La lata de pegaloca y la bolsa de papelitos

En una cátedra magistral se convirtió el discurso del Maestro Aristóbulo Isturiz en su reunión con la Comuna en formación Gruta de San Felipe Neri, celebrada en el barrio Guamachito de Barcelona. Al acto asistieron voceros de 14 Consejos Comunales de Guamachito, El Guamache, Portugal Abajo, Urbanización Portugal, Barrio Industrial, Campo Claro y Los Montones, integrantes de la mencionada comuna.

En un lenguaje sencillo, directo, llano. Pero no por eso rico en ideología, lingüística y pedagogía, Aristóbulo le habló clarito al numeroso público, conformado en su mayoría por gente humilde. Le dijo por ejemplo, que todos éramos necesarios, que no debíamos excluir ni descalificar a nadie. Que jamás se entendería que un revolucionario, bolivariano y chavista no votara por los candidatos del proceso a las Gobernaciones.

Aristóbulo no ofendió ni descalificó a nadie. Mostro calidad en el discurso y grandeza como político. No le paró a la matriz que están tratando de crearle los contrarrevolucionarios al calificarlo de turista, navegado: “No necesariamente expresó, para ser un buen gobernador en Anzoátegui hay que se nativo de este gran estado. Ha habido gobernadores nacidos aquí que han puesto la gran torta. Además Anzoátegui es un estado estratégico y muy importante para conseguir el objetivo de convertir a Venezuela en una Potencia Energética. No en balde la Zona Petrolera del Orinoco, la reserva de petróleo más grande del mundo, forma parte de su territorio. Motivo que a los Escua (escuálidos) le impulsan a tratar de echarle el guante para desde aquí sabotearle ese objetivo al Presidente Chávez”.

-“Me traje, dijo una lata de pega loca para pegar a todos los que se fueron y desean regresar. En esta candidatura cabemos todos”...

Dijo con aplomo y seguridad que él defendía la gestión de Tarek. “Tarek, dijo, no salió por gestión. Toda Revolución tiene sus fases. En esta nueva fase que se inicia en enero de 2012 el Presidente Chávez, como jefe del proceso, consideró que la pieza para Anzoátegui era yo. Pero igual pudo haber sido otro soldado de la Revolución. Por eso cuando ustedes me abrazan, me besan, me muestran ese cariño tan especial, yo no me caigo a coba ni me mato a pasiones, yo sé que todo ese vendaval de cariño es porque ustedes me asociacian con Chávez. Porque Aristóbulo es Chávez y Chávez es el pueblo”.

Poco a poco como un maestro de escuela, de aula, que es lo que en esencia es Aristóbulo, el personaje fue tejiendo su discurso. Matizado con sus pasajes de pelabolas cuando muchacho y su disposición natural de compenetración con el Poder Popular:

-“El pueblo organizado, dijo, a través de las Comunas, y con los recursos suminstrados por el Gobierno Central, Regional y Municipal, está en condiciones de construir, por ejemplo una Aldea Universitaria en cada barrio dando así solución colectiva a las necesidades de cupos de los muchachos en las barriadas. Edificar un CDI con un área de influencia que cubre a todos los barrios que conforman esa Comuna. Cuando logremos eso y pensemos en colectivo se acabaran las bolsas de papelitos solicitando ayuda a los gobernantes para un cupo universitario, para una medicina, para una operación. De lo que se trata es que el pueblo gobierne con el poder y los recursos suministrados por el Gobierno”.

El Profesor Isturiz llamó a gobernar a cuadro cerrado. Como un solo gobierno. Integrados por el pueblo organizado, PSUV, Gobierno Central, Gobernaciones y Alcaldías. “La acción del Proceso tiene como fin darle el mayor cúmulo de felicidad al pueblo. Y si ese es el objetivo fundamental de la Revolución Bolivariana de Venezuela todo el que ocupe una puesto de gobierno, de comando, tiene que jugar cuadro cerrado con ese objetivo.

TINTERO

La parte del discurso del Profesor Isturiz que más me agrado fue cuando contó como su mama en Navidad le compraba zapatos nuevos a unos hijos y otros no. “Nunca entendí esa actitud. Pero cuando fui alcalde me di cuenta que los problemas son infinitos, y los recursos, finitos. Fue entonces cuando le pedí disculpas a mi vieja no sin preguntarle en que se basaba para tomar tan “excluyente” decisión y ella sabiamente me respondió: le compraba a los que tenían un hueco en el medio de la suela. Y no a los que tenían bien gruesa la suela de sus zapatos.


[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 711 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /actualidad/a152828.htmlCUS