La victoria perfecta

Hoy a 12 años de haberse iniciado el proceso revolucionario, se hace imposible no palpar el cambio que ha presentado nuestro país.

La población ha venido siendo reivindicada progresivamente en áreas como salud, alimentación, vivienda y educación. Se observa una gran participación en el hecho político y social en todos los niveles de la sociedad.

Quién podría negar u ocultar que misiones como Barrio adentro, Mercal, Robinson, Ribas, Sucre, Cultura, han sido fundamentales en el mejoramiento de la calidad de vida de los Venezolanos; estoy seguro que existen compatriotas que aun lo niegan, y lo más irónico, es que muchos de ellos han sido en gran medida beneficiados por estas misiones.

La política del estado revolucionario de los últimos años ha sido incluir a la llamada clase media al proceso de cambio; muchos de los cuales son simples asalariados, tanto del estado como del sector privado; sin embargo la mayoría de ellos, a pesar de haber sido beneficiados aun juegan al fracaso de esta revolución.

El beneficio que ha recibido la autodenominada clase media es tan evidente que lo podemos apreciar en Centros de Diagnóstico Integral, tales como el de Chuao. ¿De dónde proviene el grueso de los atendidos?, ¿serán del sector Carapita? ¿Será que la mayoría de los compradores de los Megamercados realizados en la avenida Bolívar, vienen de la comunidad José Félix Ribas? O, será que la gente del Carpintero, parte alta de Petare son quienes vacían los anaqueles en los Operativos de mi Casa Bien equipada realizados en la Carlota? Pues no es así. Es evidente que los mayores beneficiados son la clase media, y esto unido a la eliminación de los créditos indexados o llamados cuota balón, forma de financiamiento que estaba asfixiando a este sector; por otro lado el acceso a los créditos para viviendas, vehículos y apoyo a la nueva empresa, los cuales han aumentado enormemente.

Cuántos Bicentenarios, Pedevales, areperas socialistas, se encuentran en nuestros barrios… Creo que aún no existen; ¿Cuántos de los integrantes de estas comunidades poseen tarjetas de crédito? Tal vez son pocos, lo que quiere decir que muchos de estos beneficios han sido absorbidos por la clase media, lo que nos muestra claramente que no basta el reivindicar a la población si no se les inculca la conciencia revolucionaria.

El día domingo pasado, el candidato de la oposición convocó a sus seguidores a una concentración a la Avenida Bolívar, y a pesar de lo ridículo y vacío de las consignas, debo reconocer que hubo una asistencia respetable en cuanto al número de asistentes; más allá de la controversia de que si se concentraron un o dos millones de Venezolanos, sería poco serio no reconocer que lograron concentrar un gran número de compatriotas; por supuesto nada igual ni parecido a las concentraciones apoteósicas y colosales del comandante Chávez.

Ahora bien. Después de esa demostración de fuerza llevada a cabo por la oposición, me pregunto: ¿será que todos los asistentes a la convocatoria de Capriles son realmente oligarcas, empresarios, Banqueros, o por lo menos tienen una fuente autónoma de generación de recursos?, pues creo que no; y me atrevería a aseverar que de los asistentes, menos del 5 por ciento gozan de esta condición. Entonces, ¿qué sucede con ese otro 95 porciento? ¿Qué hacen allí? ¿Será que ninguno de ellos ha sido beneficiado por este proceso? ¡Cuántos hoy están cobrando pensiones gracias a Amor Mayor! ¡Cuántos son profesionales gracias a Sucre! ¡Cuántos poseen Viviendas y vehículos gracias a los financiamientos de bajo interés! O, ¡Cuántos poseen hoy televisores de pantalla plana de Mi Casa Bien Equipada en cada espacio de sus hogares!, y ¡Cuántos tienen la alacena repleta de artículos de Mercal, y Pedeval! Entonces, ¿qué carajo hacen allí poyando a un candidato de extrema derecha que tiene como pilar fundamental que las reivindicaciones sociales producen gastos y son cargas para el estado, por lo que se deben eliminar, además que los subsidios distorsionan el libre desarrollo de la economía?

En esa concentración, además de observarse una gran asistencia de la autodenominada clase media, también se pudo apreciar asistencia de un pequeño número de parte de la clase popular; y entonces, ¿qué hacen estas personas allí? ¿Será que olvidaron que han sido explotados, despreciados, y excluidos por quienes hoy pretenden asumir el poder? ¿Sera que lo olvidaron? ¿O será que aun no lo han comprendido?

El Comandante Guevara dijo: “Cuando las cosas extraordinarias comienzan a ser cotidianas, es que estamos en revolución”; pero si esos logros extraordinarios, alcanzados gracias a un proceso de lucha no se concientizan, del cómo y gracias a qué se lograron, los beneficiados terminarán asimilando y argumentando con prepotencia que esos beneficios les pertenecen por derecho; alegatos que nunca fueron posibles de exigir y recibir durante 200 años de miseria y marginación.

Lo que no saben estos disociados es que el modelo capitalista que hoy intenta anidarse a través del supuesto negado del gobierno de Capriles Radonsky, acentúa y extiende enormemente la brecha entre el rico y el pobre, asimilando a la denominada clase media, a la clase pobre, debido a su naturaleza de generación de riquezas a costa de lo que sea, aunque para ello deban eliminar y apartar del camino a los menos fuertes.

El discurso del candidato de la ultra derecha realizado en la Avenida Bolívar, se basó en dos directrices: la primera, criticar sin argumentos el programa de gobierno del candidato a la reelección Comandante Hugo Chávez, y la segunda, ofrecer bienes materiales a los asistentes, ofrecimientos muy bien aceptados por los presentes, lo que significa que estos confundidos solo piensan y ansían el “sueño americano”.

Es evidente reconocer, que existe un grueso sector de la población, que en 12 años no logró entender y abrazar el proceso de cambio; más bien ha radicalizado su pensamiento capitalista. Sin embargo los que creemos que solo la revolución es la garantía para la consolidación del socialismo del siglo XXI, somos mayoría.

Nuestro pueblo consciente se ha movilizado para la defensa y el apoyo del proceso revolucionario, y no me cabe la menor duda que así será el 7 de octubre. Pero después de la apoteósica Victoria del próximo domingo, después de la muy merecida celebración, debemos conformar un enorme movimiento de bases que tenga la finalidad de profundizar la revolución a través de la formación ideológica, que permita una verdadera transformación de la economía, la educación y la Cultura, y descabezar de una vez por todas al estado burgués dominante; pero para ello debemos superar las contradicciones que existen, debido a la cultura alienante que impera actualmente; es necesario impulsar una revolución cultural desde las bases formadas con conciencia revolucionaria y socialista. No existe reconciliación con el modelo capitalista, solo normas de convivencia, respeto y entendimiento.

Camaradas: el 7 de octubre demostrémosle a la oligarquía y al imperio de qué somos hechos y por qué somos considerados dignos herederos de Bolívar. El comandante Chávez es la garantía de continuar construyendo la patria grande, continuar construyendo el sistema de gobierno más perfecto que coloque a su pueblo como pilar fundamental de la igualdad, la equidad y la libertad.

Así como Bolívar fue invicto en Carabobo, así mismo nosotros lo seremos el próximo domingo. Así que cero triunfalismo. Cero decepción. Cero apatía, y todo el esfuerzo posible desde cada trinchera para lograr la Victoria perfecta, y después, profundización de la revolución, o como diría Mao Tse Tung, "Revolución cultural", hasta alcanzar el camino del no retorno al Socialismo del siglo XXI.


¡La Utopía es realizable! ¡La Victoria Perfecta es posible!


¡Viviremos y Venceremos!


[email protected]

Caracas, 3 de octubre de 2012

Esta nota ha sido leída aproximadamente 675 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /actualidad/a151453.htmlCUS