Reflexión de última hora

A pocas horas para el acto electoral, todo indica que una vez más el pueblo ratificará su compromiso con la independencia de la Nación y con la sociedad realmente democrática, pacífica, libre y justa en proceso de construcción, de la mano del candidato de la Patria, Hugo Chávez Frías.

Participando masivamente, los venezolanos alzaremos nuestra voz para decirle al mundo que jamás retornaremos a la condición de colonia del imperio estadounidense ni aceptaremos la restauración de la IV República, en la cual, en nombre de la democracia, el poder era secuestrado por una minoría subordinada al gran capital transnacional, en detrimento de las grandes mayorías populares.

Votar es un acto de confianza personal, mediante el cual otorgamos a una o un compatriota la facultad de gobernar siguiendo el mandato del pueblo. La coherencia ética, la vocación de servicio y la claridad política de quien resulte electo, será determinante para el futuro del país. Los que aún no han decidido, deberían preguntarse si es prudente asignarle tamaña tarea a quien ni siquiera ha tenido el coraje de asumir la responsabilidad de sus propios actos, se contradice a sí mismo en su discurso político y miente descaradamente al pretender escamotear los logros de la revolución, llegando al colmo de negar su propia historia, en un afán inútil de desvincularse de su condición cuartorepublicana.

Capriles negó haber suscrito el Programa de la MUD, versión actualizada del paquete neoliberal de CAPII. Ha dicho que continuará e incluso mejorará las Misiones, pero se propone descentralizarlas, privatizarlas, fusionarlas con los Ministerios y eliminar sus fuentes de financiamiento. Ha dicho que no privatizará PDVSA pero afirma que privatizará sus actividades y su reconversión en una empresa exclusivamente comercial, sin el control real del estado y nuevamente al servicio de las transnacionales. Dice que mantendrá los Consejos Comunales, pero a la vez plantea revocar las leyes del Poder Popular esterilizándolos al quitarle su capacidad de autogestión y pare usted de contar. Tener Patria o ser Colonia: He ahí el dilema. Con el poder del voto tú deciden. No faltes a esta cita con la historia.


[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 1456 veces.

Gustavo Márquez Marín

Carabobeño, nacido en Valencia, ingeniero egresado de la Universidad de Carabobo donde también ejerció la docencia, durante la gestión del Presidente Hugo Chávez se desempeñó como Ministro de Industria y Comercio (1999), Ministro de Estado para la Integración y Comercio Exterior (2005-2007), Embajador en Austria y Representante Permanente ante los Organismos de Naciones Unidas en Viena (2001-2004), Comisario General del Pabellón de Venezuela en la Expo 2000 Hannover (1999-2001) y Miembro de la Comisión de Negociación con Colombia de las Áreas Marinas y Submarinas (1999-2001).

 [email protected]

Visite el perfil de Gustavo Márquez Marín para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.

Comparte en las redes sociales