Recta final

Todo lo humano tiene comienzo y fin, también una campaña electoral los tiene. Estamos en la recta final de un proceso que concluye en fecha fija: domingo 7 de octubre, día de resteo y ratificación de nuestro compromiso con Venezuela y su Revolución en marcha. De nuestra actitud, voto, movilización de otros y defensa en la calle de la voluntad popular dependerá que el proceso iniciado, hace catorce años, se profundice o, por el contrario, si no sabemos defender como hombres y mujeres resteados lo que ya hemos alcanzado, volverá el reino de la oligarquía y del imperialismo.



“Nosotros vamos a ganar, pero no hemos ganado”, bien dice y reitera el Comandante Presidente, lo que significa que mientras no hayamos cobrado el triunfo popular, el adversario con aire y dinero del imperialismo pretenderá volver a manejar los destinos de la patria soberana. Si por negligencia o cobardía no echamos el resto en esta recta final, fenecerá la esperanza.



La invitación de darlo todo es para nosotros, para los militantes y también para los simpatizantes del proceso. Todos tenemos una tarea concreta en esta recta final. En primer lugar votar. Habrá quienes se queden allí, y no será mala su contribución. No obstante, todos podemos dar más, por ejemplo hablar, motivar y hacer que otros igualmente vayan a votar, y lo hagan por Chávez Frías. Ni para votar, ni para estimular a otros a ejercer el sufragio requerimos permiso u organización alguna, es cuestión de conciencia y compromiso, de modo que nadie puede excusarse diciendo que no ha sido particularmente contactado, o específicamente invitado a ejercer una tarea en la campaña electoral.



Los militantes activos tenemos un compromiso específico, el Uno por Diez (1x10), que es el aporte más concreto y efectivo que podemos darle a la causa común de la Revolución Socialista. Somos movilizadores reales y efectivos para el triunfo. Los discursos tienen su importancia, pero dejan de ser lo más relevante en la campaña electoral, ya que la actividad más trascendente es buscar, contactar, activar y llevar a votar a los electores. Así se concreta y garantiza el triunfo popular.



Para quienes hasta ahora han cumplido cabalmente la tarea, reconocimiento y congratulaciones; para quienes no lo han logrado aún, están a tiempo de hacerlo, es momento para compensar las fallas que pudo haber tenido y completar la tarea que le hace digno y merecedor de reconocimiento de nuestra Revolución.



En la recta final: contacta tus diez, escúchalos en sus proposiciones y quejas, atiende sus ideas y angustias para que tu interlocutor se sienta oído; háblales; infórmalos de las actividades de campaña en la recta final; hazles conocer los puntos fundamentales del PROGRAMA DE LA PATRIA 2013-2019; coordina con ellos la movilización y hora en que han de votar; movilízalos el domingo 7 de octubre y, luego, defiende la decisión popular y celebra el triunfo. Lo mereces.



Concluido el proceso eleccionario continúa el proceso revolucionario. Vamos pa´lla. Es la hora y el momento, es tiempo de resteo y recta final. Adelante.

[email protected]

(*) Luchador social y político

Esta nota ha sido leída aproximadamente 692 veces.

VE