Un grito de miles en voz baja (a la Misión GMVV y 0800mihogar)

Inequívocamente al igual que cientos de padres de familias carentes de ese derecho humano y necesidad de primer orden como lo es un hogar propio, me inscribí en la Gran Misión Vivienda Venezuela en los albores de sus inicios, a principios de 2011, y lo hice, y tengo la certeza también que al igual que otros cientos de padres de familia, con la conciencia clara de que había nacido para atender primordialmente a nuestros compatriotas damnificados producto de los pases de factura que nuestra pachamama nos viene haciendo luego de tanto abuso y maltrato, mal uso y burla a su majestad por siglos y siglos... y que por ello había que esperar a que esa dura realidad mermara significativamente para que el turno a los casos “normales de necesidad” lo que no quiere decir que “no traumáticos”, llegase. La oferta hecha a través de todos los medios del sistema nacional de medios públicos así lo dejaba y aún lo deja por sentado, así se siente, y se sigue sintiendo en la actualidad... pero a pesar de que a casi 2 años de esa inscripción, ningún contacto, ningún criterio en alguna instancia de las muchas de nuestro gobierno bolivariano nos ha contactado por ninguna de las vías disponibles, para darnos alguna señal de que todo va por lo menos encaminado...

En esa búsqueda mi familia y yo hemos continuado y hace un año se nos presentó una oportunidad de adquisición de vivienda pero dejando la ciudad natal Caracas para mudarnos hacia Barquisimeto, cuestión que hicimos y hoy ya nos encontramos incluso habitando ese hogar que esperamos poder pagar a la persona que nos lo está vendiendo, ya que no se trata de una solución vía adjudicación de parte de alguna institución ni mucho menos de una invasión... es la casa de una persona que la construyó con sus propios recursos y que de manera solidaria y desprendida además, nos la ofreció hace poco más de un año con unas condiciones nada leoninas, con una inicial que ya cancelamos, para luego esperar recibir el resto a través de un crédito bancario, tal y como se supone una familia proletaria puede acceder en estos tiempos de revolución... por lo menos así está contemplado en la teoría, pero nunca falta que en la práctica sea lo contrario, ya que por no tener el título de tierras, es decir, porque el terreno de 380m2 es “ejido” no propiedad privada, no puedo gestionar ante ningún banco dicho instrumento crediticio por ser ese título indispensable dentro de los requisitos para darle curso a la solicitud.

En el transcurso de este tiempo, nace la Misión 0800MiHogar, el mismo Comandante la lanza un jueves indicando que es para las familias con ingresos superiores a 4 sueldos mínimos y el día siguiente me inscribí a través de la página web quedándome asignado el número 33.545... a dos meses de esa inscripción, y luego de dos llamadas (cuando atendían el teléfono) donde en ambas oportunidades la operadora me aseguró que me estarían contactando del equipo de la Misión para indicarme los pasos a seguir para avanzar en la esperanza de obtener el crédito, aquí sigo, esperando y nervioso por la necesidad moral de cumplir con este camarada compatriota amante de la justicia que es la persona que me está dando esta oportunidad de tener soberanía en el tema de la vivienda...

Ahora bien... yo me pregunto al igual que cientos de padres de familia que nos encontramos a la espera... ¿qué pasa que la palabra de un hombre que nos ha demostrado que si se puede, que se puede tener patria y además ser soberanos e independientes, no se refrenda?, no se cumple?... es improvisación?, incapacidad para sacar cuentas y crear políticas y estrategias para que esa cantidad de personas, número finito léase, sea atendido y encaminadas todas las solicitudes?, acaso todo esto es una burda burla?... no lo creo así... porque celebramos con alegría los miles de hermanos que hoy ya tienen su vivienda, eso es un hecho público y notorio, estúpido negarlo además...pero hay que decir que la tarea, la oferta, la expectativa hecha a miles no se termina de encausar, y es aquí donde si digo, y que no quepa la menor duda, que no se avanza por las miserias insertas en nuestro ser... la falta de urgencia, la falta de voluntad, disciplina y lo más contundente, la mezquindad del corazón de tantos en quienes reposa la inmensa tarea de entregar a quien realmente lo necesita, un derecho humano, una necesidad de primer orden... que no quepa la menor duda que se trata de eso, repito, y voy más allá, porque sería iluso no decirlo, se trata del guiso y las alcabalas adecas lo que evita que haya más gente hoy en día incluida en las miles de obras que se vienen haciendo. Las matemáticas no fallan, y si esas matemáticas se estuviesen aplicando con disciplina y sentido de urgencia, ya todos los que hemos puesto nuestras esperanzas en esta soñada oferta para evitar caer en la desgracia capitalista que se consigue a la vuelta de la esquina, ya estuviésemos atendidos y encaminados a un fructífero desenlace.

En líneas generales, en nuestro país la gran mayoría de los problemas se solventarían dejando de lado la MEZQUINDAD, la FLOJERA, la FALTA de VOLUNTAD y el GUISO, y asumiendo el verdadero sentido de la URGENCIA y el DESPRENDIMIENTO para ver las alamedas que Allende citó cuando el águila capitalista lo borró del mapa, para lograr la mayor suma de felicidad posible en nuestro pueblo como el Gran Bolívar dijo en su heroica vida de Libertador...

La verdadera revolución está en el cambio cultural del ser de la patria, es allí donde debe centrarse el grueso del esfuerzo, es allí en los contenidos, en los códigos y estéticas que la mediática dominante siembra en el imaginario, que el Estado debe detenerse a diseñar contundentes estrategias para en verdad dar la batalla... solo así ella será irreversible y triunfante!

A quien pueda interesar, nosotros, unos cuantos miles, no estamos pidiendo que se nos regale nada, solo la oportunidad de pagar con justicia ese bien tan preciado que el capitalismo ha convertido en mercancía y además en un lejano sueño.


[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 887 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales


Luis Miguel Badaraco


Visite el perfil de Luis Miguel Badaraco para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.



US Y /actualidad/a154325.htmlCUS