Toca lavar los trapos sucios fuera de casa: Bolívar, Mérida, Psuv y PCV

Cosas que cuesta entender, que vaina, teniendo al enemigo de rodillas después de la bestial golpiza que le dimos el 7 de Octubre en 21 de los 23 estados, se nos enreda el papagayo para el 16D, no se entiendo, yo no lo puedo entender. Era de esperar, cualquier ser político tendría que esperarlo, que esa majestuosa fuerza convocada por nuestro enorme líder Hugo Chávez Frías que hizo victoriosa las fuerzas populares al unir al PSUV y el Gran Polo Patriótico para el 7O, tuvieran lista una propuesta consensuada para los candidatos con los que propinaríamos el segundo golpe fulminante este 16D, el primero mata y el segundo remata. Claro clarito, diría después el majunche. Pero no fue así.

Un momento magistral de la historia de nuestra independencia tiene que discutir públicamente algo que no se resolvió en una mesa antes de la victoria esperada., poniendo en riesgo la siguiente victoria y arriesgándonos a oxigenar un moribundo que debe de morir, que vaina con Venezuela. Bien lo escribe Monedero en su análisis publicado en rebelión, excelentemente diagnosticando algo que solo puede llamarse y definirse como venezolanidad. Es que así fuimos y somos parece ser… ojalá y aprendamos a dejar de serlo.

Si fui el primero que denuncié el dedazo del PSUV, que me agarró de sorpresa, y que lo hice solo por autocrítica y no con intención alguna de fomentar divisiones ante el objetivo primordial, creo que fui el primero en volver a escribir pública y privadamente que el deber de un revolucionario es derrotar al enemigo, o como dice Fidel: es hacer la revolución, y en esa convicción no cabe ni cabrá la posibilidad de abrir camino al enemigo por no saber mantener la unión entre quienes damos la batalla.

Se salió de mis manos, es ya una discusión pública y una realidad, vamos separados a la batalla de 15D quienes fuimos unidos y vencimos, con el perdón de quienes me leen siempre y saben que no uso malas palabras: ¡que cagada! Será que resulta más victorioso que nuestros mezquinos intereses nos separen a que impedirle al enemigo, oído: e n e m i g o  i m p e r i o, volver a tener mando en ninguno de nuestros estados????

Ante lo obvio y creo que a tiempo, fijaré mi posición, ya que muchos lo hacen y se me ataca de jala bolas y entregado. Yo no jalo bolas, camaradas, para mi lo importante es vencer al enemigo y el enemigo es el capitalismo y la burguesía, primero que nada, todo lo demás lo dejo para después.

No me cabe la obtusa idea de sentarme a discutir luego de que Capriles y su banda hayan recuperado un solo milímetro de nuestra patria ganada en las elecciones de este 7 de Octubre, en las elecciones a gobernaciones por culpa de desarticular la gloriosa unida que nos pidió Chavez y Simón Bolívar la que nos hizo vencer y de que manera!

Como lo pongo en mi título hay dos cosas de las que quiero hablar, o dos estados, o dos candidaturas y de dos partidos: Mérida y Bolívar y Psuv y PCV. Lo que es lo mismo de 4 candidatos.

Son innumerables las voces del pueblo del Estado Bolívar pidiendo nuevo candidato, denunciando al actual de ser ya casi un oligarca, los letreros se vieron: !Chávez sí el mismo gobernador no!

Estado Bolívar, padre de la clase obrera, ese mismo en que se pudo vencer en los tiempos de la cuarta al puntofijismo con un candidato nacido de ellos mismos, candidato que de vaina gano después la elección o las ganó y las negoció con el mismo imperio y su historia posterior lo demuestra. Estado Bolívar que pudiera entonces ser dos cosas: el Estado que enseñe al proceso revolucionario a vencer el enemigo interno al proclamar un nuevo y revolucionario gobernador, o el estado que se pierda por la terquedad y la falta de democracia de nuestra misma revolución, permitiendo la negada posibilidad que esa fuerza de obreros se nos convierta en pocos años en la fuerza que nos derrote si no cambiamos la reelección de un traidor. Manuel Arciniega es el clamor de ese pueblo, no se puede negar y Francisco Rangel Gómez es el error que se reclama. Aquí humildemente y en pos de la unión, le pido al comandante en jefe y al PSUV que se plieguen a lo que pide el pueblo casi con la certeza de que si no la hacemos, ese pueblo luchador, nos dará una lección aun a pesar de perder la gobernabilidad en tan estratégico estado. No puedo menos que aplaudir la postulación que hizo el PCV siempre y cuando, oído, se esté peleando por la unidad desde hoy hasta una semana antes en donde habrá que conciliarse.

Mérida, donde ocurrió lo contrario, es un estado que aplaude la propuesta del PSUV y del comandante, se escuchó se vio y se atendió el llamado popular. Alexis Ramírez representa la alternativa revolucionaria de punta a punta y casi nos garantiza la victoria. Irracionalmente el PCV sale a postular a Florencio Porras, un traidor a Chávez y a la revolución. Lo dice el pueblo, lo siente el pueblo y es el pueblo quien debe decidir. No hay más! El PCV debe revisarse.

Mas claro no canta un gallo, rojo como yo me siento, pues soy comunista de cuna, y comunista no es el que milita en un partido, es el que entiende que el comunismo es la utopía del mundo por el que se debe luchar.

Le pido entonces a todas y todos los actores, que esta batallita de lavar nuestro trapos sucios públicamente, tenga fecha de culminación en el calendario. Busquemos la forma revolucionaria y práctica de dar esta discusión y que podamos vencer protagonismos para alcanzar lo que perdimos apenas días después de la gran victoria del 7 e Octubre: !!!la unión!!!!

Unidos venceremos, dividimos seremos traidores al pueblo por el que luchamos!

Patria independiente y socialista: votaremos y venceremos!!!


[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 3352 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




Comparte en las redes sociales




US Y /actualidad/a152419.htmlCUS