El lider esperado de América

“Cuando la libertad se encuentra en peligro, revelarse es un deber, el más imperioso de los deberes para salvarla de quienes la mancillan, porque no solo es un crimen, es todos los crímenes”.

En nuestro país transitaron gobiernos de la lV República, quienes utilizaron la fuerza represiva para someter a quienes intentaron revelarse contra ellos y descubrieron sus crímenes cometido contra los estudiantes, periodistas, profesores universitarios, obreros y campesinos, quienes fueron asesinados y desaparecidos.

La mayoría de sus crímenes eran desconocidos por el pueblo y nuestra juventud al no ser divulgado por la canalla mediática, que callaba para ocultar los hechos. Los que hoy apoyamos la revolución bolivariana, nos corresponde señalar los hechos, para que nuestra juventud se entere quienes fueron sus verdugos y que todavía andan sueltos sin pagar por sus crímenes.

No permitamos que la historia sea deshonrada por quienes hoy viven en contubernio vergonzoso con políticos corrompidos, que se han convertido en la lepra se Lázaro, que deforma y hace pútrido lo que toca.

En nuestro país todo comenzó en el primer gobierno del pacto de Punto Fijo, donde fungía como Presidente Rómulo Betancourt, quien no vacilo en desatar la represión contra la izquierda y en especial contra el Partido Comunista de Venezuela, que había convocado las masas trabajadora, obreras y campesinas a revelarse contra las medidas del gobierno, que solo favorecían a la oligarquía, los empresarios y a las tras nacionales. Medidas que iban en detrimento de un pueblo que pedía justicia y solo encontró represión durante cuarenta largos años. Solo cambiaron los hombres, continuaron los mismos delitos, destruyendo los valores de la moral y la justicia que existía, con una democracia sombría y teocracia.

El pueblo estaba convencido que el eclipse que se estaba viviendo no seria eterno, porque esos retrocesos, esas reacciones, como todos los fenómenos no duran toda la vida. Vendrán otros con poder para hacer justicia, como el Ángel de blanca vestidura.

Un 4 de febrero se 1.992, gran número de soldados patriotas, encabezados por el Tte. Coronel, Hugo Rafael Chávez Frías, militar desconocido por el pueblo venezolano, se revelo contra el Presidente que estaba negociando la soberanía del país, con el Fondo Monetario Internacional a espalda del pueblo, pero fue militarmente derrotado por las fuerzas del gobierno, que contaban con superioridad militar.

En medio de aquel torbellino de fuego y humarada que ofuscaba la vista de sus soldados en combate desigual. El comandante Chávez reconoció que era imposible alcanzar el triunfo y pidió a sus compañeros de arma cesar el combate para evitar inútilmente más derramamiento de sangre. Ahí su celebre frase "POR AHORA" que tuvo eco en todo el país y el mundo entero. Él se responsabilizo por los acontecimientos sucedidos ese día, exonerando de toda culpa a los compañeros de armas que lo secundaron en aquella gesta emancipadora, en donde no lograron los objetivos de derrocar a un Presidente que estaba comprometiendo la soberanía del país, a cambio de conservar su poder.

Ese acto heroico del Comandante Chávez, sirvió para crear conciencia al pueblo venezolano, y darse cuenta que en Venezuela todavía tenemos militares probos dispuestos a derramar su sangre en defensa de la dignidad de la patria, así como lo hicieron el 4 se febrero de 1.992, el pueblo venezolano quedo convencido ese día, que el Comandante Chávez era el Presidente, que necesitaba, el que por tantos años espero, y la espera dio sus frutos.

Hoy la patria guarda los nombres de los caídos en ese combate en lo más adentro de su corazón.

Patria socialista viviremos y venceremos



[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 916 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales


Juan Rafael Rangel Ortíz


Visite el perfil de Juan Rafael Rangel Ortiz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.



US N /actualidad/a152757.htmlCUS