Auditórium

El 7-O: ¿Victoria electoral y derrota política?

"Quien ve el mal y no protesta, ayuda a hacer el mal"

                                                                                        Martin Luther King….

 

Opinar sobre lo divino, lo humano, la dignidad, o la falsedad de nuestra clase política, no es tarea fácil. Los recuerdos de un triunfo que marco un enorme trabajo, donde rondaba realmente el culillo de una derrota. Donde la oposición logró un crecimiento importante, y muchos analistas lo advirtieron con mucha antelación, y de lo cual se burlaban los ignaros burócratas del partido, y el gobierno. El pueblo venezolano esta vez se resteó con Hugo Chávez, ya que la burocracia del alto gobierno, y muchos gobiernos  municipales y regionales en nada ayudaron para la victoria del 7.O, por lo desastroso de muchas de esas administraciones, unas especies de gandolas cargadas de plomo subiendo Tazón.

La diferencia de un 11%  ha prendido las alarmas hacia el 16-D, hay que reconocer y reflexionar con mucha humildad, que el  crecimiento electoral de la revolución bolivariana fue de un 10%, y donde la oposición creció en un 42%, esto tiene que ser analizado con profundidad y con la paciencia de Job, porqué si Capriles se inscribe como candidato a la reelección  a la Gobernación de Miranda, la contienda regional va  ser muy reñida nacionalmente.

Seguir vociferando que los 6 millones y pico,  de votos a favor de la oposición son de unos oligarcas seria un craso error de táctica electoral, que nos puede llevar a una catástrofe en las elecciones regionales de diciembre.                                                                                                                                             

Esta vez Chávez no estará solo en esa contienda como líder nacional, sino que competirá nuevamente con Capriles que liderará esa campaña también por el lado opositor, el reemplazo del gabinete ministerial  debe ser ejecutado lo más pronto posible.

Existen cosas del pasado que a veces mortifican, y otras producen nostalgia de cosas que ocurren, que hay siempre que referir y comentar, siendo la causa de que a veces dicen muchos que me  excedo en la crítica.

Entiendo que algunas personas no le interesan o no les gusta lo que escribo, y hasta se molestan por mi manera de opinar. Nadie es infalible, ni nunca llueve a gusto de todos. Tengo el defecto de ser muy impulsivo, y escribir con la verdad por delante, que a veces me perjudica. Esto es mejor a ser un arrastrado, chupa medias, y un jalabolas de baja calaña,  no soy capaz de callarme cuando vislumbro el peligro inminente de la derrota. Se del mal proceder  por parte de aquellos a los que he defendido con todo mi empeño, cuando han tenido fuertes reveses. Esto, seguramente, ha sido mi gran error, ya que existen personajes que creen gozar de impunidad ante los errores cometidos.

No hay que ser un Sócrates para notarlo. A estas alturas de mi vida no voy a ir en contra de mis principios e ideales de siempre, aunque no me detengo en la censura con contundencia, y la critica sin contemplaciones de las hipocresías, mentiras, y de los continuos abusos a la  ciudadanía por parte de aquellos que después de alcanzar el poder son agentes del engaño, y el incumplimiento doloso de lo que prometieron. Este tipo de funcionarios no merecen el respeto, ni la confianza del pueblo.

Aburre  siempre criticar mucho a nuestros gobernantes. ¿De qué sirve estar insistiendo siempre en el mismo tema, si no le paran bolas a las alarmas? Hay un refrán muy popular que dice: “sarna con gusto, no pica, pero si mortifica”.

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 1071 veces.

Comparte en las redes sociales