La transición al nuevo país

Inicio este articulo con dos interrogantes, ¿Hay socialismo en Venezuela? ¿Vamos hacia el comunismo? en realidad, si comparamos nuestra verdad con los modelos ortodoxos, ciertamente que no. Pero nuestro proyecto no es ortodoxo, es un modelo en construcción; los ortodoxos, para sentirse en paz con su ideología y no sentirse traidores de la misma, acuñaron el concepto de transición, dicen ellos, del capitalismo al socialismo–comunismo.

Esta es una gran contribución a la satanización de la cual somos victimas por parte del capitalismo, les decimos que no somos ortodoxos todavía, pero que hacia allá vamos, parece que queremos engañar a los que invitamos a acompañarnos. Somos comunistas, pero no; como la oligarquía, capitalistas populares, derechistas de izquierda.

Ha llegado la hora de ser lo que somos, de identificarnos con lo que somos, no estamos transitando hacia nada, estamos construyendo un modelo de sociedad propio, estamos en constituyente de un nuevo país, estamos gestando y pariendo un nuevo país. La participación aportativa y protagónica tiene sentido si es en tiempo real, nuestra esperanza es aquí y ahora, los que vengan después construirán su esperanza a partir de la nuestra, pero no la copiarán fielmente.

Tenemos que estudiar, investigar, experimentar y reinventar nuestro modelo de país, un modelo de colectivización, rescatando la colectivización tribal indígena, la socialización colonial y la montonerización independentista. La comunización de nuestra sociedad es el modelo de país que queremos, porque queremos vivir en colectivo, pero hay que hacerlo ya. La vida colectiva no se aprende en una Escuela Comunal ni en un ministerio, se aprende viviendo en colectivo. Como dice Aristóbulo, hay que desmontar el estado democrático burgués, que se expresa todavía en las instituciones públicas y privadas por igual. Las queremos llamar colectivas, pero no lo son, como dice el Presidente, no es suficiente el nombre, hay que hacer funcionar lo colectivo; la transición es endógena, vivir en colectivo para aprender haciéndolo.

Todas las instancias institucionales, públicas y privadas, deben asumir el funcionamiento colectivizado, como escuelas experimentales, para que se de el aprendizaje de la colectivización y se pueda transferir a las estructuras sociales más abiertas y más difíciles de organizar. La creación de los Consejos Comunales y más aún las Comunas, resultan difíciles de generar por sí mismas, pues la gente no lo sabe hacer y reproducen la democracia burguesa como patrón de funcionamiento y no contribuyen en nada al modelo de nuevo país, como lo ha ratificado el Presidente, recientemente. Colectivicemos las instituciones, empresas, negocios, escuelas, universidades y tendremos un nuevo país originario y único.

Doctor Ciencias de la Educación y
Docente Universitario UBTJR- estado Lara
[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 494 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /actualidad/a152942.htmlCUS