Las pertinencias y sus impertinencias

Debo aclarar en primer lugar que cuando se habla de pertinencias o no, la referencia es a algo o a alguien, es decir de cosas o personas, en el presente caso el asunto está en el deber ser y no en el que hacer, leyendo el análisis sobre unos puntos tratados originalmente sobre política, economía y algo mas por el camarada Nicmar Evans y haciendo por supuesto alusión a este último, me vino a la cabeza un dicho que dice: ”El perro tiene mas amigos que el hombre, por cuanto el perro mueve la cola y el hombre la lengua”.

Un líder indudablemente que no es inobjetable, lo cual en primera instancia nos permite evaluar y luego si es el caso inducir para corregir, pero también el líder porque lo es, el destino divino o sencillamente está allí por su capacidad, asunción de la responsabilidad, honestidad y creador por excelencia, ese es el caso de nuestro presidente y al cual en lo particular concibo que puede cometer errores como cualquiera, pero que se generen dudas sobre el socialismo que quiere alcanzar, es temerario y extemporáneo en razón de que si hay pertinencia con el desarrollo ideario por decirlo así, desde que salió a la palestra pública y mucho antes, la coherencia en un político revolucionario de verdad es característica implícita y por tanto la naturaleza de las propuestas aunque el camino sea diverso hay que respetarlas, volvemos a lo de siempre como discusión en la izquierda, la realidad está ahí y hay que olerla, trabajarla en proceso de ensayo y error.

Es de esta manera que observo y trato de analizar la propuesta del Plan de la Patria (II Plan Socialista de la Nación), lo que nos conduce a rechazar de antemano cualquier critica por mas noble que parezca sobre no solo lo escrito en el Plan a debatir, sino en lo dicho elocuentemente por el presidente, no es posible que quien funge de analista prive el elemento mas importante cuando el análisis se hace sobre una propuesta en la cual no se participó, es decir sobre el origen de la visión y misión que inspiro la formulación correspondiente, lo cual tiene una alta dosis de materia prima política que a su vez contiene elementos desconocidos por el critico o analista, ya este solo elemento en mi caso particular me asigna una alta alícuota de no incumbencia, por la temeridad de no excederme en aspectos que quizás desconozco.

Por otro lado, y aquí si me voy de frente es cuando se hace referencia al socialismo del cual califico la propuesta del plan mas allá de lo electoral, (así lo veo); me sorprendió que alguien se atreviera a objetar lo que está naciendo cuando se trata de enmarcarlo por ahora en el texto de la CRBV, cualquier propuesta ajena a esta consideración debe estar fuera de lugar y eso pareciera que alcanza los señalamientos hechos.

La irreverencia con respecto al socialismo que se quiere construir raya con la impertinencia y el absurdo filosófico por excelencia, es decir si está algo en construcción de carácter político filosófico, las circunstancias que se presentan no iguales a ningún otra en el contexto del socialismo que conocimos, deben evaluarse con tino, inteligencia y creatividad, es decir aterrizar en la realidad real, en la que nos acontece y sumerge en la lucha cotidiana, otra posibilidad es inadmisible para un revolucionario y es tanto así que como revolucionarios no podemos crear suspicacia o dudas sobre el animo o la intencionalidad del líder cuando ha demostrado y lo hace todos los días lo ineluctable de la vía hacia esa dirección, acá puedo estar equivocado pero es mi apreciación vertical sin mesianismo ni incondicionalidad.

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 1048 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /actualidad/a154337.htmlCUS