gran Polo Patriótico, más de 200.000 portugueseños relegirán a Castro Soteldo el próximo 16-D. Dependiendo del nivel de abstención, quizás podría acercarse a un 60% de los votos válidos, superior al porcentaje que obtuvo en la elección de 2008”  (http://www.aporrea.org/regionales/a154628.html).

Luis Acuña en Sucre.  Con, al menos, 180.000 votos, el profesor Acuña resultará electo gobernador de la tierra del Gran Mariscal de Ayacucho y Luis Mariano Rivera.

Vielma Mora en Táchira.  El 3 de noviembre nos referimos a la elección en este estado fronterizo: “… a pesar del resultado del 7-O en esta entidad andina, las probabilidades de triunfo de Vielma pudiesen ser altas si logra –lo repetimos hasta el cansancio- cohesionar la base social de apoyo del presidente Chávez, por una parte, y si, como ha sucedido hasta ahora, los tachirenses deciden castigar la ineptitud del puntofijismo que allá ha logrado sobrevivir gracias a las disputas surgidas entre factores socialistas” (http://www.aporrea.org/regionales/a153565.html).

Rangel Silva en Trujillo.  Más de 190.000 trujillanos darán la victoria al general, al menos, el 58% de la votación válida dependiendo del nivel que alcance la abstención. 

García Carneiro en Vargas.  El 11 de noviembre, proyectamos el resultado en Vargas (http://www.aporrea.org/regionales/a154015.htmls): “Más de 90.000 varguenses relegirán a García Carneiro el próximo 16-D.  Si el antichavismo estuviera en sus mejores condiciones obtendría alrededor de 70.000 votos, pero va diezmado. De hecho, la MUD no tendrá la más mínima posibilidad de convencer a su masa del deber de participar y, mucho menos, de tener una opción triunfadora”.

León Heredia en Yaracuy. Más de 140.000 yaracuyanos (esa es la base) relegirán al candidato del GPP.  La oposición unida, si acaso, rondará los 100.000.

Arias Cárdenas en Zulia. El pasado 7-O el presidente Chávez ganó en Zulia con el 53,33% de los votos.  Al revisar los resultados desde 1998 puede observarse que la única vez que el comandante perdió en la cuna de Luis Aparicio fue en las presidenciales del año 2000.  ¿Quién le ganó? Francisco Arias Cárdenas, quien venía de ser gobernador de esta entidad desde 1995 y que derrotó a Manuel Rosales en las elecciones estadales de 1998.  Pues, ahora es Arias el candidato que ha postulado Chávez para este 16-D: conoce la región y su gente; ha sido perseverante en la labor de reivindicarse con las bases populares de la Revolución; incansablemente ha trabajado desde hace algunos años su retorno a la primera magistratura zuliana.  No se trata de un candidato desconocido que debe comenzar desde cero a cohesionar el chavismo, sino de un dirigente con algunas fortalezas que al unirlas con el voto bolivariano pueden traducirse en una fuerza demoledora.  Si aunamos esto a la desmoralización opositora y a la evaluación negativa que hacen los zulianos de la gestión del gobernador y candidato de la MUD, no es descabellado pensar que el GPP pudiera imponerse en la tierra de la gaita. 

[email protected]

@luissalvadorfeo


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3111 veces.


Comparte en las redes sociales




VE N