Mario, esto es solo una metáfora

Mario, anoche dijiste que no entiendes como un pobre, alguien de barrio, un moreno, o un indio, pueda apoyar a la oligarquía, quienes son los que siempre los han explotado. ¿Por qué votaron por Capriles Radonski?

Creo que todos podemos entender por qué mucha gente de la clase media y media alta apoyaron a Capriles Radonski, ¿pero un negro, moreno, pobre, indio, obrero?

Todavía hay muchos que no hemos superado la basura mental que los invasores europeos nos han estado inculcando desde hace más de 500 años, con sus libros, en sus escuelas, en sus películas de ayer y hoy, en sus iglesias, con su política, con sus negocios, su ciencia, música y filosofía.

¿A qué se parecen los héroes? ¿Quienes son los más capaces? ¿Los más fuertes? ¿Los mejores? ¿Los más inteligentes? ¿Los santos?

Lo que sigue es una metáfora que puede contestar las arribas preguntas, y no está escrito para insultar a nadie, ni para rebajar a nadie, es una metáfora.

Si comenzamos por el comienzo, los “conquistadores” de nuestras tierras eran europeos, y los “conquistados,” es decir, los menos fuertes, los menos capaces, eramos nosotros, los Indígenas.

Después de conquistarnos, nos enseñaron su religión. ¿A quien se parece Jesucristo en los dibujos y en las pinturas, en la estatuas y las iglesias, en los libros, en todo lado? A un europeo. ¿A quien se parece María, la madre de Jesús? ¿A una Guajira?

Después nos mandaron gobernadores europeos, los únicos que eran capaces de gobernarnos bajo una nueva forma de sociedad completamente ajena a nuestros miles de años de “retraso.”

Después, los europeos trajeron sus maquinas “mágicas” que podían hacer cosas que nunca habíamos visto, como moler el maíz sagrado con una inmensa rueda de piedra que se movía sola, usando la “magia” del viento y del agua de nuestra sagrada Pacha Mama. Si la Pacha Mama les permitía a los europeos usar esta magia, entonces los europeos estaban aún más conectados y aceptados por los espíritus de nuestro entorno. Significaba que el dios catire de los europeos era el más grande de todos los espíritus, entonces decidimos seguirlos a los europeos y a su dios, todo poderoso, y nos dejamos gobernar. Tenían razón.

Ademas, el europeo tenia la “magia” que le permitía tener todas las mujeres nuestras que él quisiera, entonces dios ciertamente estaba de su lado.

En los próximos años, nos enseñaron que los más grandes matemáticos, científicos, lideres políticos, pensadores, reyes y reinas del mundo entero eran europeos. En los mapas que nos mostraban, Europa y sus colonias estaban en el centro del mapa, y todas las tierras alrededor estaban repletas de salvajes de diferente colores y tamaños, con dos cabezas y dientes enormes. Allí es cuando nos dimos cuenta que de verdad necesitábamos la protección continua de nuestros los europeos, y que si no nos portábamos bien, su dios de la magia nos iba a mandar a esas tierras para ser devorados o quemados vivos. Decidimos portarnos bien y servir a nuestros amos europeos.

Pasaron los años, y nuestros ancestros vivieron en paz con los europeos, porque siempre se portaban bien, obedecían, y rezaban a su dios. No les pagaban mucho, pero sí siempre fueron protegidos por su gran dios, y la sociedad vivía de manera ordenada, hasta que por alguna razón que no comprendíamos, porque no sabíamos leer ni escribir, y siempre estábamos el el campo cosechando para los europeos, algunos de los hijos de los europeos decidieron quitarle el mando de gobernador al europeo Perez Jimenez.

Pensábamos que todo iba a seguir igual bajo la gobernación de los hijos de los europeos, pero las cosas cambiaron. No sabíamos por qué, todavía no podíamos leer los periódicos y tampoco teníamos como comprar un televisor o una radio. Cuando le preguntábamos a los hijos de los europeos qué estaba pasando, por qué las cosas habían cambiado, nos decían, “Todo bien, muy bien, sigan trabajando y rezando,” y así lo hicimos.

Pero, unos años más tarde, de repente, nos encontramos gobernados por uno de los nuestros, un campesino indio y negro, y no sabemos por qué, y nos dicen que algunos de los nuestros lo eligieron. No entendemos, eso no se puede permitir, vamos a perder favor con el dios de los europeos, vamos a perder la magia y la protección. Además, si el nuevo gobernador es uno de los nuestros, significa que él no puede leer.

Hoy nos dicen que todos podemos participar en eligir al gobernador. Es mejor elegir un europeo, aún que sea hijo de papá, porque él sabe leer mejor, sabe hablar mejor, sabe gobernar mejor, y es mas cercano al dios que nos protege.

Mario, esto es solo una metáfora.

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 2232 veces.

Oscar Heck


Visite el perfil de Oscar Heck para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.