Petición concedida

¡QUÉ GRANDE, OPORTUNO Y JUSTO ES NUESTRO DIOS¡ La Conferencia Episcopal Venezolana, unos días antes de las elecciones 2012, levanto su voz y en medio de su desesperacion por imponer a un pueblo ( que antes era sumiso a su voz) un candidato ajustado a su gusto, sin darse cuenta que al hacer este desembolso para multiplicar su oración de petición a toda Venezuela,estaba pidiendo exactamente para que nuestro candidato electoral continuara siendo el Presidente que deseaban los habitantes de este país porque estaba calilficado con todas esas características a que se referían.
La extensa oración obligada a repetir por los asistentes a la celebración eucarística era más o menos así:

Señor: te pedimos un presidente que sea como Samuel:

Justo, sencillo, cercano a su pueblo, amante de los pobres, incansable en el trabajo,caritativo, generoso, humilde, defensor de los humildes,preocupado por el más necesitado,imitador de Cristo en su relación con el prójimo, agradecido, comprensivo,que sepa perdonar de corazón. Sólo les faltó decir: que sienta ternura por los niños y que venere a la Santísima Virgen María.

Desde Caracas la enviaron a Maturín y después de leerla, muchísimas personas opinaron al unísono: esto es un RETRATO AL CARBÓN del Presidente Chávez, o nó; sin embargo, lo que no deseaba ver ese pueblo que acudío a respaldar a su presidente, era precisamente la aparición del cura desatado, votando veneno por un medio de comunicación, el cual no se da cuenta del incalculable daño que se está haciendo y que en parte hace a su propia familia porque el mal deseado no viene de Dios y es devuelto, así hermanos sacerdotes, pueden estar tranquilos con su conciencia porque su petición fue CONCEDIDA.

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 683 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /actualidad/a152173.htmlCUS