El diputado justiciero


Como el Robin Hood de los tiempos modernos surgido de las fortalezas corruptas de la MUD y perteneciente a las facciones de los “justicieros”, se observa al joven diputado recibiendo caritativamente el donativo para ser entregado al candidato de la derecha, cuyo prontuario violento se evidencia en sus acciones de asalto a la embajada cubana y la persecución de carnicería contra funcionarios del gobierno revolucionario durante el cruento golpe de Estado del año 2002.

“Allí te envía el jefe” se alcanza a escuchar que dijo el donante de rostro oculto y voz distorsionada. El diputado justiciero suspiró profundo y con la energía de la avaricia inclinó su cuerpo y a dos manos tomó los pesos o dólares tal vez, guardándolos de ipso facto en un sobre de color amarillo como el de su partido. Mientras el justiciero acariciaba el sobre con la alegría de un niño de pecho, el caritativo donante insistía: el jefe quiere esto, el jefe quiere aquello, que el jefe necesita reunirse con el tipo lo más pronto posible. De verdad, parecía la escena de una película de la mafia, donde aparecen dos intermediarios enviados por sus jefes; porque en esta película hay dos jefes: uno de la mafia central (el que envía el “donativo”) y el otro de cuello blanco o quizás amarrillo (el que lo recibirá a posteriori).

Ahora bien, sin ser detective de visión nocturna, se puede inferir que en este caso no hay nada que inventar ni descubrir. Hay un acto de corrupción manifiesta que fue grabado por el mismo donante corrupto que quiere quizás sobornar favores. De inmediato surge una interrogante: ¨¿Si el soborno viene en la línea de los favores, entonces quién y por qué lo grabaron? ¿O será más bien que es un acto de extorsión de los justicieros que ya vienen con los cromosomas infestados? Recordemos que los justicieros son hijos de la corrupción que había en la Pdvsa de la Cuarta República, cuando gobernaron aquellos viejos partidos, padres putativos de los justicieros.

No es que los otrora partidos del status venezolano corrompieron a los justicieritos, sino que en su partida de nacimiento se certifica: En la ciudad de Caracas ha nacido el plus ultra partidito de la extrema derecha, en parto prematuro e hijo de la esbelta y despampanante corrupción. En tanto y en cuanto, y por lo mismo tanto, se decreta que toda su descendencia será de naturaleza corrupta.

De allí pues, nada debe extrañar que el diputado justiciero soborne recursos para la campaña de su jefe. No hay dudas que esos reales eran para el candidato de la extrema derecha, o tal vez para seguir atentando contra instalaciones estratégicas del país; porque en el video se escucha clarito en voz del diputado justiciero cuando señala: “algunas cosas no nos han salido bien”. Es evidente que en algo siguen montados los justicieros y el resto de las facciones de los viejos partidos. Recordemos que eran cabilleros y andaban agrupados en bandas armadas. Junto a los justicieros dieron golpes de Estado, paros petroleros y guarimbas de muchas candelas.

Por toda esa herencia cromosómica y su prontuario fascista, la investigación debe incluir al candidato de la derecha, porque nadie se va a creer el cuento que el diputado actuó solo, sino que fueron órdenes expresas de su jefe y mentor político.



Politólogo

[email protected]


EdU@Rd&

Esta nota ha sido leída aproximadamente 808 veces.