La economía venezolana goza de buena salud (II)

 Un cuidado muy especial debemos tener en la orientación de la deuda. Cuidado en hacer descansar el consumo de los venezolanos en esa variable que ya ha causado estragos en muchos países capitalistas, entre ellos los de mayor peso y desarrollo. Aprendamos de lo que sucedió con Argentina en los albores del siglo XXI, de los "Tigres Asiáticos" en la segunda mitad de la década de 1990, de los EE.UU. Japón y los países de la Eurozona en estos tres últimos años. El florecimiento de esos países en los años inmediatamente anteriores a sus respectivas crisis, donde el denominador común fue una prosperidad artificial que descansaba en las deudas acumuladas, hizo eclosión cuando los compromisos de hacerle frente a los pagos hizo su desgarradora aparición.

Es cierto que un sinnúmero de economistas de esta parte del mundo vaticinan (más bien desean) continuamente el caos de la economía de Venezuela, pero siempre se han equivocado. Eso sostienen, sin ambages ni subterfugios, el economista Mark Weisbrot y el investigador estadounidense Jake Johnston, del Centro para la Investigación Económica y Política (CERP, por sus siglas en inglés), con sede en Washington DC, Estados Unidos.

En un reporte recién dado a conocer a mediados de octubre pasado se preguntan: "¿Es sostenible la recuperación económica de Venezuela?", Estos analistas estadounidenses afirman que "las predicciones del colapso económico, la balanza de pagos o la crisis de la deuda y otros pronósticos sombríos, así como muchas previsiones económicas a lo largo del camino, han demostrado estar erradas en repetidas ocasiones".

Muy al contrario de esos "deseos" considerados "malos augurios", concluyen que, de acuerdo a los indicadores de los organismos internacionales y oficiales de la República Bolivariana, el crecimiento económico del país "es sostenible y podría continuar al ritmo actual o posterior durante muchos años".

Los cantos de sirena de la dirigencia opositora

Cuando el presidente Hugo Chávez salvó exitosamente el escollo del pasado 7 de octubre, no pensó que la oposición y sus aliados  de otras partes del mundo renovarían sus ataques. Una oposición que pese a las predicciones mediáticas de la prensa internacional y del multimillonario apoyo recibido por el candidato opositor, expresado  en el caudal de dólares aportados por financistas de buena parte de América Latina, EE.UU y Europa, al amplio despliegue de los medios  impresos y audiovisuales nacionales y de todo el mundo, hicieron creer a sus partidarios, engañados además por encuestadoras mercenarias, que tenían el triunfo asegurado. Esos analistas opositores han lanzado de nuevo sus tenebrosas predicciones sobre el futuro económico de Venezuela. Es así como una nota de la primera semana de octubre elaborada por la agencia de noticias económicas Bloomberg presentó declaraciones de economistas de los grupos de las bancas de inversión Goldman Sachs, Standard Chartered Bank y Moody's Analytics Inc. Todos pintan un panorama desastroso para el país petrolero..

Uno de ellos, Robert Hunziker, un estadounidense experto en Historia Económica, negociador profesional independiente para las transacciones de materias primas y antiguo gestor de fondos de cobertura de riesgos, llama la atención sobre las constantes proyecciones negativas contra Venezuela aunque su situación fiscal y de deuda son favorables. Su opinión es por demás contundente: "...la economía venezolana goza de buena salud..."

[email protected]

*Miembro de Númerode la Academia de Ciencias Económicas del Estado Zulia


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1383 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /actualidad/a154549.htmlCUS