Chávez no puede perder porque pierde Latinoamérica; Capriles proyanqui

1. En México el PRI, el monopolio Televisa, con el apoyo del gobierno del PAN, impusieron como presidente electo a Enrique Peña Nieto. El candidato de centro izquierda, López Obrador, fue derrotado por segunda vez: en 2006 por fraude en el conteo de votos y en 2012 por compra descarada de votos. Como haya sido, el asunto es que fue despojado dos veces de la Presidencia y ponerse a llorar es de tontos. Pero el nuevo “golpe de Estado” a AMLO –dado el papel de lacayo que ha jugado México respecto a los EEUU- es esencialmente un asunto local; por el contrario las elecciones venezolanas –por el enorme papel que ha jugado Hugo Chávez en América y el mundo- son un asunto internacional.

2. Chávez tiene que ganar porque, a pesar de sus errores (su alianza con el gobierno de Santos), representa a un amplio sector de gobiernos de América Latina acosados por el imperialismo yanqui: Cuba, Bolivia, Ecuador, Nicaragua, Argentina, Uruguay y toda la rebeldía que se manifiesta en muchos países como México. Al contrario el empresario Henrique Capriles, candidato opositor a Chávez, es un agente directo, indiscutible de los intereses de Norteamérica y de los empresarios venezolanos. Al tomar posesión Capriles todos los países lacayos de los EEUU como México, Colombia, Costa Rica, etcétera, conformarán en América un grupo a fin al gobierno imperialista buscando renovar el saqueo de riquezas.

3. Incluso los enemigos de Chávez han reconocido que “los venezolanos han visto en los últimos años un incremento de los ingresos de las clases más bajas y desfavorecidas con un amplio abanico de subsidios a personas en situación de vulnerabilidad, al tiempo que se disparaban los precios en los anaqueles de los supermercados en porcentajes que hoy se sitúan alrededor del 20 % anual y que no evitan la escasez de productos”. La realidad es que Chávez se ha esforzado por imponer políticas al servicio de los miserable y los pobres (populista les llaman), pero al mismo tiempo ha sido víctima de los grandes empresarios que esconden las mercancías para luego subirles ilegalmente los precios.

4. El desarrollo económico impulsado por el gobierno de Chávez en el gobierno desde 1999 –dicen los analistas empresariales- ha estado marcado por la bonanza petrolera que ha financiado sus programas sociales, y también por las expropiaciones, las nacionalizaciones, la regulación de precios y el control de cambios que ha que ha convertido su relación con el sector privado en una polémica continua. Sí, el petróleo ha sido esencial; pero si no se hubieran puesto en práctica las expropiaciones toda la riqueza y la plusvalía seguiría quedando en manos de los grandes empresarios. No habría ningún incremento en los ingresos de las clases bajas como hoy se reconoce a nivel internacional.

5. Capriles ha anunciado (aunque es obvio, al ser el representante de los grandes empresarios) que en su Gobierno se acabarán las expropiaciones, la presiones y nacionalizaciones, que respetará la propiedad privada e invitará a la inversión internacional, a lo que Chávez ha replicado que el líder opositor tiene un programa de corte neoliberal. La realidad es que Chávez parece muy confiado, pareciéndome a mí una gran irresponsabilidad al olvidar que en esta elección se está jugando parte del futuro de América Latina. Si se pierde la presencia fuerte internacional deVenezuela, el imperialismo buscará de inmediato el derrocamiento de otros gobiernos del grupo.

6. No debe olvidarse que hasta 1999 Venezuela era un país más de Latinoamérica que entregaba el petróleo y demás recursos naturales a los EEUU y a los empresarios locales a su servicio. En los sesenta y setenta florecieron grupos guerrilleros y luchadores sociales en las ciudades que se enfrentaban a su gobierno exigiendo justicia para los millones de venezolanos que vivían entonces en la miseria y la marginación. El arribo de Chávez al gobierno en 1999 tuvo un gran significado histórico porque convirtió a Venezuela –como Cuba a principios de los sesenta- en un faro que alumbraba el camino para la búsqueda de la libertad, la justicia y la igualdad de los pueblos del continente.

7. La presencia de Venezuela y su gobierno, obliga al imperialismo a pensar dos veces acerca de sus intervenciones: Bush impuso siete bases militares en Colombia; Obama preparó dos golpes de Estado (Ecuador y Paraguay). Estas medidas fueron críticadas y condenadas por varios países encabezados por Venezuela. Algunos tontos defensores del imperialismo dicen que fue Hugo Chávez el provocador de esas medidas yanquis y que si no existiera Chávez los gobiernos gringos serían amables y bondadosos. Por ello los Capriles y toda la mafia capitalista venezolana buscan destruir a Chávez empezando por lo electoral. Pero seguro que el candidato de los pobres y oprimidos por el sistema capitalista se alzará nuevamente con la victoria para consolidar el antimperialismo militante. (30/IX/12)

http://pedroecheverriav.wordpress.com

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 1199 veces.

Pedro Echeverría V


Visite el perfil de Pedro Echeverría para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.