Lo urgente y lo esencial

Lo coyuntural y lo estructural en el marco del 7 de octubre

No es necesario extenderse o profundizar para concluir que el próximo 7 de Octubre se define el rumbo político de Venezuela, y en gran medida, el rumbo político de América Latina, en virtud de que la Revolución Bolivariana constituye el punto de clivaje que ha impulsado el movimiento de liberación nacional de avanzada popular y antiimperialista que se ha producido en nuestro continente.

El escenario descrito le da un rango de trascendencia histórica al evento electoral y, aunque se evidencia una correlación de fuerzas que tiende a favorecer notablemente a las fuerzas bolivarianas (en el plano político-electoral), es preciso señalar que no se ha logrado producir la hegemonía necesaria para garantizar la estabilidad, y más importante, la profundización del proceso de cambios que se adelantan en Venezuela.

A pesar de la política solidaria y las múltiples reivindicaciones logradas por el pueblo venezolano a través del proceso de cambios, no se ha dado el salto cualitativo que le dé un signo irreversible a la revolución. Por tal motivo, el triunfo de las fuerzas bolivarianas el 7 de octubre, está mediado por una lógica burguesa, centrada en una campaña política subordinada al Marketing (ante lo cual se depende de la creatividad de los publicistas y en una política comunicacional burguesa y reaccionaria), carente de un instrumento político orgánico (llámese partido político o movimiento social articulado) y lo más grave, una campaña con muy poco contenido. Los elementos referidos, expresan algunas dificultades y primordialmente algunas contradicciones que surgen en el marco de la construcción que genéricamente denominamos revolución bolivariana.

POR SUPUESTO LOS REVOLUCIONARIOS DE VENEZUELA ESTAMOS EN LUCHA POR LA VICTORIA DEL COMPAÑERO PRESIDENTE HUGO RAFAEL CHÁVEZ FRÍAS, Y DEFENDEMOS HASTA LAS ÚLTIMAS CONSECUENCIAS A LA REVOLUCIÓN BOLIVARIANA, pues comprendemos la dialéctica del contexto (en la cual se inscriben las contradicciones esbozadas). Asimismo reivindicamos la unidad de acción (desde una perspectiva clasista) ante la batalla política en curso.

Sin embargo, tenemos claro que el triunfo verdadero y auténtico de la revolución socialista, no está sujeto al triunfo electoral el 7-O, o en la importancia de defender la victoria electoral mediante la movilización popular (aunque ambos aspectos se asumen como sustantivos para el futuro del proceso revolucionario de Venezuela y de nuestra América), pues el triunfo de la revolución socialista estará condicionado por la destrucción del estado burgués y sus taras (la corrupción, el burocratismo, entre muchas otras), en la construcción auténtica del poder popular (sin tutelajes o chantajes desde instituciones del gobierno) como medio y como fin para la construcción del socialismo, es decir de la transformación de las relaciones sociales en todas las instancias y escalas, del impulso definitivo al modo de producción socialista (con el desarrollo de las políticas socioeconómicas inherentes al mismo), de la materialización de la unidad latinoamericana y de manera simultánea, de la radicalización de los procesos de cambio que se están produciendo en nuestra América (mediante lo cual será posible una nueva configuración geopolítica y una nueva lógica de relaciones entre el bloque Nuestroamericano y el imperialismo en sus diversas versiones).

De acuerdo con lo planteado, en lo coyuntural es urgente e imprescindible el triunfo electoral el 7 de Octubre y la defensa de dicho triunfo sobre la base de la movilización popular, y en lo estructural, es fundamental impulsar la profundización hacia el socialismo de la revolución bolivariana, así como el fortalecimiento del movimiento anticapitalista y antiimperialista a escala mundial, esto se traduce en lograr la puesta en práctica de los cinco objetivos históricos del plan de la patria propuesto por el Comandante Chávez, no solo desde el Gobierno o desde el Estado, sino desde todas las instancias y escalas.

El Comandante Chávez volverá a ganar, pero esta vez el pueblo venezolano no entregará un cheque en blanco (como en 2006), en esta oportunidad, el pueblo vuelve a apostar (a restearse) por la revolución, por el socialismo, por tanto es esencial que la revolución bolivariana se profundice a partir del triunfo del 7-O, no podemos depender de la ruleta rusa de las elecciones burguesas, el marketing y el descontento del pueblo, no precisamente ante la ineficiencia, pues no se trata de un asunto tecnocrático, sino ante la incoherencia entre los principios y las prácticas de la dirigencia y las políticas.

¡RESTEADOS CON CHÁVEZ!

¡RESTEADOS CON LA REVOLUCIÓN BOLIVARIANA¡

¡EL PUEBLO TRABAJADOR MOVILIZADO POR LA PATRIA Y POR EL SOCIALISMO!

[email protected]

Investigador y Articulador Comunitario

Universidad Nacional Experimental de la Seguridad

*Integrante del COLECTIVO PEDRO CORREA

Estado Táchira


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1131 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




Comparte en las redes sociales




Notas relacionadas

US Y /actualidad/a151416.htmlCUS