Entre tanto

La llamada perfecta

Acostumbrados como estamos, a mirar las cosas grandes, las más voluminosas, es evidente que destaca ante los ojos de cualquier observador político, la pulcritud de la Batalla Perfecta y la Victoria Perfecta.

Pero es importante completar el binomio anterior con la incorporación de la llamada perfecta que hiciera el victorioso comandante Hugo Chávez al candidato de la derecha, Henrique Capriles Radonsky, quien, en representación de los intereses imperiales del Departamento de Estado, resultase derrotado en las elecciones presidenciales celebradas el pasado domingo 7 de Octubre.

La Batalla de Carabobo, que concluyó perfecta con la victoria perfecta sobre un enemigo tan poderoso como el representado por el imperio del capital y sus intereses, manejados políticamente desde los Estados Unidos, debe su perfección, precisamente a las condiciones de perfecta democracia y paz en las que ellas se desarrollaron.

Ahora, el lunes siguiente a la victoria popular del día 7, el comandante victorioso anuncia al mundo, a través de su cuenta twitter, @chavezcandanga, haber sostenido una amena conversación telefónica con su oponente electoral Henrique Capriles Radonsky.

Desde nuestro modesto punto de vista, a esa comunicación, inmediatamente la calificamos de llamada perfecta. La inmensa "águila" que nunca se ha detenido a "cazar moscas" asumía, en un gesto de gallardía y magnanimidad, que la batalla que se había librado, no era contra un individuo, contra un ser humano aislado y de determinadas características, sino contra el Departamento de Estado gringo.

El vencido en esta Batalla de Carabobo de 2012 es el imperio yanqui. Y es por eso que, a ellos, no les importa el resultado democrático reconocido inmediatamente por el candidato derechista Capriles Radonsky, sino que les ocupa construir nuevas oportunidades de guerra -sean éstas de baja intensidad o no- para derrotar a la revolución mundial y socialista que tiene un foco de liderazgo en la Bolivariana República de Venezuela, gobernada por el camarada Presidente Hugo Chávez.

Por eso, cuando el comandante Chávez realiza la llamada perfecta a Capriles, estamos seguros que no la realiza en gesto de "reconciliar". Como algunos quisieran. Las clases en lucha dentro del capitalismo son absolutamente irreconciliables y, eso es algo que tiene perfectamente claro el vocero del proletariado, de los explotados del mundo, de la clase trabajadora, el comandante Hugo Chávez.

La llamada perfecta es la que indica que en esta Venezuela revolucionaria en paz, no se libran luchas individuales, ni hay problemas personales, sino políticos de clase.

Aquí, como en el mundo capitalista, la lucha es de clases y, en ese contexto, Venezuela ha librado hoy su batalla perfecta, con victoria perfecta y llamada perfecta.

Esta nota ha sido leída aproximadamente 862 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




Comparte en las redes sociales




Notas relacionadas

US Y /actualidad/a151818.htmlCUS