Una fusión de pueblo: Industrias Diana-Farmapatria

     Las cualidades se van perfeccionando y ellas implican el sudor y olor a pueblo llano; es todo aquello que se genera de sus grandes esfuerzos para alcanzar la felicidad comunitaria en general, es esa fusión tan elocuente y visionista, es socialismo puesto en práctica de la mano de su originalidad que se denomina pueblo; eso, somos todos, no hay diferencias jerárquicas, solo posición momentánea de servicio y cumplimiento de la tarea comunitaria. Los flagelos que obturan las características de una socialización, son lesivos a su gran universo, es una contra-corriente incomprensible dentro del seno social.

     La revolución venezolana se ha ido concentrando en lo más mínimo de los detalles de las necesidades del pueblo; los cuales, han sido objeto de mofas por quienes jamás han podido imaginar un pueblo empoderado y que para ello, hay que demoler la indigencia construida por esa nefasta maleficencia capitalista , y así, reivindicarle su dignidad. Sólo de esa forma se construye una gran patria. Hoy en todo el territorio nacional nos evidenciamos con estas novísimas formas de acercarle al pueblo estos implementos que configuran el crecimiento individual, familiar y colectivo en todos los ámbitos de su entorno social.

     Sabemos lo crítico que es para el pueblo el alcance a la solución de todas sus necesidades prioritaria, y sobre todo las que aún están en posesión del desmedido  mercantilismo, y, palmo a palmo la revolución le va dando espacios y respuestas definitivas a sus carencias y le va involucrando como ente primordial de una fusión: pueblo-gobierno; idea básica, para garantizar y afianzar el Estado Comunal pronto por instaurarse. Todas las empresas del Estado han de cumplir en configurase en auténticas EPS y sus instituciones a la impostergable transferencia del poder popular y una rigurosa enseñanza del nuevo orden social; se dice fácil, pero ello confluye una desculturización del mal hábito incurso en la corruptela, a la nueva forma social de percibir el factor comunal, y se requiere de un tiempo prudencial que significa la preparación y formación educacional de las venideras generaciones.

     Industrias Diana, hoy en fusión con diversos entes protagonistas al igual que ella de los cambios imprescindibles para el logro del objetivo revolucionario, se adhiere al emprendimiento de los esfuerzos mancomunados del cometido nacional de la salud del pueblo, y, salud quiere decir: educación, deporte, alimentación, recreación, cultura, espiritualidad con la más clara concepción desgarrada del fanatismo y una sana ideología en referencia a la realidad de su entorno social. Por esto y muchas otras razones, es que la revolución haciendo mérito a la naturalidad de su ininterrumpido grado de evolución, es incesante ante el hecho de la transformación y transición de la vieja obsolescencia social a la nueva y novísima forma de convivencia humana. Y este tesón y empeño, va del índice de todos y cada uno de sus componentes humanísticos como pértiga inquebrantable de una gran voluntad sociabilizada y conscientizada.

     Estar en las postrimerías de un sistema nada inocuo con franco grado de corrosión dentro del rutinario modus vivendi, implica mayor y absoluta dedicación en atención al reclutamiento para la preparación de su infante y joven población; de ellos y a ellos se debe la causa, son el timón a dirigir y la inexcusable tarea revolucionaria, son la inagotable materia prima que no debemos desperdiciar y que por ningún concepto se debe descuidar; sería un mal irreparable.

     Muy a pesar de toda nuestra autocrítica que no tiene porque cesar por diferentes motivos, está lo ya concebido y puesto en total vigencia como medio de enlace entre el pueblo y él mismo como un hecho y factor organizado; vale decir, Las Misiones del pueblo y para el pueblo y sus estructuras con solo un fin: servicio social en toda la extensión de la palabra, sin fines de lucro y con un mínimo estimado como referente para mantener lo más esencial de sustentabilidad. A eso se refiere la fusión, a equilibrar las potencialidades en ecuánime distribución que den como resultado el mayor beneficio al pueblo en si.

     En todo este orden se viene planificando la ejecución agilizadora, para calar y penetrar hasta el más pequeñísimo rincón, donde esta modalidad cumpla a cabalidad con acrecentar la disminución o erradicación de la pobreza, y esa batalla es contra la especulación habitual, que todavía no ha sido derrotada en buena parte. Por eso, hago aquí alusión a un nuevo impulso a iniciarse en este sentido entre Farmapatria e Industrias Diana, ambas como eje motor y en un estado tan controversial como el estado Carabobo. Y pronto se inaugurará una Farmapatria tipo III dentro de las instalaciones de Industrias Diana; un logro más que sumar a la Revolución Bolivariana liderizada por el inigualable e insuperable candidato y presidente de la patria el comandante Hugo Chávez, ésta distribuirá unos 36.000 medicamentos incluyendo sicotrópicos con un 45% a un 50% de descuento real, no abultado como lo es la jugada aplicada por las farmacias y especulativas.

     Bienvenidos los beneficios que harán crecer la capacidad del pueblo a sus derechos más esenciales; y por favor, señores enceguecidos por la mediática incomunicacional, no obvien esta realidad, este servicio de la revolución como todos los demás, no excluye, también es de ustedes, las puertas están abiertas, por favor acérquense, no van a perder; por el contrario, van ganar bienestar social, que es lo que la revolución da a su pueblo constantemente y sin ningún tipo de exigencia, que no sea la de compartir y participar por partes iguales, sin discriminación ni aún con el contendor político-proselitista. Hay una gran diferencia entre ustedes como común importantísimo, al igual que nosotros y el tósigo extracto de la clase oligárquica, que nunca ha pensado ni se ha preocupado por el dolor de nosotros como pueblo único. Estén al pendiente porque esto es tan solo un bocado revolucionario y no de Cardinale, vendrán una infinidad de mejoras para el pueblo; así, es la revolución, bondadosa y desprendida de lo material.

[email protected]

 


Esta nota ha sido leída aproximadamente 859 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /actualidad/a151209.htmlCUS