Las arrecheras siguen Presidente, solo hubo una tregua

Apenas el rumor encendió las calles con la victoria del candidato-presidente, afloró en muchos de sus copartidarios una suerte de sosiego. La pretensión es que se revisen algunas “conveniencias” personales más que revolucionarias, que a la vista de un montón de compatriotas prodigan el oportunismo avaro con un fuerte olor a opulencia y no a humildad con la que comulga millones de camaradas.

Pongo de ejemplo Nueva Esparta, donde los liderazgos regionales han sido desplazados por gente importada que no tiene la más mínima idea de cómo somos los margariteños. A esa gente de afuera no le importa esta tierra porque no la sienten, y no es retórica Presidente, a eso se le llama sentido de pertenencia, a nosotros sí nos duele este terruño. Las instituciones gubernamentales están plagadas de gerentes y directores que “envían” con órdenes despachadas desde Caracas, en cambio los profesionales margariteños rojorojitos deben emprender un exilio de penurias en tierra firme porque aquí no tienen cabida. Se cumple el síndrome del corcho, si sales ya no puedes entrar a tu lugar de origen.

Pero lo peor no es eso Presidente, sino el daño que hacen los advenedizos a la revolución suya y nuestra. De la noche a la mañana se han vuelto millonarios negociando lo que pertenece a los margariteños. Usted volvió a ganar Presidente, y de no revisar la indigna actuación de los “socialistas” burgueses acantonados en tierra espartana seguirán haciendo de las suyas a nombre de revolución suya y nuestra. Somos muchos los que esperamos la eficiencia prometida, sin tregua.


[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 641 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US N /actualidad/a151944.htmlCUS