Entre tanto

La democracia es mucho más que un voto

Cuando se eligió a Hugo Chávez para Presidente de la República, en 1998, muchos venezolanos y venezolanas no votábamos. Y no exactamente porque no tuviésemos edad para ello, sino porque teníamos la voluntad, la decisión y el acto militante de rebeldía contra un sistema electoral que solamente servía para lgitimar la elección quinquenal de un verdugo que castigaba al pueblo y se entregaba íntegro a los intereses de clase de la burguesía nacional y del capital transnacional.

Recordemos que el propio comandante Hugo Chávez, a la salida de la prisión en 1994, lo hizo muy poco o nada convencido de que, la electoral fuese la vía para alcanzar el poder y colocarlo en función de un auténtico gobierno del pueblo y para el pueblo.

Algo terminó de convencerlo de transitar el camino electoral, pese a que el árbitro y todos los mecanismos electorales de entonces, estaban en manos de la burguesía y de sus cúpulas políticas. A mí y a muchísimos otros que veníamos de las militancias de izquierda, no nos convenció. Sin embargo, el desarrollo histórico de los acontecimientos posteriores, le darían la razón a quien es hoy el Presidente y líder de la Revolución Bolivariana.

Votar por Chávez, en el 98 o en cualquiera de los comicios posteriores de los que él ha participado como candidato o rector de campañas, ha sido, indiscutiblemente, votar por una confianza en él, como estratega y conductor de la batalla, hoy claramente definida hacia la independencia definitiva y hacia la Patria socialista. Votar por la confianza en el líder y estratega, evidentemente que no es, ni debe ser, un acto de fe ni de religiosidad. En el caso presente, es el respaldo a una identidad de clase con el proletariado, siguiendo con fidelidad el despliegue de diversas tácticas para el alcance de los fines patrióticos, nuestroamericanos y socialistas, en democracia.

Cuando, entonces, se vota por el líder y estratega, se vota en la confianza de que lo va a hacer bien de acuerdo a los fines, además expresados claramente y de diversas maneras. Se vota entonces por los equipos que él conforma, por las personas a quienes elige para que le acompañen muy de cerca, independientemente de que, en algunos pocos y aislados casos, hayan surgido traidores y saltadores de talanquera. Pero esto último no es algo exactamente predecible. Lo predecible, con base en la confianza aludida, es que no haya traición, abandono o salto de talanquera sino fidelidad hasta el final de las gestiones o asignaciones confiadas.

Por eso, resulta inexplicable que ciertas individualidades y tendencias que dicen respaldar y confiar en el líder de la Revolución Bolivariana, luego estén, frenéticamente cuestionando la designación de determinados ministros, ministras o, como en el caso presente, de las y los candidatos para ocupar las gobernaciones y conformar un equipo de trabajo, que, por la altísima confianza del Comandante en jefe de este proceso, son los que le podrían permitir alcanzar los fines revolucionarios desde el gobierno y los gobiernos regionales y locales, en el presente período.

Yo no hablo ni planteo incondicionalidades automáticas, acríticas, irracionales. Pero si sugiero mirar un poco más allá del cristal de los lentes que se portan. Estamos en presencia de un líder que ha sido probado en distintas circunstancias y batallas, y su firmeza y consecuencia con su pueblo, con los principios proletarios de esta opción revolucionaria, no dejan lugar a dudas.

Que en este momento y en la opción coyuntural de escoger los candidatos para ocupar las 23 gobernaciones del país, la voz de mando sea la del mismo líder y estratega Hugo Chávez, quien necesita conformar su equipo con solidez y aminorando los riesgos de cara al cumplimiento cabal de las líneas de profundización que fueron esbozadas en el Programa 2013 – 2019, no debe dejar lugar a dudas para nadie.

No se trata de una idolatría, de un personalismo o de una adulancia. Se trata de la necesaria disciplina para poder conseguir la victoria perfecta, con la estrategia perfecta.

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 1115 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /actualidad/a152240.htmlCUS