Rupturas y secuencias

Reelección de Chávez, una primera lectura de la jornada del 7 de Octubre

Los 7 millones 444 mil 062 votos (54,42%) obtenidos en la histórica jornada electoral de este 7 de octubre por Hugo Chávez Frías (según los primeros cómputos dados a conocer por el Consejo Nacional Electoral) frente a los 6 millones 151 mil 544 (44,97 %) de los votos del candidato derechista Henrique Capriles Radonski, representan una clara demostración de la voluntad popular de continuar profundizando en los cambios sociales, económicos, culturales y políticos ocurridos en Venezuela desde 1998. Además, el hecho que hubiera más de un 80% de participación, de un total de 18.903.937 electores registrados, habla también de la convicción democrática que posee el pueblo venezolano, a pesar de las insinuaciones opositoras que hacían ver la posibilidad de un fraude por parte del bando oficialista. Esto último demuestra igualmente que el pueblo de Venezuela no comparte los escenarios de violencia política que algunos medios de comunicación y dirigentes de la oposición venían pronosticando de distintos modos durante la campaña electoral, algo a tener en cuenta por quienes aún creen estar por encima de los intereses de los sectores populares y buscan atajos para recuperar el poder del Estado.

Otra lectura que se debe extraer de esta jornada electoral es la confianza del pueblo venezolano respecto al liderazgo de Hugo Chávez, a pesar de reconocer las deficiencias de algunos gobernantes regionales y municipales que no parecen estar en sintonía con los planteamientos políticos revolucionarios del Presidente y, menos, con las expectativas populares. En este sentido, hay que enfatizar que el triunfo de Chávez no puede atribuírsele al esfuerzo de nadie en particular, puesto que es el resultado de la participación de personas de toda condición y de toda militancia partidista que entendió plenamente lo que estaba en juego este 7 de octubre, al margen de las críticas y quejas por el comportamiento nada revolucionario de aquellos que ejercen actualmente cargos de gobierno. Esta lectura debiera motivar en cada gobernante regional y municipal un cambio en su gestión, atendiendo primeramente las críticas y demandas populares, cumpliendo con sus promesas electorales de hace tiempo y mostrándose dispuesto a hacer la revolución socialista junto con las organizaciones del poder popular. Así, cada uno de estos gobernantes debe aceptar con humildad que el “liderazgo” que ahora exhiben es gracias a Hugo Chávez y, por consiguiente, al pueblo que los eligió para que sirvieran a los propósitos de la revolución bolivariana y no a sus propios intereses.

Frente a ello, los revolucionarios y los chavistas progresistas debieran mancomunar esfuerzos tendentes a elevar algunas propuestas políticas adaptadas a las circunstancias particulares de cada región y municipio, y contribuir a una mejor organización y formación teórica del poder popular, sin esperar a ser candidatos en las siguientes elecciones, ya que esta reelección presidencial de Hugo Chávez sería la última oportunidad que se tendría para impulsar realmente una revolución socialista de nuevo tipo en Venezuela, profundizando lo que ha de ser la democracia participativa y el cambio estructural del Estado venezolano, de manera que no se defraude esa confianza de millones de electores venezolanos en el Presidente. Esto incluye la depuración de las diferentes instituciones y misiones sociales de elementos “cuartorrepublicanos” que afectan enormemente estas metas revolucionarias, los cuales torpedearon el incremento de una mayor cantidad de votos a nivel nacional, regional y municipal que no tiene por qué obviarse, sean cuales sean las razones que se expongan. Es necesaria una mayor voluntad política para hacer posible las propuestas hechas por el Presidente Chávez al inicio de su campaña electoral, sobre todo, la relativa a la construcción del socialismo, ya que ella implica un cambio de hábitos y de conciencia capitalistas de parte del chavismo gobernante, de manera que haya correspondencia entre lo que se dice y lo que se practica.-

El autor es: Maestro ambulante

¡¡¡Rebelde y Revolucionario itinerante!!!
¡¡¡Hasta la Victoria siempre!!!
¡¡¡Luchar hasta vencer!!!

Esta nota ha sido leída aproximadamente 959 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




Comparte en las redes sociales



Homar Garcés


Notas relacionadas

US N ab = '0'' /actualidad/a151813.htmlCUS