Tras las huellas de las 3-R

Toda contienda tiene al final vencedores y vencidos, y ambos sectores requieren de nuevas lecturas luego de pronunciado el veredicto, lo mas lógico es que de manera democrática, por un lado el adversario y sus partidarios menos favorecido comiencen a analizar y a interpretar, de manera objetiva y consciente, el porqué de la derrota. ¿Cuales fueron los errores?, ¿Cuáles fueron las tácticas y las estrategias que no funcionaron y no calaron en los electores.

Por otro lado, los vencedores, una vez que les haya pasado el arrobamiento de la victoria, una vez que hayan salido del hechizo y del embrujo del éxito y no les queden ni trazas del arrebato del triunfo, lejos de dejarse violar por la arrogancia y la prepotencia, deben sentarse de manera objetiva a precisar ¿por qué la victoria fue como fue y no como se esperaba? Por ejemplo, entre otras cosas se debería tomar en cuenta ¿Porqué el adversario, aunque no ganó, sacó el numero de votos que sacó?, ¿Porqué la oposición creció tanto en estas elecciones? ¿Porqué con la victoria no se logró satisfacer las expectativas en un 100%? ¿Porqué muchachos y muchachas de clase baja, con edades comprendidas entre los 16 y 18 años lloraron a moco tendido por la derrota que sufrió la oposición? ¡Verga!, esto es digno de revisión y debe llamarnos a la reflexión.

Ganó Chávez. Ganó la democracia en Venezuela, se derrotó a la elite liberal y privatizadora, se derrotaron las transnacionales de los hidrocarburos, se les dio medio palo a los poderosos de la comunicación, se derrotó a la CIA y al Departamento de Estado de los Estados Unidos. No se niega que los derrotamos, por supuesto que los derrotamos, nadie niega que derrotamos al adversario, pero tampoco debemos negar ni ocultarnos que la oposición sacó más de seis millones de votos, cuando han debido ser derrotados inclementemente y sin que les diera chance tan siquiera de respirar por la herida hasta que se repusieran, más o menos en un lapso de unos seis meses, tiempo necesario para que salieran del barranco de la derrota bajo un periodo intenso de curación psicológica.

Es precisamente en el umbral de la victoria donde objetivamente debemos preguntarnos dónde se ha fallado para que un numero de venezolanos hayan optado por la opción más nefasta y más deshumanizante como es la opción de la oligarquía criolla y de la oligarquía extranjera, quienes aún con la derrota entre pecho y espalda, se dan el tupe de cobijarse con la arrogancia y con la más despreciable prepotencia sin querer aceptar que son minoría y que 6 no es la mitad de 15, ni mucho menos es la mitad de 19.

Es a partir de la victoria de donde debemos participar a coro para activar las 3R, “Revisión, Rectificación y Reimpulso” de la Revolución. Es el momento de llamar a reflexión a nuestros dirigentes, para que junto al pueblo, y sin ningún prurito, sino desnudos completamente de poder y sin ninguna apariencia de divinidad, se haga una revisión descarnada de la gestión del gobierno, de sus logros, de sus alcances, de sus fallas, de sus aciertos y de sus desaciertos. Es ahora cuando debemos analizar el porqué de tantos infiltrados en los puestos claves, el porqué de tanta impunidad y de tanta desidia de muchos de los empleados públicos, que más que tener convicción política, tienen convicción económica y están infiltrados en casi todos los organismos públicos engrosando sus cuentas personales y convirtiendo dichos organismos en fincas o parcelas donde reinan ellos, sus deseos y sus allegados, donde se hace lo que él o ella quiere, porque de lo contrario, el pobre desgraciado que les cae o llega a caerle mal tiene sus días contados.

Es ahora o nunca Comandante que usted debe desempolvar el alicate y apretarle las bolas a todos aquellos que vienen jodiendo y que pretenden seguir jodiendo amparados por el amiguismo y cualquier otro vicio o desviación que haya tomado cuerpo durante estos catorce años de gobierno. Es ahora Comandante que usted debe aplicar caída y mesa limpia, caiga quien caiga, pero por favor, deslastre de tanta mierda y de tanta basura a Venezuela, a la Revolución y al proceso, acabe de una buena vez con todos aquellos y aquellas que hasta ahora han tenido a la Revolución para vivir de ella y no para vivir por ella.

Camarada Comandante es el momento de aplicar mano dura, tanto a los seudos revolucionario que no pasan de ponerse una camisita y una gorrita roja, pero que nunca jamás tendrán el pecho de cardenal. Estimado Comandante es necesario ponerle mano dura a los partidarios del bando opositor que no se cansan de joder y joder, hasta cuándo vamos a tener que calarnos a Globovisión, a los medios impresos y parapetos afines, hasta cuándo cierto sector de la vocería mas recalcitrante y trasnochada de la oposición van a estar haciéndole daño a la población con terrorismo mediático, psicológico y material, sin que nadie les de un carajazo en la jeta para que se pongan serios y se dediquen a hacer una oposición digna de una Venezuela que políticamente se crece cada vez mas dándole y demostrándole al mundo ejemplos de democracia y de soberanía.

Para nadie es un secreto que “supuestamente” la oposición aceptó el triunfo, pero sin que me quede nada por dentro, seríamos unos bolsiclones si nos creyéramos ese cuento, seríamos unos ingenuos si nos creyésemos el cuento de que pasaran la página, como también sería una ingenuidad creerse el llamado a la concordia. No olvidemos que “Cochino mierdero no pierde la maña ni que le quemen la trompa”. Es que no nos hemos dado cuenta que cuando declaran, mientras hablan de reconciliación y fraternidad nacional, por otro lado, se les avizoran los colmillos y desprenden un olor a azufre insoportable, que incluso, traspasa las pantallas de los televisores y se cuela por las ondas hertzianas. El virus de miserable es incurable, y aunque se disfracen de mansos corderos, amparados bajo un nuevo discurso, basado en la reconciliación nacional, avalado incluso por el Departamento de Estado de EEUU y muchas otras organizaciones internacionales, tomemos en cuenta que la prensa internacional, entre ellos Drudge Repor, con toda la grosería del mundo “aceptaron la victoria”, entre comilla, pero colocando la foto del candidato presidente, ganador de las elecciones patas pa´arriba.

Es hora que aquel o aquella que pretenda seguir echando vaina se les de tres coñazos, es más que suficiente, para que cojan mínimo y se dediquen a hacer una oposición seria, consciente del papel histórico que tiene dentro de la sociedad. Sino recordemos que los mismos que se perdonaron en el 2000, fueron los mismos que desestabilizaron y crearon caos en el país en el 2001 y en el 2002 y son los mismo que siguen con su taquititaquiti de seguir echando vaina a diestra y siniestra a lo largo y ancho del país, porque hasta ahora nadie les ha dado un parao, ni ha habido nadie que les ponga preparo. ¡Verga!, es tan así, que ya están hablando de llamar a un referéndum y continúan los desabridos, incoloros e inmorales voceros de la oposición dando informaciones, entrevistas y ruedas de prensa a través de los medios de comunicación nacionales e internacionales donde despotrican contra el triunfo y la continuidad del comandante presidente, mientras hablan de concordia, por otro lado, están hablando de fraude y de la parcialización del CNE, de ventajismo y de cualquier otra vaina que les permita respirar por la herida para justificar lo injustificable de la derrota. Entendamos que estos coños no se han cansado, ni se cansaran de llevar vergajazo tras vergajazo con todas las derrotas sufridas y las que sufrirán por los siglos de los siglos. Tan es así, que en medio de su derrota y de sus discursos de fraternidad, envueltos en un velo de prepotencia y arrogancia, por encima de los hombros, le exigen al bando revolucionario una muestra de que Si estamos dispuestos a quererlos y a amapucharlos. La mezquindad no les deja aceptar el triunfo realmente, el egoísmo político no les permite encuadrarse en la realidad y sacudirse la realidad virtual en que los ha zampado los medios de comunicación ajenos al gobierno y a la Revolución Bolivariana, sino que a manera de excusa, teorizan, dándole mayor relevancia a su crecimiento electoral, basados en el fraude matemático de que representan la mitad de la población, sin tomar en cuenta que 6 no es la mitad ni de 15, ni de 19.

Con el presente artículo sé que no voy a solucionar nada, sólo me anima mi convicción de revolucionario, feliz por el triunfo; pero preocupado por tantas vainas malas que ocurren y que si no se les ponen correctivos seguirán ocurriendo. Es sólo una humilde invitación a reflexionar y a discutir para aportar puntos de vista que nos permitan construir soluciones y curas al cáncer, que si no paramos a tiempo puede hacer metástasis.

Sé que el tema tratado en el presente artículo es bastante complejo, prohibido y para muchos debe ser una grosería, pero como tales opiniones me importan un coño, sugiero que se debata en el seno del Polo Patriótico, en el seno de los intelectuales y en todos y en cada uno de los espacios que sea necesario y que reclaman a gritos corregir a tiempo para salvar el proceso revolucionario, porque ahora más que nunca se hace necesario reactivar y catapultar la vigencia de las 3R.

CON CHÁVEZ TODO, SIN CHÁVEZ NADA.

¡AMOR CON AMOR SE PAGA!

[email protected], [email protected], [email protected], [email protected]

Maturín 16-10-2012

Esta nota ha sido leída aproximadamente 787 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /actualidad/a152537.htmlCUS