El tiempo de Dios es perfecto

Después de este gran día, 07 de octubre donde cada uno de los venezolanos por medio del sufragio expresamos nuestro deseo de elegir el destino del país, los 6 años subsiguientes, y que dimos un ejemplo al mundo entero de civismo, además, de tener el mejor sistema electoral, por lo cual nos felicitamos. Y como todas elecciones desde sus inicios, siempre ha habido un candidato que surge a la presidencia y otros que no.

En este caso no fue la excepción, pero, a diferencia de los demás procesos, el candidato que resulto con mayoría de votos a favor es el comandante Hugo Rafael Chávez Frías, reelecto por tercera vez consecutiva como presidente de la República Bolivariana de nuestra amada Venezuela. Pensé que hasta allí llegaba la contienda, reconociendo y respetando los resultados como con antelación se había previsto y aceptado por las partes involucradas.

Lamentablemente esto no se dio, aunque el candidato de la oposición, el Dr. Enrique Capriles públicamente en rueda de prensa, de forma muy educada y emotiva lo hizo, además, de felicitar al candidato electo e hizo un llamado a aceptar dichos resultados, hecho que me pareció justo, pero, este acto no logró convencer a sus seguidores. Por el contrario han tomado una actitud primero de funeral, luego, de desprecio, odio, insultos, hasta llegar a los más bajos pensamientos y deseos hacia el prójimo que no voto por su candidato.

Entonces, eso me hace pensar que si el resultado hubiera sido otro, hubieran eliminado a todo hermano venezolano no adepto a ellos, como escuché a un ciudadano exclamar “Por lo menos mataron a un Chavista”, leyendo un titular de un diario nacional, que relata un muerto durante la caravana de festejo por el triunfo de Chávez. Cobra fuerza la teoría de la cacería de brujas que alguna vez observé el 11 de abril del 2002. Es verdaderamente preocupante, como algunos medios de comunicación financiado por EE.UU., han calado en la mente y en el alma de algunos coterráneos.

A todas aquellas que con sentimiento de odio nos han llamado delincuentes, pata en suelo, negros (pero, de forma despectiva), podridos, tierruos, jala bolas, locos, y todo cuanto vilipendios se les vino a la mente, les damos un caluroso abrazo de hermandad, y extendemos una mano amiga, ya que somos hijos de una misma patria. No queda más que unificar esfuerzos por una patria cada día mejor para nuestros hijos y generaciones de relevo, rescatando para siempre los valores positivos.

La tarde del 07 de octubre, me quedé observando a mi hijo de 2 añitos, levanté mi vista he imploré: “Dios escoge lo que mas convenga a nuestra Venezuela, que se haga su voluntad, no la nuestra”. Bien lo repitió el Dr. Capriles “EL TIEMPO DE DIOS ES PERFECTO”, pero, LLEGA CUANDO TIENE QUE LLEGAR. No lo decidimos nosotros los mortales.



Memoria Compañeros,

[email protected]


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1010 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /actualidad/a152078.htmlCUS