Algo de lo dulce y amargo de las elecciones presidenciales


LO DULCE:
El respaldo del pueblo venezolano al triunfo del Presidente Hugo Rafael Chávez Frías, quien regirá los destinos del país durante el período 2013-2019, manteniendo los planes y políticas sociales y económicas en beneficio de todos, en Venezuela y la región.
La victoria de Chávez en 21, de los 23 estados del país y en el Distrito Capital.
Las victorias de la revolución en los estados opositores: Zulia, Lara, Miranda, Monagas, Amazonas y Nueva Esparta.
La altísima participación de los venezolanos en el proceso electoral.
El excelente papel del Plan República y del CNE.
La seriedad de algunas encuestadoras que dieron a conocer la inminente victoria del Presidente Chávez.
El reconocimiento de nuestro Presidente, a los que votaron por el otro candidato.
El inmediato reconocimiento del triunfo de Chávez, por parte del candidato opositor.
El duro golpe asestado al imperio norteamericano y a todos sus mecanismos de control y poder (CIA, Depto. de Estado, medios internacionales).
La derrota de la ultraderecha y de las apetencias de la burguesía nacional e internacional.

LO AMARGO:
La derrota en el estado Mérida.
El triunfo obtenido por la oposición en Petare y en otros sectores populares de la capital.
Las fallas en el PSUV y en el CCC, en algunos estados, antes y durante el proceso electoral.
El esfuerzo sobrehumano, de superhombre, que tuvo que hacer nuestro Presidente en estas elecciones por ineficacia de algunos miembros del gabinete y de quienes dirigen algunos gobiernos regionales y locales.
La falta de reconocimiento, y apoyo a nuestro candidato, por parte de importantes sectores de la población que han recibido los beneficios de la revolución.
La participación de rectores de universidades autónomas, como ULA y UCV, utilizando el nombre de las universidades que dirigen, con fines proselitistas en contra del gobierno.
Las mentiras que manejó la oposición, junto con los medios de comunicación opositores, para obtener la cantidad de votos logrados.
La inmiscusión, con todo el descaro del mundo, en el proceso electoral venezolano, de canales internacionales como CNN, RCN, entre otros.
La guerra sucia de la oposición ante y durante el proceso electoral. Incluyendo el saboteo eléctrico, desabastecimiento, generación de rumores de pánico, entre otros.
¡ VIVA LA PATRIA GRANDE ¡. ¡VIVA VENEZUELA !. ¡ VIVA CHÁVEZ!.
(*) Profesor Titular ULA
Email: [email protected]
Twitter: @ulandino

Esta nota ha sido leída aproximadamente 1117 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /actualidad/a151752.htmlCUS