Los que se quedaron sin padre ni madre en la revolución, por culpa de Florencio Porras-Santander

Aquí no hay que caerse a embustes o a mojones. El que saltó se ensartó él solito porque así lo merecía. En verdad que nunca fueron revolucionarios. Ya se ha pedido la expulsión del PSUV-Mérida, a unos santanderitos que pretendía vivir toda la vida sin hacer un carajo y chupando de la teta de la revolución. Se les acabó la teta, pues. Ya no están con Chávez sino el proyecto personalista que ahora les está brindando Florencio Porras: barranco con ellos, y llevan nombres y apellidos. Se trata de Luz Mayeli Molina, Cesar Angulo, Lizardi Prada, Félix Ribas, Félix Barloy León y el Secretario Camilo Bustos. Se guindaron del traidor mayor, Florencio Aporreado Uribe quien dice que llegó hasta las cornisas del Palacio de Miraflores con sus invictos super héroes, y que ahora cacarea junto con el gallo pataruco del PCV.

Todos los antes nombrados se montaron en el portaavión de Chávez para usufructuar el poder; llegaron a esos cargos con una mano adelante y otra atrás. Ahora andan gordos robustos, hinchados del ego. Se visten fino, tienen mansiones, carros. Traicionaron a las comunidades que votaron por ellos, pero eso a ellos no les importaba realmente un comino. Tanto así, que se hacen ahora los locos en sus propias comunidades como si no conocieran a nadie. Nunca fueron humildes. Pero el pueblo de a pie los conocen y ninguno de ellos volverán a ser concejales, pasaron como un saludo a la bandera, porque ningún traidor a Chávez y la revolución ha sobrevivido en político mucho tiempo. No sé qué será de sus vidas una vez que Porras sea sepultado el 16 D.

Así están también varios Alcaldes que carecen de convicción revolucionaria. Apoyando al centauro que dice haber llegado hasta las cornisas de Miraflores; pero se van a llevar una gran lección del pueblo merideño chavista, porque este pueblo aprendió y al único que obedece es al Líder Estadista Mundial, nuestro Comandante Chávez: el que ha decidido que sea Alexis Ramírez nuestro próximo gobernador.

Leyendo el diario Pico Bolívar de ayer 4 de diciembre, veo varias fotos del Santander Florencio en el acto del Plan de gobierno que dice que va a hacer en Mérida; ¿será que lo va a aplicar en algún pueblo de la Colombia, porque para allà tendrá que coger cuando lo arrollen el 16-D. En la segunda foto de la misma página donde él aparece, se ve parte del pequeño público que asistió al acto y al fondo, el podio que casi tapa al Santander de las ya dichas cornisas palaciegas; en la tercera foto el dirigente nivel nacional del pobre gallo espelucado del PCV Carlos Aquino, al lado del dueño del PCV-Mérida Joaquín, con los ojos brillosos y cara alargada, de tristeza: todo apretadito en un saloncito, lleno de dirigenticos de mama-ULA, de exdirectores de los 8 años que gobernó a Mérida. El Santander-Porras, más arrecho que el comandante, se ve que no puede ni con su alma ni con su panza: No se ha conocido a un solo revolucionario en el mundo con tamaña panza (a excepción de Juan Barreto). Le recuerdo que la profesora Nerida Pernia en Septiembre del 2.007 en la elección del batallón de la Urb. Las Tapias le dio paliza de padre y señor nuestro.

Lo que si les digo a estos traidores y salta talanqueras es que el Huracán Bolivariano junto con su candidato Alexis Ramírez ha recorrido todo el estado, los 23 municipios de punta a punta con las multitudinarias presentaciones de pueblo chavista que le ha reiterado el apoyo a Chávez y a la revolución. Jamás votara por traidores.

Cito al camarada Antonio Aponte en su columna “Un grano de maíz”: “No se explica cómo el PCV participa en una operación contrarrevolucionaria que apunta al corazón de la Revolución. ¿Qué lo impele? ¿Qué intereses lo mueve? Puede ser cualquier cosa, menos valores revolucionarios.

Hace falta la grandeza del Partido Comunista Cubano, de Blas Roca, de Roa, de Marinello, de Carlos Rafael, que, sin cálculos egoístas, apoyaron a aquel muchacho de treinta y tres años que surgía desde lo inédito para hacerse historia. No dudaron, tuvieron grandeza y sabiduría para aceptar como jefe a aquel joven llamado Fidel… y la historia los absolvió.

Hace falta Gustavo Machado, el del asalto a Curazao, el gran jefe del Glorioso Partido Comunista de Venezuela, para que el PCV recobre su prestigio, su sabiduría, y se coloque al lado de la historia, del Comandante.”

¡Con Chávez siempre!

Viveremos y Venceremos

Hacia el Estado Communal en todo el Pais

[email protected]


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3545 veces.

Sinforiano Guerrero


Visite el perfil de Sinforiano Guerrero para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.

Comparte en las redes sociales