Reflexiones sobre las presidenciales 2012

Pareciera importante realizar algunas reflexiones en torno a la recién finalizada elección presidencial, sin mayor profundidad política o filosófica y más bien, sobre la base de la realidad concreta del quehacer cotidiano.

En primera instancia, sería mezquino no reconocer lo significativo del triunfo del presidente Chávez, por mantener una alta votación y elevada popularidad después de 13 años gobernando, a pesar de los múltiples problemas, de toda índole, que significa ese tiempo dirigiendo un gobierno.

Por otra parte, seria necio, desconocerle a la oposición un número importante de votos alcanzados, que debe mover a la reflexión de quienes dirigen el alto gobierno nacional, pues son votos no provenientes sólo de la oligarquía visceralmente contraria al gobierno, sino que allí se coló una cantidad importante de pueblo, especialmente de clase media, a quienes no ha llegado el mensaje de un socialismo democrático e incluyente.

Tales resultados fueron matizados por algunos elementos que van desde el manejo de la propia campaña hasta aspectos cotidianos de la vida nacional.

Con relación a la campaña me parece que la oposición llevó cierta ventaja en relación al tiempo dedicada a la misma, en tanto no sólo la desarrollaron en el período oficialmente prevista por el CNE, sino que la extendieron, desde inicios de año, con las elecciones primarias de la MUD que catapulto desde un primer momento al abanderado de la oposición. Por otro lado, financiera y mediáticamente el candidato de la oposición fue apoyado con ingentes recursos de personeros, empresas y organizaciones políticas nacionales y extranjeras, así como de los más importantes medios de comunicación, también nacionales y extranjeros, para de esa manera construir un candidato producto del llamada “marketing político”, convertido en un verdadero “snob” en ciertos sectores de la población.

En ese mismo tenor, el tipo de campaña desarrollada (casa por casa y visita a muchas poblaciones) aprovechando esos recursos y el dinamismo y juventud del candidato, frente a un Chávez disminuido por la enfermedad (cáncer) y por la obligaciones propias de ser el Presidente de la República Bolivariana de Venezuela, significó también una ventaja para la oposición.

En lo cotidiano, es necesario destacar elementos sociales y políticos que tuvieron su efecto en los resultados. Resalto primeramente el problema de la inseguridad, porque a pesar de los innegables esfuerzos desde el gobierno (creación de la Policía Nacional, Comisión para el Desarme, etc.), sigue siendo un flagelo que afecta el diario vivir de nuestra población. Otro problema, hermanado con la inseguridad, es la situación carcelaria (a pesar de la creación de un ministerio del asunto), que requiere de urgentes medidas no sólo para la población penal, sino para eliminar las mafias que operan desde esos recintos en resguardo del resto de la población.

De igual manera, el servicio eléctrico, que se ha convertido en un verdadero dolor de cabeza para muchas poblaciones que a diario sufren las consecuencias de los apagones, aunque para nuestra consideración se ha iniciado un intenso programa de inversión y mantenimiento que debería dar sus frutos en el mediano plazo.

En el plano político, creo necesario destacar, el papel de los gobiernos regionales (Gobernadores) y locales (Alcaldes), algunos de los cuales tienen un alto rechazo de propios y extraños, que indudablemente tuvo su peso en el llamado “voto castigo”. En consecuencia, en las venideras elecciones se deberá ser muy cauteloso con la escogencia de estos candidatos so pena de mantener un mal que pudiera cobrar dividendos en tiempos futuros.

Finalmente, se dispone de 6 años, para profundizar la acción de la revolución socialista y enderezar los entuertos necesarios que permitan la continuidad de un proyecto político favorecedor de la población, especialmente de los más necesitados que mantienen en Chávez y la revolución sus mas caras esperanzas por un mejor vivir. VIVA LA PATRIA.







[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 860 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




Comparte en las redes sociales




Notas relacionadas

US N /actualidad/a151748.htmlCUS