Afroamericanos del sur Karive (Caribe)

Saludamos una vez mas la presencia de mas de 150 millones de almas descendientes del continente africano subsahariano y representados por los afroamericanos, desde el norte del continente con los herederos de Williams du Bois, Martin Luther King, Malcom X, en los Estados Unidos, Gaspar Yanga de México, Marcus Garvey de Jamaica, , Aime Cesaire y Fantz Fanon de Martinica, Nicolás Guillén de Cuba, Toussant Louverture y Jean Price Mars de Haití, José Leonardo Chirino de Venezuela, Benkos Biohó de Colombia, Alonso de Illescas de Ecuador, Felipillo y Bayano en Panamá, Francisco Congo en Perú, Zumbí dos Palmares en Brasil y otros tantos aun por visibilizar. En el mar Caribe y en el océano Pacífico en ambos lados del continente, como en África el océano Atlántico y el océano Índico, allá cerca del continente australiano, donde también existe una diáspora africana poco conocida y estudiada.

El problema comienza cuando aquí queremos hacerle estatuas a los negros, para mi, insisto afrodescendientes, simplemente por aquello de que todos los negros provienen del continente subsahariano, pero no todos los africanos son negros. Históricamente hablando desde la época de los faraones negros del actual Egipto, ha sido en el continente africano donde se ha dado el fenómeno de la hominización, dicho en forma coloquial, la humanización de la especie animal y hasta la domesticación de ellas y en el caso de los homínidos se tienen como referencia al chimpancé, el orangután, el gorila, el bonobo y algunas otras especies del resto de los continentes. La especie humana no es raza, como en la designación que histórica y culturalmente se ha venido haciendo de las plantas y animales, sin embargo existen atributos (fenotipo/genotipo) que expresan la diferencia, similitud y la diversidad en todas las culturas, de allí que podamos hablar de intraculturalidad dentro de una misma cultura.

Volviendo al problema de las estatuas, me refiero a aquella que se encuentra en Puerto Príncipe, la capital de la primera republica libre de América y la primera del planeta en términos de africanos, africanas y afrodescendientes de tez oscura, como lo es Haití o Ayití. En su propia capital frente al destruido Palacio Nacional luego del terremoto de enero del año 2010 y cerca de donde aterrizó el helicóptero imperial de los Estados Unidos y que Francia ofreció recuperar, en lo que fue la isla La Española. Allí está la estatua de El Negro Marrón, según traducción en diferentes versiones de la expresión “nègre marron” del francés, "nèg mawon" del creole (patuá), “nigger” de los estadounidenses, para otros “nigga mawon”, etc, todas ellas haciendo referencia al cimarronaje y esa pareciera ser la expresión que quiso dar el artista, colocándole un machete y una tapara para emblematizarlo.



Idealizar un líder afrodescendiente ha pasado a ser en nuestro país, con la revolución bolivariana en este tiempo, un asunto de los colectivos, de los consejos comunales, las comunas, mediante la consulta popular y el compromiso del creador del elemento simbólico. Por ello es necesario que en nuestras comunidades comencemos a revalorizar tanto a los afrodescendientes e indígenas que a través del tiempo han sido excluidos y en muchos casos son expresión de otras personas que no les representan como ellos lo aspiran. Vemos por ejemplo el desconocimiento de personajes de nuestro espacio caribe, suramericano y continental en general, al reflexionar como es ese proceso de coexistencia de nuestras culturas constitutivas de la venezolanidad, donde todas tienen importancia vital y no podemos excluir ninguna de ellas, es en estos espacios donde de todos se aspira al respeto y el reconocimiento en la construcción de la patria nueva, que recomienza en este siglo XXI.

La alianza regional afro representada por ARA es una alianza solida desde sus raíces y por ello con los años se consolida con su madurez política, expresada en el compromiso militante de este movimiento que comienza a mirársele con respeto en nuestro continente. Vemos como de norte a sur y desde allí en el cono sur de nuestramerica el movimiento afronuestroamericano hace importante presencia institucional, solo por nombrar lo que ocurre en la República Oriental del Uruguay donde su presidente José Mujica ha designado al destacado docente Prof. Romero Rodriguez, del movimiento, como vocero con rango de embajador para el asunto de los afrodescendientes, así como acá se hizo con los pueblos y comunidades indígenas.

En reciente visita a la ciudad de Guayaquil, Ecuador, tuve el privilegio de acompañar por Venezuela a Jesús Chucho García como observador en el Segundo Congreso Unitario del pueblo afroecuatoriano, donde además de la compañía del embajador Romero, quien estuvo a su vez acompañado de un representante de los jóvenes afrouruguayos, estuvieron también el Dr. Agustin Lao Montes destacado académico e investigador del tema afrocaribe, nativo de Puerto Rico y residente en los Estados Unidos, Oswaldo Bilbao Lobatón por Perú, Director del Centro de Desarrollo Étnico -CEDET-, el activista y docente Carlos Rosero por las redes afrocolombianas, por Republica Dominicana nos acompañó Darío Solano, coordinador de la plataforma dominicana de afrodescendientes-AFRODOM-, quienes preparan una importante actividad para y con los haitianos en el célebre bosque Cayman de esta isla antillana y Roberto Zurbano Torres Director del fondo editorial de Casa de las Américas de la Habana, Cuba. Este equipo y los ausentes están consolidando una alianza mas allá de arar en el mar, como dijera Bolívar antes de fallecer, partiendo de la experiencia acumulada de muchos años de militancia afronuestramericana. Muchas gracias afroecuatorianas y afroecuatorianos.

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 748 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /actualidad/a151155.htmlCUS