Al Sr. Presidente Hugo Chávez Frías

No a un decreto de amnistía a los llamados "presos y perseguidos políticos"

En diferentes medios de comunicación escritos se ha hecho público una solicitud que hacen los familiares de los llamados "presos y perseguidos políticos", para que el Presidente de la República les otorgue una amnistía, y, de esa forma, volver al país a continuar con sus habituales maneras de violar las leyes y perturbar la tranquilidad de la ciudadanía.

     El sábado 20 del presente mes, los diarios nacionales y regionales del país reseñaban que "familiares y amigos de los denominados presos y exiliados  políticos iniciaron un operativo de recolección de firmas en respaldo a la formal solicitud del decreto de amnistía, que presentarán la próxima semana ante el presidente de la República Hugo Chávez.  Osmary Pérez, hija de Oscar Pérez, dirigente de la oposición exiliado en Perú, exhortó al ejecutivo nacional a que apruebe el decreto  solicitado a fin de que se haga justicia para sus familiares".

     Señor Presidente, en Venezuela no hay presos ni perseguidos políticos, sino políticos presos y auto perseguidos políticos. Estos señores tienen que venir al país a enfrentar las acusaciones sobre delitos comunes cometidos contra el pueblo, o es que acaso "el Cabeza de motor, el Especulador que da empleo, el Filósofo del Zulia y demás delincuentes que se encuentran fuera del país ¿son perseguidos políticos?.

     Señor Presidente, recuerda usted la amnistía que les otorgó a los golpistas de abril 2002. Éstos vieron en usted debilidad y volvieron con acciones como el sabotaje petrolero, el paro empresarial, las guarimbas y los paramilitares de la finca Daktari, actos donde murió gente inocente y la Nación perdió cerca de 20.000 millones de dólares, y, hasta ahora, no hay un preso por los delitos cometidos. El pueblo lo que exige es de verdad que se apliquen las leyes y se ponga orden en el país.

     Como es posible que, por cualquier motivo como falta temporal de agua, apagones, carreteras en malas condiciones, algunas personas obstruyan por horas las vías nacionales y ninguna autoridad, bien sea nacional, regional o municipal hagan algo para restituir el orden. O es que el derecho de unos está por encima del derecho de los demás. Esto, en cualquier momento, podría pasar de una simple protesta, a un enfrentamiento entre ciudadanos, como pasó hace poco en la carretera que comunica el municipio Sucre con el municipio La Ceiba, en el Edo. Trujillo, donde un ciudadano asesinó a otro porque no le permitieron el paso en una protesta.

                                      Prof. Titular ULA-Trujillo

                                                                               [email protected]                                                                                     


Esta nota ha sido leída aproximadamente 640 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /actualidad/a152864.htmlCUS