Si solo la burguesía fuera respetable, la creación o la evolución serian un error

Debajo del capitalismo y del imperialismo que han pretendido ser globales sin lograrlo se encuentra una relativa filosofía humana, incompleta pero solida que predomina en los países más desarrollados, gobiernos que no han podido desarrollar una gran moralidad y cordura para equilibrar la gran confusión que reina en el mundo.

Los países más ricos solo han frenado la sabiduría universal para el futuro, solo recogen la competencia humana para la ingeniería, para la química, la medicina, la biología y las guerras. Ciencia y tecnología aplicada mayormente para la destrucción es sancionado por el relativo éxito ya que no es permanente ni progresivo para el círculo de acontecimientos materiales y naturales, por lo tanto, no son pertenecientes a la administración de toda la sociedad.

Entonces, quiere decir simple y llanamente que esos logros son estúpidos y atrasados para los países que pretenden dominar y para las burguesías que pretenden continuar en esa situación de explotación continua. Estúpidos porque no aprenden de la capacidad infinita del espíritu del socialismo que forma a sus pueblos para la creación e integración con moral y ética socio- económica.

Las revoluciones no son vanidosas ni de juicios precipitados, al contrario, el triunfo del pueblo el 7 de octubre son logros de la conciencia que solo el tiempo y los hechos determinan. El tiempo convertido en el mejor juez de la verdad es casi capaz de atravesar las ilusiones de la gente inspirada porque sueñan despiertos.

El triunfo de Chávez le permite a Sudamérica seguir con el sueño socialista. Grandes sistemas naturales, económicos y culturales, podrán ser sometidos a la vitalidad del cambio para la verdadera vida, el pueblo seguirá siendo su propio amo para desarrollar la libertad, las artes, la industria, la economía, la ecología, todo con amor para que no constituya un esfuerzo inhumano sobrevivir materialmente.

La búsqueda del socialismo es una forma de valentía que se extiende por 6 años más y luego otros 6 más; la derecha política puede integrarse a esa forma de participación en cuanto estén dispuestos a aceptar la verdad de las urnas. Con deleite cuando lo deseen o con resignación cuando sea necesario.

El triunfo de octubre, prudentes y nobles dados por el pueblo descubre el pecho de la democracia, moralmente pertinente para continuar con el proceso y con la participación de todos, su esfuerzo nos llevara a descubrir otros resultados en el futuro inmediato.

La resignación sin miedo ni duda es propia del espíritu que examina esencias, pero, será imposible para los animales que no quieran enfrentarse a los resultados. Una vez más ustedes de la oposición quedan invitados a integrarse aceptando sus límites políticos y económicos, integración con espíritu practico, solidario y cooperativo, tal exactitud son las reglas de la integración porque en estos años que vienen hay que poner límites a esa locura de transgredir las leyes porque más allá de ustedes esta la gran mayoría que ayer decidió continuar con la revolución y esta fidelidad al proceso y a Chávez no debe ser burlada.

Sin poder político, ni respaldo militar ni económico estatal, la oposición no tiene otro camino que integrarse al proceso, sin que este sea manipulado por la desestabilización, sin dramatismo ni apremio excesivo pero exacto como las matemáticas será el resultado, o restan o suman no tienen de otra, el tiempo se les termino para una contrarrevolución.

Por un tiempo no mayor continuaran con sus pedanterías verbales, sin embargo, ese reino de la libre expresión les cansara y los calzones se les aflojaran y se verán envueltos en telas extrañas porque la apariencia de la bravuconada no es perenne.

Los cambios morales que ustedes ofrecerán a la sociedad no serán literales serán de una extremada seriedad, los hechos así lo imponen y no valdría la pena tener que recordárselos siempre, preocupándonos por ustedes porque no será así o suman o restan, ustedes deciden.

El único deber revolucionario es reparar el error del capitalismo y la politiquería de su gestión que proclamo la desigualdad y la inequidad en cuyo honor se olvidaron de la mayoría de la gente, de no hacerlo así seria un proceso inmoral e inconsciente, no sería revolución, y el proceso habría añadido un maravilloso proceso de pesar por su complicidad.

El mundo y el capitalismo son viejos y no han cambiado mucho, el ser humano ha tenido tiempo para tomar la medida de la vida y se ha impuesto a lo largo de la historia combatir esos hábitos que los mantiene en la pobreza, motivo por el cual la sociedad no ha logrado un equilibrio moral.

Cansados de ser durante tanto tiempo juguetes de la política capitalista, políticos aventureros e ignorantes sociales no gobiernan para vivir en armonía con la naturaleza y la igualdad de oportunidades, razón más que suficiente para que el socialismo ejerza tan enorme y extraña influencia en los corazones de los hombres y mujeres como ayer lo demostró una vez más el pueblo venezolano.


[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 3227 veces.