Con un gobierno de Capriles Radonski se eliminaría el sistema de seguridad social

Alerta compatriotas porque, de acuerdo con el programa de gobierno compromiso establecido en el documento “Lineamientos del Programa de Gobierno de la Unidad Nacional (2013-2019)” firmado el 23 de enero del 2012 por los dirigentes de la oposición, el representante de la MUD,  particularmente para su cumplimiento por el candidato Capriles Radonsky y específicamente, en un documento de desarrollo de ese programa  sobre las Primeras Ideas de Acciones Económicas a tomar por el supuesto Gobierno de la Unidad Nacional  para el año 2013 preparado en julio de éste año 2012 por el equipo de Capriles Radonsky, claramente tienen previsto en materia de pensiones,  adoptar medidas retrógradas neoliberales tomando como base su conclusión de que la asignación de pensiones en el ritmo y en los términos asumidos por el Gobierno Revolucionario de Hugo Chávez, es una carga para el Estado.

Un gobierno de la derecha, desmontaría el actual régimen de pensiones del sistema de seguridad social de carácter público y solidario establecido en la Revolución Bolivariana. Con éste propósito un gobierno de Capriles Radonsky, de acuerdo con ese “programa-paquetazo”, eliminaría los procesos actuales para el otorgamiento de pensiones e implantaría la denominada capitalización individual como “el camino” expedito para la privatización del sistema de seguridad social ya rechazado por el pueblo venezolano a finales de la década de los 90 cuando se pretendió imponerlo forzadamente. En éste sentido, de acuerdo con su programa, se plantean:

  1. Otorgarían una pensión mínima financiada con recursos públicos.  Esa pensión mínima será absolutamente incierta y no referida u homologada al salario mínimo como está plasmado en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, en otras palabras, esa pensión mínima será incierta y se constituye en  una medida inconstitucional. El Gobierno de derecha decidirá el monto de esa pensión mínima de acuerdo con los indicadores e intereses económicos-financieros obedeciendo a la lógica del capital y el ejercicio del capitalismo. 
  1. El otro componente que impondría un gobierno de Radonsky sería el régimen de capitalización individual obligatorio que, no debemos olvidar, intentaron implantar en Venezuela el año 1997 mediante las leyes de seguridad social aprobadas durante el gobierno de Rafael Caldera.  El régimen de pensiones fundamentado en un pilar de capitalización individual obligatorio para la vejez, se implantó en Chile el año 1981 con la dictadura militar encabezada por Augusto Pinochet, aplicando teorías económicas de libre empresa de la Universidad de Chicago, y el asesoramiento del economista estadounidense Milton Friedman.   Éste régimen individualizado y no solidario contrasta con el régimen solidario actual que ha permitido la inclusión de millones de compatriotas quienes en la IV Republica no tenían posibilidad alguna de ser beneficiados con una pensión de vejez. Con la adopción de un régimen pensional de capitalización individual obligatoria se abren las concesiones para la administración de los recursos de los fondos por empresas privadas constituidos por las cotizaciones realizadas por los trabajadores y trabajadoras,  entrarían en los mercados financieros con todos los riesgos conocidos en una situación de crisis económico financiera internacional.  Implantar un régimen de seguridad social de capitalización individual, ellos no lo dicen, implica exclusión, implica la entrada de las Administradoras de Fondos de Pensiones (AFPs).  La capitalización individual se ha demostrado definitivamente, genera efectos nefastos para el acceso a las pensiones  por parte de la población, principalmente la de menos ingresos. El otorgamiento y monto de la pensión dependerá fundamentalmente, de tu capacidad de ahorro individual y de los rendimientos de tú capital producto de tus cotizaciones, administrado por AFPs que cobran elevados montos por esa función, al final, tanto como ha ocurrido en Chile y Argentina, las pensiones de vejez serán precarias, por debajo del salario mínimo.
  1. Adicionalmente también crearían otro pilar denominado de capitalización individual  voluntario  o sea, mas privatización, más dinero para las AFPs, el reforzamiento de la privatización de la seguridad social y la acumulación de recursos por esas administradoras que en algunos países han alcanzado niveles equivalentes al Producto Interno Bruto (PIB) con lo que el Estado pasa en un segundo plano en materia financiera, es un instrumento para, como señaló Herman  Escarrá en una entrevista televisiva, la disolución del Estado.
  1. Pero esto no queda en esas propuestas sino que adicionalmente,  procederían a congelar las pensiones que actualmente reciben todos los beneficiarios de pensiones mediante el seguro social que equivale a un salario mínimo nacional. Específicamente, cuando se determine algún aumento de salario tanto como históricamente se ha realizado cada año, durante un supuesto gobierno de Capriles, no se aumentarán las pensiones, no se homologarían al salario mínimo porque para ellos, eso es una carga muy alta que afectaría el flujo de capitales e indicadores económicos atractivos para los grandes capitales de corporaciones transnacionales capitalistas con las que está comprometida la oligarquía nacional.
  1. Además, para rematar, de acuerdo con ese documento del Plan de gobierno de la MUD, se eliminara toda la posibilidad de otorgamiento de alguna pensión  a quienes no tengan completados los requisitos del IVSS o sea, insisto, en un supuesto gobierno de la derecha dícese Capriles Radonsky, olvidémonos de decretos como el 4269, el 7401, el 8694, desaparecerá  La Gran Misión Hijos e Hijas de Venezuela, desaparecerá la Gran Misión en Amor Mayor Venezuela con la que unos 376.336 compatriotas adultos y adultas mayores de bajos recursos, han obtenido una pensión de vejez. Con una medida de ésta naturaleza queda eliminada toda posibilidad de alguna asignación económica para las personas en estado de necesidad o sea, en pobreza extrema, en síntesis, cualquier ayuda económica queda absolutamente prohibida. El programa de gobierno de la MUD es absolutamente distinto al programa de gobierno del candidato de la patria. 

Recordemos que, durante los gobiernos entreguistas de la IV República a lo que pretenden retrotraernos con el Programa de la MUD, desde el año 1977 al año 1998 (21 años) solo se otorgaron unas 387.007 pensiones. En contraste, durante la Revolución Bolivariana, en el transcurso de los 14 años del gobierno de nuestro Presidente Hugo Chávez, se han otorgado hasta ésta fecha, la cantidad de 1.871.440 nuevas pensiones lo que representa un 584% de incremento del número de pensiones otorgadas para alcanzar un total de 2.258.447 pensiones  que disfrutan nuestros y nuestras compatriotas actualmente, mediante el sistema de seguridad social público y solidario como el modelo que permite garantizar el cumplimiento del artículo 86 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela.

El programa de la MUD nos recuerda lo que ocurrió en Chile desde la década de los 80, cuando inició sus operaciones el único sistema de pensiones totalmente privatizado del mundo. Fue impuesto a la fuerza por la dictadura de Augusto Pinochet e inspirado directamente en las ideas de Milton Friedman. Su fanático apóstol José Piñera lo diseñó sin interferencia ninguna de parlamentos ni opositores, al modo que le pareció "ideal".  Éste régimen, durante un cuarto de siglo, ha logrado otorgar pensiones mínimas solo con un aporte complementario del Estado.

En Argentina, fracasó el sistema de pensiones privatizado, el monto de las pensiones eran tan precarias que el Estado también se vió obligado a completar con recursos públicos, los niveles de  pensiones para mejorar su poder adquisitivo.  Definitivamente se desechó el régimen de capitalización individual privatizado, mediante el que el monto de las  pensiones era incierto y al obtenerlas, los montos eran miserables.  La Presidenta Cristina Fernández, al referirse al comportamiento de la administración de los fondos de pensiones por administradoras privadas la calificó como el gran saqueo.

Ahora, en Venezuela, en la Patria de Libertadores, el candidato de la derecha, Capriles Radonsky mediante un “programa-paquetazo” de gobierno, ofendiendo la claridad del pueblo venezolano, pretende retrotraernos a la privatización del sistema de pensiones mediante la administración de fondos de pensiones con la participación de Administradoras bajo un régimen de capitalización individual cuando esas administradoras, las AFJP argentinas, las AFORES mexicanas, las AFAP uruguayas, las AFP chilenas, bolivianas, peruanas y de muchos otros países latino americanos están condenadas a desaparecer.

El pueblo venezolano, el pueblo que fundamenta se accionar en el ideario bolivariano, debe rechazar estas nefastas pretensiones que hemos descubierto, que estamos denunciando, votando masivamente a favor de nuestro Presidente Chávez, por la continuidad de la Revolución Bolivariana encaminada como está ocurriendo, a construir una sociedad fundamentada en la solidaridad, el humanismo, en el amor o sea, en el socialismo.

INDEPENDENCIA Y PATRIA SOCIALISTA,  VIVIREMOS  Y VENCEREMOS  CONTUNDENTEMENTE EL 7 DE OCTUBRE…… 


Coordinador PSUV-BOLÍVAR

[email protected]


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1390 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /actualidad/a151184.htmlCUS