Respuesta al artículo de Britto García titulado “Tareas del Nuevo Gobierno Bolivariano”

El compatriota Britto García en su artículo titulado “tareas del nuevo gobierno bolivariano” analiza una serie de temas y realiza propuestas en el seno de la revolución bolivariana. En este escrito se resaltan algunos aspectos que trata Britto con una perspectiva crítica revolucionaria.

1) Perfeccionamiento de la propuesta socialista: cuando se realiza una labor de perfeccionamiento de la revolución implica que no vamos a “profundizar” los errores. Al ser la revolución un hecho colectivo, esta labor de perfeccionamiento debe recaer en las organizaciones populares revolucionarias y en el partido revolucionario, y los funcionarios designados en el gobierno solo deben ejecutar las decisiones del pueblo revolucionario bajo su supervisión.

2) Aparatos sindicales enteramente socialistas: los sindicatos en la transición al socialismo deben ejercer su rol de defensa de los derechos de los trabajadores y trabajadoras, y articular su acción política y sindical con el partido revolucionario. El partido revolucionario debe ganar la lucha sindical para emplear esta lucha a favor de la transformación socialista y no imponer sindicatos “socialistas”.

3) Articular movimientos sociales fundados en la solidaridad más que en la redistribución: el socialismo es un gran acto de solidaridad pero su realización se basa en que es la única salida a la barbarie explotadora capitalista. No se puede redistribuir lo que no se posee y en muchos casos se fundamenta en una distribución “equitativa” del ingreso entre todas las clases sociales. El socialismo implica la eliminación de la división social del trabajo, en consecuencia de las propias clases sociales; entonces mal haría el “socialismo” redistribuyendo la renta pero perpetuando la división de clases sociales.

4) El nuevo gobierno bolivariano debe presidir el paso de una economía mixta a otra netamente socialista: para realizar esta propuesta se requiere que los grandes medios de producción, latifundios, bancos y fuentes de materia prima sean de propiedad social, mientras que el poder popular y la clase trabajadora gestionen y administren estos medios de producción a través de un plan económico a favor del pueblo bolivariano. La clave está en la propiedad social y en la participación popular, más que una mera nacionalización.

5) Vigilar para que la proliferación de intereses foráneos en las empresas mixtas no concluya por poner bajo control extranjero gran parte de nuestra industria petrolera: una cosa es llegar a contratos con los capitalistas petroleros internacionales para utilizar la tecnología en la industria, y otra es crear empresas mixtas que en muchos casos no implican transferencias de tecnologías para PDVSA. La revolución socialista es una revolución social que debe derrumbar la ideología capitalista, en favor de una nueva cultura que desarrolle capacidades técnicas soberanas en las áreas de atención diseñadas en el plan económico mencionado.

6) El gobierno bolivariano debe enfrentar sin rodeos la reforma del estado: estas reformas deben conllevar a una transformación total del carácter burgués y clasista del Estado, de lo contrario, esa arma poderosa se volvería en contra de la revolución socialista mediante el afianza del burocratismo y la corrupción.

7) Ampliar las facultades de contralorías y de la oficina de seguimiento de políticas públicas, para someter la ejecución de ellas a un riguroso control de la gestión, evaluando el cumplimiento de metas y programas y exigiendo responsabilidad civil y administrativa por su incumplimiento: en la revolución socialista la contraloría y las instituciones deben estar en manos del poder popular revolucionario como garante del seguimiento de metas y programas.

8) A una revolución se la conoce por sus intelectuales y gracias a sus intelectuales: los intelectuales revolucionarios deben proponer la transformación “práctica” de la realidad y no un simple debate de ideas “justas”.

9) (La Revolución…) Ha tenido una asamblea nacional con mayoría absoluta de 100% sin crear el marco jurídico de la revolución socialista: la experiencia de la revolución bolivariana en la asamblea nacional (AN) es que la revolución debe basarse en el poder creador del pueblo, en las propuestas de las organizaciones populares revolucionarias para que la AN pase de ser una institución burguesa a ser un instrumento para hacer a revolución social. Los consejos comunales, de trabajadores, de estudiantes, de campesinos, de pescadores, de amas de casa, en una revolución socialista son más honestos y eficientes que cualquier institución burguesa por mucho que se le “reforme”, y son los únicos capaces de aportar propuestas revolucionarias para que el líder socialista Hugo Chávez las incluya en el programa de gobierno

En conclusión: la revolución socialista debe utilizar el viejo estado burgués para combatir a la burguesía, pero para transformar la economía y la ideología burguesa hacia una sociedad socialista, se debe cambiar ese viejo aparato estatal por uno nuevo constituido por el pueblo revolucionario y por los intelectuales comprometidos en transformar la realidad en la práctica.

[email protected]

Independencia y patria socialista...venceremos
Delegado sindical Sintraintevep
(*) Trabajador petrolero militante del PSUV

Esta nota ha sido leída aproximadamente 1065 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales


Lucidio García


Visite el perfil de Lucidio García para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.



US Y /actualidad/a152337.htmlCUS