Oído al tambor

Tal parece que el padre de la frase no la usa para sí, “el que tenga ojos que vea y el que tenga oídos que oiga” (evangelio según San Mateo). Sin duda la deditis, junto con el burocratismo, la llamada captación, (que palabrita no) junto a la ineficiencia y la traición a los ideales revolucionarios bolivarianos, nos han causado mucho daño dentro de la revolución y así mismo en las filas del PSUV.

Recordemos que nos pasó en las últimas elecciones de gobernadores y alcaldes, todo en gran parte por no querer escuchar a las bases del partido y del llamado polo patriótico, muchos gobernadores entonces como ahora, fueron escogidos a dedo de buen cubero, (perdón por el dedo del presidente y comandante Hugo Chávez), quien por cierto y esta es una respetuosa crítica, no ha tenido buena mano zurda para escoger a sus colaboradores más cercanos. Digo esto, por el resultado de aquellas anteriores elecciones de alcaldes y gobernadores donde perdimos cinco gobernaciones y un puño de alcaldías, incluida la Alcaldía Mayor de Caracas, y todo por no querer escuchar a las bases del PSUV, a los demás partidos que lo acompañan.

Ahora me temo, (ojalá me equivoque) que en algunos estados nos puede suceder tres cuartos de lo mismo.

Todo por no querer escuchar. Esta es una votación que hasta el último voto es importante y puede ser decisivo.

Si, es verdad que el pueblo bolivariano y chavista siente un amor inmenso por nuestro presidente y líder Hugo Chávez, por aquello de (amor con amor se paga) la experiencia nos dice, que no sucede lo mismo por los candidatos a gobernaciones y alcaldías. Por esto, quizá es que para estas elecciones de gobernadores y alcaldes, hay menor cantidad de votantes, y el voto se desparrama, se disgrega y se fragmente, más aún cuando imponemos candidatos con el dedo del destino y no consultamos precisamente a los futuros votantes.

Tendremos por este motivo, posibles problemas en estados como Bolívar, Apure, Mérida y Trujillo.

En Miranda, Mérida y Lara, la pelea será dura.

Bueno en verdad yo repito lo que escucho, ni soy mago ni adivino, me considero uno más de esos lateros que recorren los caminos polvorientos escuchando las historias y las inquietudes del pueblo, al que a veces como ahora ocurre, no se le quiere escuchar sus razones y motivos, para no querer a unos candidatos y preferir otros.

Oído al tambor Comandante.

Por aquello de que, la voz del pueblo, es la voz de Dios

Es sano aprender a escuchar, más en estos momento.

Por A O POR B, nueve gobernaciones pueden estar en pico de zamuro: Anzoátegui, Mérida, Zulia, Bolivar, Lara, Nueva Esparta, Carabobo, Táchira y Amazonas,

Tres, en¿?: Aragua, Miranda y Nueva Esparta

¡Na guara, decia un guaro!.

A veces, por un segundo se tira por la borda lo que ha costado años lograr con sangre, sudor y lágrimas de pueblo.



Hasta la Victoria Siempre

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 1109 veces.