La Nueva Esparta bravía

Fueron 300 los Espartanos, que junto a otros ejércitos, se encargaron de contener el avance de los Persas en el desfiladero de las Termópilas y así darle tiempo a la flota Griega de replegarse más allá del estrecho y luchar contra un ejército superado numéricamente, durante el desarrollo de la segunda guerra médica contra el Imperio Persa. Asimismo batallaron nuestros antepasados, ese recio pueblo Guaiquerí, que siendo superado también en cantidad por las tropas del Imperio Español lucharon hasta darle la Independencia no solo a Margarita, sino también dar el empuje inicial para la emancipación de nuestra Patria, al punto de llevar al Realista Pablo Morillo a escribir a la Corona Española lo siguiente: "... en una laguna poco profunda, donde todos se arrojaron, y allí perecieron a sablazos... que no imploraron clemencia, ni hubo uno que diera señales de timidez en medio de la carnicería que en ellos se hizo... que ni aún en el último momento quisieron rendirse... no existe en la historia del mundo un ejército tan valiente y bravío..."

El Neoespartano de ahora, al igual que sus antecesores, sigue siendo un luchador incansable, amante de la libertad, rebelde por naturaleza, enemigo de cualquier presión imperial y sobre todo leal a sus ideales Revolucionarios. Margarita, Coche y Cubagua se niegan a vender su semilla, a regalar su fuerza y mucho menos a entregar su voluntad a traidores que abusan y manosean sus riquezas naturales, culturales, económicas y sobre todo de Gentilicio, y que con tantas luchas ha logrado y ha hecho respetar para seguir llamando a éste noble Estado “La Nueva Esparta Bravía”.

El Pueblo Neoespartano no se rinde, la Rebeldía galopa incansable por nuestras venas esperando la Victoria, luchando contra un enemigo poderoso pero no imposible de vencer. Una variopinta escaramuza de vividores y frenéticos cuatreros que bajo la batuta del Capo mayor han llevado las riendas del Estado Nueva Esparta por décadas, sumiendo a su Pueblo en las miserias jamás imaginadas por nuestros antepasados; ya quedó atrás la Margarita a la cual engañaban con dadivas insipientes por la compra de un voto robado a la voluntad popular, aquella que como los antiguos Conquistadores o mejor dicho “Saqueadores” trataban de enamorar con espejitos surrealistas, inquisidores de la libertad de pensamiento. El Imperio Morelista ve como poco a poco se desvanecen sus mentiras, se derrumban las columnas del engaño, las que fundamentó sobre bases falsas de inmoralidad e inventado prestigio putrefacto que sólo lo cree su fiel batallón de séquitos, sanguijuelas de los bienes del pueblo.

Hoy evocamos al ejército Guaiquerí, a sus antecesores espartanos, y decimos a viva voz: “Esa Nueva Esparta es nuestra, no de los bandidos”; rompamos la coraza que mantiene secuestrada la inocencia de un colectivo, desvanezcamos ese espejismo malsano que nos quitaba las ansias de luchar. El Pueblo fue sabio y paciente, como decía el cantor: “a la Isla no se quiere solo con Perlas”, es necesario el amor incondicional, el compromiso irrenunciable, no vale rendirse; solo la lucha, la conciencia y la persistencia nos devolverán nuestra Isla Valiente, Rebelde y Revolucionaria. Ha llegado la hora, la batalla está llegando a su fin, el próximo 16 de Diciembre, la brisa marina nos traerá un nuevo amanecer y las tres islas Rebeldes se alumbraran con el nuevo sol. Vamos todos a apoyar al General de la dignidad, al General del Pueblo, al General de la Nueva Esparta Bravía, al General Carlos Mata Figueroa. Rememoremos dos frases celebres nacidas de aquellas Guerras Médicas de la antigua Esparta: “Mi escudo, mi espada y mi lanza, son mis únicos tesoros” y “Los Espartanos no preguntan cuantos son los enemigos, sino donde están”, vamos a la Victoria Popular, vamos a la Victoria Perfecta, “Gloria a Nueva Esparta, Patria del Valor”.

[email protected]

El Autor es:

Capitán de Altura de la Marina Mercante Nacional

Licenciado en Ciencias y Artes Náuticas

Piloto Oficial Río Orinoco, Instituto Nacional de los Espacios Acuáticos (INEA)

Twitter: @henryjavier16

Esta nota ha sido leída aproximadamente 1701 veces.