Quedó sin chivo, quitémosle el mecate

Un nuevo panorama positivo para el proceso revolucionario bolivariano, se abre de cara a las elecciones regionales previstas para el día 16 de diciembre de 2012; toda vez que las mismas resultan vitales para un nuevo avance en torno al proyecto que comanda el re-electo Presidente Hugo Chávez.

Baso esta aseveración sobre varios escenarios que se nos presentan post elecciones presidenciales.

El primero de éstos, es que la euforia popular de la enorme mayoría del pueblo (que no debe convertirse en triunfalismo), y que votó a favor del modelo socialista, llegado el decembrino mes estaría bastante fresca, mientras que el desgano producto del engaño padecido, se mantendría latente en el sentir de los adversarios que optaron por la fórmula contraria: el fatídico capitalismo.

La victoria del comandante fue de una contundencia tal, que, admítanlo o no, ha hecho mella suficiente, cuya estela habrá de incidir en las posibilidades ciertas de reconquista de los espacios políticos que, por diversas razones, hoy son ocupados por la oposición, y a su vez mantener los ya conquistados. Otro aspecto de importancia que juega a nuestro favor, es que la avidez, la gula y avaricia políticas del candidato derrotado no cesa, y ante por el contrario aumenta; el más vivo ejemplo nos lo muestra al haber defenestrado las aspiraciones de su co-partidario Oscar Ocariz, quien habría ganado las “elecciones primarias” para convertirse en candidato a la gobernación, hecho que indudablemente causa fracturas importantes entre quienes aparentemente son sus aliados. Los públicos, constantes y diplomáticos señalamientos de Henry Ramos Allup, no dejan dudas al respecto.

En esta ocasión me referiré específicamente al estado Miranda, entidad que pasó a manos de la derecha por falta de unidad, así como por la mostrada flacidez ideológica de buena parte del pueblo mirandino donde caló la campaña mediática que terminó por sembrar dudas sobre el desempeño de Diosdado Cabello, a quien entre tantos persistentes ataques se le acusó de corrupto a gran escala. Posteriormente ese mismo pueblo pudo darse plena cuenta del grave error cometido, al haber permitido la instalación en el poder regional de un oscuro personaje representante de la burguesía, por ende, de intereses individualistas bastante alejados del sentir popular.

Los nefastos resultados están allí, comenzando por hacernos figurar como el estado más inseguro del país, y, en líneas generales se permitió la presencia acosadora de graves problemas ante lo que fue, y continúa siendo, el abandono integral de esta importante entidad regional.

En lo sucesivo creemos firmemente que estamos frente a la posibilidad de oro para reivindicarnos con la revolución, y eso lo haremos con Elías Jaua a la cabeza; luchador social ampliamente conocido desde su época estudiantil, y que en el discurrir del tiempo se ha mantenido fiel a dichas luchas, al haber ocupado exitosamente cargos gubernamentales, entre otros el de Ministro de Agricultura y Tierras y Vice Presidente de la República, etc., hecho que lo convierte en un cuadro revolucionario de gran valía por su irreductible lealtad con el líder.

Por su parte el fracasado adversario que tendrá Jaua frente a sí, muestra en su frente el sello fresco de una derrota que todavía en diciembre estará allí muy visible ante los ojos de quienes no habrán pasado todavía los efectos del duro golpe psíquico atestado por sus propios defendidos, quienes los hicieron presa de la burla y el engaño; por esta razón el pase de factura que intuimos lo tiene a pocos metros de distancia ese líder prefabricado llamado Henrique Capriles Radonsky, quien una vez más no le quedará otra que irse cabizbajo a las duchas.

De este modo tenemos, que la retoma de Miranda, parte fundamental de un eje de desarrollo que se perderá de vista en el nuevo impulso estimado para el proyecto bolivariano dentro del lapso 2013-2019, se torna en un hecho que no admite dudas de índole alguna; no obstante, para coronar el objetivo, es obligante mantener la unidad, la conciencia, así como la disciplinada organización triunfadora.

¡Vamos pues! Reiterativamente sostuvimos que el señor ex candidato golpista perdería el chivo y el mecate. Ya el comandante líder se encargó de quitarle el chivo, quitémosle nosotros en diciembre el mecate.

[email protected]


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2255 veces.