Misión: eficiencia

La principal estrategia electoral que los asesores de la oposición y el propio candidato están utilizando contra el presidente Chávez y que –según mi entender- ha provocado el tímido aumento en los últimos meses del candidato opositor en las encuestas, definitivamente es el tema de las malas gestiones regionales y locales, incluso los errores que desde el gobierno central se siguen cometiendo.

He advertido en sendos artículos publicados anteriormente y referidos a los saboteadores que continúan con su labor destructiva dentro de las instituciones del Estado, y aquellos que siendo nombrados por la revolución y diciéndose chavistas, actúan negligentemente o en forma omisiva, son los que han causado y siguen causando un enorme daño a la gestión gubernamental.

Cuando optamos entre una y otra opción electoral, más allá de nuestras creencias y valores, existe una dimensión práctica de la propuesta electoral que surte efecto a la hora de tomar la decisión por tal o cual candidato. Esta dimensión práctica u operativa de la propuesta electoral política, en el caso de la revolución bolivariana –que tiene 14 años en el poder, pero realmente sólo desde el 2004 está verdaderamente gobernando ello debido al sabotaje externo e interno que nos hicieron- se expresa en la gestión diaria y ésta ha sufrido un natural desgaste en su imagen, primero por el paso del tiempo, pero además por estos constantes saboteos y comportamientos antirrevolucionarios.

Estos errores combinados con el saboteo, más la campaña de guerra informativa desplegada -durante más de catorce años- que el conglomerado mediático nacional e internacional ha desarrollado contra la gestión del presidente Chávez, ha hecho muchísimo daño sobre todo en sectores de la clase media que votó masivamente por la opción revolucionaria en pasadas elecciones. Los números así lo demuestran.

En un estudio muy particular que he realizado con fines académicos, basándome en la técnica de focus Group –entre otras técnicas aplicadas-, he logrado obtener algunos resultados interesantes que resumo a continuación. La preocupación por este tema surge a raíz de que el propio presidente Chávez mencionó que a partir del próximo período presidencial la gestión se caracterizaría por la EFICIENCIA.

La muestra se analizó tomando en consideración una representación de todos los sectores de la sociedad venezolana, entre el 15 de agosto y el 22 de agosto en las ciudades de Caracas y Porlamar, prestando especial atención a aquellos sectores B, C y D, debido a que en ellos están los sectores medios de la población y los sectores populares y más pobres de Venezuela.

Hago varias preguntas pero el tema central de la investigación gira en torno a tratar de desentrañar primero averiguar por quién votarías y si la respuesta fuese que no votarían por Chávez, las causas de esta negativa y porqué te desencantastes del Presidente De esto, surgieron variadas respuestas, de las cuales pude extraer las siguientes conclusiones: primera causa del desencanto: problemas en la gestión, seguridad, corrupción y exclusión.

Resulta asombroso como desde una empanadera en la orilla de la playa de Pampatar, hasta un estudiante de arquitectura de la UCV, TODOS estos entrevistados quienes se calificaron como desencantados o ni ni, coinciden en que Chávez tiene buenas intenciones y hace muchísimas cosas buenas pero: NO ES EFICIENTE EN LA GESTIÓN, sobre todo en cuanto al tema de los servicios.

Los cortes de luz –que nos quieren decir que tales cortes no existen, lo cual es un gravísimo error táctico debido a que la mentira puede revertírsenos-, los huecos en las calles, y avenidas, las obras inconclusas – por ejemplo: las obras culturales del Metrocable de San Agustín que no se hicieron modificando el proyecto original que era maravilloso y que se exhibió hasta en el MOMA de New York, perdiéndose una oportunidad de oro para transformar a San Agustín y darle espacios de encuentro a los habitantes del barrio, los consejos comunales denuncian que no existe un espacio adecuado para reunirse, se sacrificaron las bibliotecas auditoriums y plazas que estaban planificadas originalmente, craso error digo yo-; el maltrato en las instituciones públicas por parte de un simple portero o de una persona encargada de atención al público, el abuso de un funcionario cualquiera quienes por ejemplo detienen el tránsito con sus escoltas para que pase la caravana, práctica que además han asumido los ricos que andan por la ciudad con escoltas haciendo de las suyas también.-, los problemas de movilidad en las ciudades, la inseguridad frente a un hecho delictivo, y así podríamos continuar sumando a la lista de inconformidades que estos sectores de la población que fueron parte del estudio reflejaron.

Llama la atención que estos errores que se han cometido y que lamentablemente aún se cometen, son los que pesan en la decisión de optar por una y otra propuesta, esto lo refleja el estudio en cuestión, pudiendo concluír que estos sectores de clase media –alta, media y baja, tal como ellos mismos se definen- han sido de una u otra forma afectados por problemas en la gestión del gobierno y esto ha modificado su percepción y preferencia electoral debido a que sienten que no se resuelven los problemas básicos que les afectan el día a día, pasando a formar parte del este sector de los desencantados o los ni ni y en muchos casos de oposición.

A pesar de todos estos resultados, en la investigación surge una casi unánime opinión: Si la gestión de Chávez fuese más eficiente ganaría con un 80% las elecciones y allí se aplicaría la tesis de la necesidad de la reelección de Chávez debido a que la gestión es EFICIENTE y EFICAZ.

Sé que la derecha a nivel mundial se ha valido de estos conceptos para esconder prácticas neoliberales; sin embargo; el socialismo del siglo XXI que privilegia lo social sobre lo mercantil, que otorga prerrogativas a lo comunitario y al poder popular sobre el individualismo y la representatividad, -bases fundamentales del liberalismo-, tiene el reto enorme de una vez afianzado en lo social –cosa que el gobierno de Chávez ha logrado-, debe además ser eficiente en el uso de los recursos y dar respuesta eficaz a los problemas cercanos de la gente servicios, vivienda, comida, salud y educación.

Una de las causas más profundas de la crisis de la política actual, y que la derecha mundial no ha entendido, es la desconexión entre la práctica y la moral política. Casi sin darnos cuenta, el ejercicio de la política desde la oposición venezolana, ha ido perdiendo a sus más brillantes pensadores, renunciando a hacerse preguntas profundas, para ofrecer respuestas superficiales y diseñadas por un manual, o por expertos en marketing político –como si de vender valores se tratara-.

La oposición no ha entendido y con esto no quiero generalizar, pues hay señales de que hay gente racional y digna dentro de la misma, que reconoce los avances que en materia social ha logrado el presidente Chávez y lo asumen públicamente además- no entienden lo que pasó y está pasando en la cultura política venezolana y en el seno del pueblo mismo; por ello, aún se encuentran perdidos. Eso precisamente, -su propio orgullo, vanidad y desprecio por los que tienen menos que ellos, a lo material me refiero- es lo que los aleja del sentimiento del pueblo; esa ausencia de sentido y profundidad de muchas de sus prácticas y sus políticas públicas que parecen incapaces de comprender la complejidad y el vacío que provoca la política sin espíritu, sin ética y sin moral.

Hoy más que nunca, la construcción democrática y ciudadana se basa en la estatura moral y ética de nuestros representantes, y se adelanta la creencia y la convicción de que la riqueza espiritual e intelectual de nuestros líderes es una condición indispensable para su eficacia en la gestión. Y lamentablemente para la oposición el único político que encarna estas cualidades es Chávez.

Por eso luego de ganar las elecciones, el gran reto para la revolución bolivariana es decantar lo que no sirve, buscar detenidamente entre los mejores cuadros comprometidos y que sean capaces, en la universidades, en las academias, allí hay una cantera de ideas y planes que nos permitirán apoyar una gestión HUMANA y EFICIENTE, ambas cualidades están presentes entre miles de revolucionarios, sólo basta con ver más allá de los muros de cristal en los que se encuentra preso el Presidente Chávez.

Deben bajarse los puentes levadizos tal y como escribe Matus en su libro “El líder sin estado mayor”, recuérdelo presidente: Una vez logrado el triunfo, empiece a escudriñar más allá de su zona de confort y comience a buscar cuadros comprometidos pero eficaces, es absolutamente imprescindible para la consolidación del modelo socialista en Venezuela y me atrevo a decir que en el mundo como opción frente al modelo capitalista salvaje.


[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 2582 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales


María Alejandra Díaz


Visite el perfil de María Alejandra Díaz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.



US Y /actualidad/a150431.htmlCUS