Impunidad, Política i Revolución

¿Cuáles son las razones para perdonar lo imperdonable?

“Debe perdonarse al humilde y

hacer guerra al soberbio”

Virgilio

Termino de leer una artículo, tan firme en su propósito i tan salido del corazón de una compatriota desconocida para mí, pero ahora mui tomada en cuenta, que parece más una carta dirigida al presidente de la República i líder de la Revolución Socialista Bolivariana i obviamente venezolana, firmada por Zulay Farías M –un apellido que tiene connotación revolucionaria o de rebeldía en el país− refiriéndose a la impunidad buscada, sin méritos ni razones jurídicas i humanas, por tantos delincuentes comunes (decimos comunes por costumbre, pero son delincuentes excepcionalmente malignos) que siendo vulgares prófugos de la justicia o presos por atracadores del erario, o estafadores bancarios, especuladores que dan trabajo o cacos e inmorales dueños de medios de comunicación social, practicantes del terrorismo mediático, que jamás han aportado ideas políticas, pero pretenden que se les califiquen de PRESOS POLÍTICOS sin ser otra cosa que POLÍTICOS PRESOS, que andan huyendo de la justicia, pero se hacen conocer como EXILIADOS.

La lista es inmensa i bien conocida, desde que se conoció la historia de siglos anteriores, o en el pasado aparecieron libros, como Los Doce Apósteles, el Diccionario de la Corrupción i docenas de libros más, describiendo i denunciando estos delitos, que incluyen los asesinatos i los genocidios, donde la labor de hombres extraordinarios como José Vicente Rangel, tienen méritos excepcionales. El artículo de la compatriota venezolana, se titula ¿CUÁLES LAS RAZONES PARA PERDONAR LO IMPERDONABLE?

El Comandante Chávez, el primer presidente de verdad que hemos tenido en la época republicana, a pesar de que le califican de dictador las mediocridades del siglo pasado, protagonistas de la Dictadura de Partidos, siempre ha pecado (usando un término común pero que rechazo) es de ser demasiado bueno o condescendiente con quienes le ofenden i desean todos los días del mundo su muerte, porque no le pueden vencer, como ha sucedido con la dignidad de América que se llama Fidel.

Luego del golpe de estado del 2002, Chávez regresó con un Cristo en la mano, solicitando reconciliación i unidad del pueblo venezolano, i poco tiempo después produjo un indulto generalizado que nos ha perjudicado hondamente, i que aquellos traidores i cobardes no merecían. Ahora, con la proximidad de la Navidad, los malhechores de la política oposicionista i la oligarquía que todavía siguen hasta deseando la muerte del líder revolucionario, vienen como coro de arcángeles a solicitar otro indulto, que no es otra cosa que asentar la IMPUNIDAD.

Esta nota ha sido leída aproximadamente 1432 veces.

Roberto Jiménez Maggiolo


Visite el perfil de Roberto Jiménez Maggiolo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.

Comparte en las redes sociales