El proyecto ambiental bolivariano

El Proyecto Bolivariano del presidente Hugo Chávez Frías, también se afianza en la organización ambiental, desde hace algunos años se viene reflejando en los diversos medios alternativos del país un conjunto de herramientas que se encuentran dedicados exclusivamente para dar a conocer nuestros principales ambientes naturales. Existe, un material amplio sobre temas biológicos, social, cultural y de conservación sobre la ecoregión de Los Llanos, una de las más sensibles del país. Desde hace años, La Fundación para la Defensa de la Naturaleza, (Fudena) y el IMA vienen incorporando a los ciudadanos para que busquen un conjunto de soluciones a los problemas ambientales y mejorar su calidad de vida. Las ecorregiones son unidades de agua o tierra relativamente extensas, constituidos por un mosaico de comunidades naturales que exhiben especies de flora y fauna, procesos ecológicos y condiciones ambientales similares, tenemos el privilegio de tener 11 ecorregiones diferentes.

Hay una regionalización administrativa, a diferencia de la geográfica, que, busca el agrupamiento de amplios sectores geográficos y humanos que se encuentran relacionados entre sí para evitar el desequilibrio y lograr una distribución equitativa en el uso y explotación de los recursos naturales.

El presidente Chávez, ha tenido que enfrentar los fenómenos de polarización territorial, la integración interregional y su política de desarrollo. Todos, conocemos como personeros políticos motivan a los colectivos a invadir tierras que no son habitables y, solo sirven para semilleros o regadíos. Existen coordinaciones que trabajan mucho, pero, la población poco colabora dañando nuestros suelos cultivables. Sobretodo, en los límites de lagunas, lago y ciénaga, que se han corrido tratando de ganarle aéreas a los espejos de agua y aprovechar el invierno. El problema algunas veces no es de ingeniería, sino en práctica irregular en la contratación vial y creación de urbanizaciones en zonas prohibidas como Mata Redonda al lado del Lago de Valencia. Hay una usurpación desmedida y afán egoísta en respetarle a los ríos sus cauces.

Se debe invertir en investigación y desarrollo. Para regular las empresas que no utilizan controles sanitarios adecuados e impedir que poblaciones foráneas invadan terrenos inhabitables, como sucede en Parque Valencia, el agua aflora a veinte metros de profundidad y sería malsano que se construyese allí, porque el terreno se hunde constantemente y se exige un relleno estimable para asentar viviendas.

Debemos cambiar de metodología, los cuadros estadísticos, así lo revelan. El cambio climático también. Todo país debe enfocarse con un ambiente político, regulatorio y empresarial para tener éxito y buen desempeño en el desarrollo mancomunado de sus fuerzas productivas y de trabajo. Necesitamos un indicador clave para darle valor a una economía de mercado ajustada a la capacidad de innovación o habilidad para inventar nuevos productos que sean accesibles a la población, es la vía adecuada para la estabilización de nuestra economía.

Los Parques Nacionales en Venezuela, están bajo la administración del Instituto Nacional de Parques- IMPARQUES-, un organismo adscrito al Ministerio del Poder Popular para el Ambiente y albergan ecosistema que deben protegerse de la alteración por la explotación o la ocupación humana, reflejando hermosos paisajes y sistemas de hábitats de interés biológico, turístico. Educativo y paisajista.

Tenemos que aprender a luchar por nuestro país, ser futuro para comprender que somos una sola familia y nos debemos a la planificación estratégica de un nuevo concepto territorial.

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 882 veces.